Un precio razonable para el dólar sería $ 33 o $ 34, afirmó Oddone

Pero aclaró que cada sector de actividad tiene un precio distinto para la moneda de EEUU en Uruguay
Lucas Farías, de su viaje a Soriano

Cada sector de actividad económica tiene un precio para el dólar en Uruguay. Si bien no existe una fórmula objetiva que determine cuánto debería valer la moneda estadounidense en el mercado local, "lo único que podría decir es que Uruguay está caro entre 10% y 15% en dólares respecto al precio relativo del país. Eso implicaría una depreciación real de 10% o 15%, que con una inflación de 8% la depreciación debería ser de 18%. Por lo tanto el dólar tendría que estar entre $ 34 y $ 35 para ubicarse en un nivel razonable", dijo el economista Gabriel Oddone, director de la consultora CPA Ferrere, luego de una charla en la 22ª Expoactiva Nacional, actividad organizada por Grupo Macció.

El experto concluyó que la economía uruguaya tendrá un moderado crecimiento en 2017, despejando el riesgo de estancamiento que hubo hace un año. Agregó que la inflación pasará por un período de niveles bajos, dentro del rango del Banco Central del Uruguay, ubicándose en el orden del 7% y a fin de año superará el 8%.

Y que el tipo de cambio se deslizará lentamente, pero que al final dará lugar a una depreciación real de la moneda local. "Es un escenario de estabilidad a nivel local, en un escenario internacional muy incierto y con una región con mucha fragilidad", señaló.

Al respecto agregó que en el último año y medio o dos años, la política macroeconómica en Brasil supuso un encarecimiento de Brasil y Argentina, y eso hace que los dos socios comerciales regionales más importantes de Uruguay deriven demandas hacia este país y eso le ponga un piso para no abaratarse. "La razón por la que Uruguay puede seguir siendo caro es que Brasil y Argentina estuvieron encareciéndose", explicó.

Oddone analizó además que en el mundo habrá presión sobre el dólar, que se fortalecerá, y en algún momento Uruguay tendrá que empezar a depreciar su moneda, pero en la medida que Brasil y Argentina no lo hagan rápidamente, Uruguay puede decidir no abaratarse, como pasó en 2016.

Para el sector productivo agropecuario el tipo de cambio es la variable crucial, si el gobierno decidiera depreciar más intensamente la moneda respecto a la evolución de los salarios o de los costos de los combustibles, el sector podría tener una rebaja de costos importante; pero el problema es que eso supone desestabilizar un conjunto de equilibrios construidos en otros sectores de la economía, como el sector servicios o el comercial.

La rendición de cuentas

Sobre la rendición de cuentas Gabriel Oddone dijo que es un gran capítulo para este año, probablemente el más importante desde el punto de vista económico para Uruguay. Opinó que será muy debatida, porque hay sectores del Frente Amplio que pretenden incrementar el gasto, pero no hay espacio fiscal para aumentarlo. Además al partido de gobierno le falta el voto número 50 en la Cámara de Diputados.