Un piano que sobrevivió al incendio de 1971 sonará hoy en el Sodre

El Ciclo de Piano inaugura esta noche en la Nelly Goitiño
Por Alexander Laluz, especial para El Observador

Tras un año de intenso trabajo de restauración, un formidable piano Steinway que sobrevivió al incendio que devastó el Estudio Auditorio del Sodre en 1971 será uno de los protagonistas del Ciclo de Piano que se inaugurará esta noche, a las 19.30, en el Auditorio Nelly Goitiño. Y en esta primera función, el privilegio de reestrenar este instrumento que estuvo sepultado en el olvido durante 45 años, lo tendrá el concertista Luis Pérez Aquino, que interpretará un programa con obras de Brahms, Schumann, Giucci, Cluzeau Mortet, Lamarque Pons y Piazzolla.

"Hay que destacar que se hizo un gran trabajo con este piano, que fue rescatado de aquel trágico incendio por los bomberos", destacó Pérez Aquino. "El sonido quizás no sea el mismo, pero con el uso y con un atento y sistemático mantenimiento, en poco tiempo podrá exhibir todo su potencial.

Recuperar un piano de estas características es fundamental para una sala de conciertos. Fue una inversión maravillosa, pero es una pena que se haya demorado tanto en hacerla".

Construido por la histórica Steinway & Son, este piano de cola entera fue adquirido por el Sodre en 1953 a través de la firma local Gioscia Hnos, por un monto de US$ 4.600, de acuerdo a lo que se detalla en un acta del Consejo Directivo del instituto fechada el 7 de enero de ese año. Y dadas sus cualidades sonoras, en poco tiempo se convirtió en una de las estrellas del Estudio Auditorio, al punto de que muchos pianistas extranjeros –según consignan algunos relatos orales de esa época– solían anotar su número de serie para solicitarlo en caso de que los volvieran a contratar.

Después del incendio en el Estudio Auditorio, que ocurrió en las últimas horas de la tarde del 18 de setiembre de 1971, su destino fue incierto. Es más, según relató Pérez Aquino, pocos sabían que había sobrevivido: "Incluso, me enteré de sus existencia un tiempo antes de este concierto. Hace poco, además, me encontré con Fernando Condon (director de orquesta y compositor), y me comentó que pensaba que los pianos del Auditorio se habían quemado. Según supe después, quien tenía toda la información era Jorge Arjona, exdirector del Auditorio Nelly Goitiño. Fue él quien, sabiendo su valor histórico y artístico, empezó con esta idea de recuperarlo. Después el proyecto fue retomado por las nuevas autoridades del Sodre".

Sebastián Gossio, pianista, luthier, afinador y encargado de realizar la restauración del Steinway, explicó que el instituto tiene proyectada la reparación de otros dos pianos. "El próximo será uno de media cola, de la misma marca, que es de 1917, y que está en la Nelly Goitiño. Y después continuaré con el que está en la sala principal del Auditorio Adela Reta, otro Steinway de concierto comprado en 1987, y que ha estado en uso con otro similar que fue adquirido en 2012".

Incluyendo el valor de la mano de obra y de los repuestos, agregó Gossio, el costo global del proyecto asciende a unos US$ 30 mil. "Para la restauración del Steinway de 1953, que comencé en enero de este año, primero se solicitaron precios de repuestos a firmas de Buenos Aires. Pero como eran muy altos se hicieron negociaciones con un proveedor de Canadá, se logró bajar notoriamente el presupuesto, y se consiguieron piezas alemanas y japonesas de muy alta calidad, como las que utiliza la fábrica original".

En programa

Para este concierto, Luis Pérez Aquino, de destacada trayectoria como pianista y docente, concibió un programa que es una suerte de encuentro de tradiciones pianísticas y compositivas. La primera parte estará dedicada a dos cumbres del Romanticismo centroeuropeo: Dos Rapsodias Op. 79, compuestas por Johannes Brahms en 1879, ya en la última fase de su vida; y la Sonata No 2 Op. 22, de Robert Schumann. "Para la segunda parte elegí compositores locales, pero con énfasis en la música ciudadana, incluyendo nexos con el tango y la música de raíz afro. Así incluí Candombe de Carlos Giucci, Tamboriles de Cluzeau Mortet, Tres piezas para piano de Lamarque Pons y una bellísima y compleja versión de Adios Nonino, de Piazzolla, que incluye una rapsodia del pianista brasileño Arthur Moreira Lima", dijo el pianista que, además de varios proyectos didácticos y de conciertos, trabaja en dos producciones discográficas: una como solista y con música de la región, y otra con la chelista Virginia Aldado.

Entradas a $300.

Populares de la sección