Un pequeño productor plantea quedar en un predio de Colonización

Fue empleado de un colono desde 1989 y ahora pide el predio
donde explota un tambo
El Instituto Nacional de Colonización (INC) se ve enfrentado a decidir una situación que involucra un claro ejemplo de problemática social en un predio donde se desempeña como productor alguien que, luego de haberse desempeñado por espacio de 27 años, primero como empleado del colono titular y luego como ocupante con contrato de pastoreo, se ve hoy con la amenaza de ser desalojado junto a su familia si no es seleccionado por el INC.

Fabián Ramos es un pequeño productor lechero de 46 años que desde 1989 era empleado del colono Carlos Rodríguez, titular de un predio de la Colonia Mac Mickan, ubicada a la altura del kilómetro 57,800 de ruta 1. Lo fue hasta agosto de 2015, en que el titular fue desafectado por incumplimientos con el INC, por lo cual Ramos continuó trabajando y pagando todas las obligaciones que correspondían desde ese momento ante ese instituto, explicó a El Observador Agropecuario.

El productor que vive en el predio junto a su esposa y tres hijos –de 6, 11 y 13 años de edad–, sufre el drama que va más allá de las políticas de transparencia que se argumenta debe cumplir el INC, dado que el instituto dispuso abrir un llamado a interesados en noviembre pasado para explotar ese predio.

Esto significa que de no ser seleccionado debe hacer abandono de ese lugar de trabajo y de vivienda de toda la familia.

Productor y su familia en riesgo de ser desalojado en predio de Colonización en San José


Desde el momento en que el INC le comunicó la decisión, Ramos se encuentra con un contrato de pastoreo, con toda la precariedad que ello significa. Por lo tanto, no podía hacer ninguna tarea de siembra.

Este trámite debería ser más rápido, porque teniendo un rodeo de lecheras sin poder producir su alimentación es una verdadera dificultad que hay que enfrentar y se hace insostenible, reflexionó Ramos.

El productor se lo manifestó a la presidenta del INC, Jacqueline Gómez, y al propio ministro Tabaré Aguerre, en mayo pasado. Para Gómez es inevitable pasar por la etapa de selección de colonos.

Ramos le pide al INC una oportunidad de trabajo. "Entiendo todas las reglamentaciones que puedan existir, pero lo que no quiero es quedar en la calle junto a mis tres hijos que están muy entusiasmados y quieren seguir en el campo".

Pide aunque sea un contrato a dos años para que sea probada su capacidad de productor colono y de cumplimiento de las obligaciones que hasta ahora viene respetando, agregó Ramos.
Situación desesperante

La situación de este productor es desesperante porque en virtud del contrato de arrendamiento no puede plantar para dar comida a sus vacas lecheras y como consecuencia ya se le murieron 10 de ellas. Sin poder sembrar, sin poder hacer silos, sin poder hacer grano húmedo, "no puedo mantener en producción lo que era un rodeo de 39 vacas lecheras, de las cuales ya se han muerto 10".

Ramos admitió que durante estos meses sale a hacer "changas" en otros predios rurales como forma de sobrevivir, para hacer frente a las necesidades básicas de su familia y tratando de mantener los animales. Comentó resignado que sus vacas estaban produciendo cerca de 25 litros de leche por día y que actualmente solo dan tres litros de leche por la falta de comidas. La producción de leche, que llegó a más de 400 litros diarios y que remitía a las queserías de la zona, actualmente ha caído a alrededor de 100 litros, dijo Ramos. l


La oportunidad es igual para todos

lll La presidenta del Instituto Nacional de Colonización (INC), Jacqueline Gómez, dijo a El Observador Agropecuario que en el predio que hoy ocupa Fabián Gómez había un colono arrendatario que por un conjunto de razones de incumplimiento de la ley 11.029 –y después de varios intentos de regularización– fue necesario iniciar un proceso judicial para recuperar esa unidad.

Explicó que finalmente y a pocos días de la entrega se hizo un acuerdo con ese colono para que dejara la fracción libre de ocupantes, haciendas y cultivos, que es la norma para recibir esos predios.

A Ramos, quien fue trabajador del excolono, se le dio la posibilidad de quedarse en la vivienda del predio hasta su nueva adjudicación hasta tanto encontrara otro lugar, sostuvo Gómez.

También fue autorizado a tener animales en pastoreo en ese campo en condiciones que fueron excepcionales porque normalmente los pastoreos se habilitan en tierras del INC por dos o tres meses.

Recordó además que había quedado claro que podía permanecer en ese predio del INC hasta tanto se concretara el llamado abierto a interesados a ocupar esa fracción de la colonia Mac Mickan. Como es norma, el instituto procedió a abrir un llamado y dar la posibilidad a todas las familias que se presenten –incluyendo a Ramos– y que reúnan las características requeridas, afirmó Gómez.


Populares de la sección

Acerca del autor