Un paseo por el terror en Champs Élysées

El relato de los minutos después del atentado que sembró el pánico en la capital francesa
Un periodista siempre quiere estar en el lugar de los hechos cuando pasa algo importante para tener información de primera mano y poder contar lo ocurrido. Ayer me tocó estar en el sitio indicado.

Cuando ocurrió el ataque a los policías que el ISIS se atribuyó, estaba adentro del probador de una tienda de la coqueta avenida de los Champs Élysées. (¿Qué otra cosa se puede hacer en esa zona repleta de las grandes marcas?) De repente escuché alboroto, corridas y muchas voces juntas hablando en francés -idioma del que creía ser capaz de chapotear hasta que pisé París-. Rápidamente salí para preguntar qué ocurría.

El nerviosismo de la gente hacía que hablaran un francés muy rápido del que no lograba entender nada aunque las caras de susto indicaban que había pasado algo grave. Una adolescente temblaba y lloraba. Le pregunté a su madre si hablaba español o inglés. Finalmente me explicó -en inglés- que habían pasado unos hombres armados a los tiros.

Le pregunté si eran muchos y si había heridos y me dijo que no sabía. No había logrado ver mucho.
Otra comentó nerviosa que había venido de paseo con estudiantes (era profesora mexicana) que estaban diseminados por todo Champs Élysée. El vendedor de la tienda nos pidió que saliéramos porque debían cerrar.

Atentado en Campos Elíseos de París
Agujeros de bala en el escaparate del número 102 de la avenida de los Campos Elíseos de París
Agujeros de bala en el escaparate del número 102 de la avenida de los Campos Elíseos de París


Al salir miré en busca de hombres armados pero no había nada. Solo gente corriendo en la dirección contraria al Arco del Triunfo sin saber a dónde ir o dónde guarecerse mientras el personal de las tiendas bajaba las cortinas a toda velocidad.

Empecé a preguntar pero todos hablaban en francés y alguno que hablaba inglés me decía que no sabía qué había pasado. Me acerqué a un policía que con su mejor cara de póker se limitó a decirme -según creo haber entendido- que siguiera mi camino hacia el lado contrario al Arco del Triunfo. En ese momento caí en la cuenta de que estaba sola en una ciudad que podría ser víctima de un atentado y que mi hotel estaba a unas 30 cuadras. No tenía muy claro cómo llegar ni qué medio de transporte usar ya que había llegado esa mañana. Una turista española me aconsejó que tomara el metro pero meterme bajo tierra me daba inseguridad, así que seguí caminando lo más rápido que mis cansados pies me lo permitían.

Atentado en Campos Elíseos de París
 La avenida de los Campos Elíseos de París
La avenida de los Campos Elíseos de París



En todo el trayecto, que duró casi media hora, me crucé con decenas de autos, camionetas, motos -autos de la Policía y también particulares- que se dirigían hacia la avenida de los campos elíseos a toda máquina y con las sirenas accionadas. Adentro, los policías iban armados hasta los dientes y prontos para disparar, ya que iban apuntando hacia los lados y al frente. Cerca del obelisco de la plaza Concorde, a unas 15 cuadras del Arco del Triunfo vi que descendían de los vehículos y desplegaban unos chalecos - antibomba supuse por su tamaño y forma, más largos y grandes de los antibalas-. La calle estaba cortada para evitar la circulación. Los transeúntes se acercaban a otros en busca de información.

Atentado en París

Al cruzar del otro lado del río Sena también seguían pasando autos policiales y particulares con sirena.
Por fuera del alboroto me llamó la atención la gente: los parisinos seguían su vida con total naturalidad. Por el borde del Sena los deportistas hacían su rutina nocturna, los restaurantes con sus tradicionales mesitas en la calle estaban repletos de gente bebiendo y riendo, los barcos que pasean a turistas por el Sena también seguían su itinerario y una rueda gigante instalada en la plaza de la Concorde seguía girando y paseando gente que tomaba fotos desde las alturas. Y al fondo la Torre Eiffel iluminada.

La escena de una ciudad viva y radiante -y en ese momento tapizada de policías- me hizo pensar que era seguro seguir haciendo el trayecto a pie. Recién al llegar al hotel el conserje me explicó que había habido un ataque que tuvo como consecuencia un policía muerto y otros dos heridos.

Atentado en Campos Elíseos de París
Un representante del sindicato de la Policía deposita una rosa blanca en el lugar en el que fue asesinado un policía durante un ataque yihadista en los Campos Elíseos de París
Un representante del sindicato de la Policía deposita una rosa blanca en el lugar en el que fue asesinado un policía durante un ataque yihadista en los Campos Elíseos de París


En el barrio Latino la vida nocturna transcurrió con absoluta normalidad también. A las once de la noche la música sonaba en los bares mientras grupos de tres policías se paseaban por las calles. De fondo y a lo lejos se escuchaba todavía alguna sirena.

Populares de la sección

Acerca del autor