Un policía prófugo y otro libre en dos casos de posible "gatillo fácil"

La investigación por el caso del joven asesinado el lunes en Las Acacias sigue abierta

El policía que el lunes mató a un joven de 19 años en el barrio Las Acacias quedó ayer en libertad. A pedido de la fiscal Adriana Costa, el juez Huberto Álvarez formó un presumario para continuar la investigación sobre la responsabilidad del agente.

"La Fiscalía entendió que no hay elementos aún para un procesamiento ni para archivar la causa", explicó el magistrado a El Observador. En los próximos días se realizará la reconstrucción de los hechos dado que existen dos versiones sobre lo sucedido: una asegura que el policía disparó primero y otra que respondió a disparos.

El efectivo policial, que presta funciones en la Guardia Republicana, estaba trabajando en un camión de reparto de bebida cuando llegó al lugar un grupo de jóvenes que volvía del sepelio de un rapiñero que murió a manos de otro policía durante en un intento de asalto a un supermercado ocurrido el sábado pasado en Manga.

En ese momento se generó un altercado entre los trabajadores del reparto y los jóvenes, instancia en la que el policía disparó contra uno de ellos, que murió en el lugar debido a que recibió un tiro en el pecho. Según el funcionario policial, él repelió un disparo previo. Sin embargo, esta versión no coincide con lo que declararon los jóvenes implicados y otros testigos del caso.

El parte divulgado por la Jefatura de Policía de Montevideo indicó que el incidente tuvo lugar en el marco de un intento de rapiña al camión de reparto de bebidas y que, incluso, cuando un patrullero llegó al lugar "debió retirarse de allí debido a que abordado a pedradas por los ciudadanos presentes".

La muerte del joven de 19 años motivó que los vecinos de Las Acacias se manifestaran cortando calles y en ese marco un taxista fue asaltado y el auto incendiado.

Prófugo

Por otra parte, un policía sobre quien pesa un pedido de procesamiento con prisión por la ejecución de un hombre en el barrio Peñarol en julio del año pasado está prófugo de la Justicia, informó el semanario Brecha en su edición de ayer.

En diciembre de 2015, el fiscal Carlos Reyes pidió a la jueza Graciela Eustachio los procesamientos de tres policías a quienes responsabilizó por el homicidio de Rúben Martínez Mieres, de 25 años. Reyes acusó como autor del homicidio a uno de los uniformados y a los otros dos por encubrimiento.

El efectivo señalado de haber disparado no se presentó a declarar y la jueza Eustachio pidió su captura a nivel local e internacional. Se estima que el policía, de 33 años, fugó a Argentina o Brasil.

El director nacional de Policía y exjefe de Policía de Montevideo, Mario Layera, declaró a Brecha que el funcionario cometió dos delitos graves: "uno por el hecho de la muerte (de Martínez Mieres) y otro por el hurto de su arma y el abandono del cargo".

Martínez Mieres fue asesinado en la madrugada del 12 de julio del año pasado en el barrio Peñarol. El hombre era perseguido por la Policía por ser sospechoso de un supuesto robo a un carro de chorizos. Una bala lo mató por la espalda a pesar de que estaba desarmado. En el caso hubo otras irregularidades, como por ejemplo, que la víctima ingresó a la Morgue Judicial con otra identidad, cosa que complicó su identificación.


Populares de la sección