Un recorrido en imágenes por la tortuosa historia del video

El editor jefe del diario El Observador, Gabriel Pereyra, contó los detalles del "video militar"

"Libertad o muerte! ¡Viva la patria!". En el momento en que uno de los tres encapuchados que miran a la cámara hace esta exclamación, el cronómetro que registra el tiempo de grabación llega a los ocho minutos; exactos. Y los tres, a la vez, agitan el puño derecho. El video, presuntamente militar, que solo el presidente José Mujica dice haber visto hasta ahora, y que tiene a maltraer al gobierno desde hace dos meses, existe.

El gobierno ya ha dicho que si bien desconoce quiénes son los responsables de este video, que amenaza con acciones armadas para liberar a los ex represores de la dictadura (1973-1985), no posee indicios de que haya una organización planeando atentados o alguna acción contra la institucionalidad.

Según lo repitieron los ministros de Defensa, Luis Rosadilla, y de Interior, Eduardo Bonomi, en la interpelación que les realizaron por este asunto el martes 26, el gobierno tampoco tiene indicios del video, una situación que luce extraña para la oposición, sobre todo después de que Mujica dijo que había visto imágenes.

El contenido del video fue divulgado el 10 de marzo por el semanario Búsqueda, que transcribió íntegra la declaración que lee uno de los tres encapuchados y en la que se realizan reivindicaciones y se hacen críticas al gobierno. Pero Búsqueda informó que solo accedió al audio, no a las imágenes. En el gobierno se empezó a manejar la idea de que no hubiera video, aunque sí un audio. Pero no, hay un video.

Como se observa en la toma gráfica que ilustra esta nota, en el video se ve a tres encapuchados vestidos con guantes negros y uniformes militares, no los verdes lisos, sino los de camuflaje, que simulan hojas en la chaqueta. La chaqueta de los tres es lo único que se ve del uniforme, ya que están sentados detrás de una gran mesa, cubierta completamente por una bandera uruguaya, y se ven las banderas de los 33 Orientales y de Artigas.

Los informantes de Búsqueda que vieron el video, dijeron al semanario que “el supuesto soldado que habla parece estar leyendo un telepromter (aparato electrónico que refleja un texto, previamente cargado en una computadora, en un cristal transparente que se sitúa en la parte frontal de una cámara)”; sin embargo, en el video se ve claramente al encapuchado leer de unas hojas que tiene en la mano, y que va pasando a medida que avanza en su discurso.

Sin demasiadas pistas, el servicio de Inteligencia de la Policía sigue indagando cómo puede, y entre los investigadores se ha instalado una convicción con ribetes de preocupación: si Mujica vio el video o imágenes de él, la persona que se lo acercó o que le informó de su existencia puede tener datos para aportar a la investigación. Pero si el propio ministro del Interior, al menos públicamente, se ha negado a decir si el presidente le pasó algún dato sobre eso, ¿cómo habrá de hacer la Policía para preguntárselo al mandatario?

Los investigadores tienen la esperanza de que Mujica le haya  dicho algo al juez Jorge Díaz, pero el magistrado aún no les ha encomendado ninguna acción. Sin embargo, en el juzgado parece haber alguna idea sobre el origen de la grabación.

El único nombre que trascendió vinculado a este episodio fue el de Jorge Semblat, un ex oficial de la Fuerza Aérea que se manejó en algún momento como posible coordinador de la Secretaría de Inteligencia.

Históricamente vinculado a tareas de Inteligencia, en los últimos años Semblat estableció vínculos con sectores del MPP, para los que actuó como un nexo con sectores de las Fuerzas Armadas y cumplió tareas de asesor.

Conocida la existencia del video, Semblat mantuvo una reunión con Mujica en la chacra del presidente. Las versiones sobre qué pasó en esa reunión son disímiles. Una de esas versiones dice que fue Semblat quien enteró a Mujica del video. Otra afirma que Semblat fue informado sobre su existencia y que habría colaborado en desestimular a las propuestas “alocadas” que se manejaban en ámbitos militares. Una tercera versión dice que las dos primeras versiones son ciertas, y complementarias.

Fuentes del Ministerio del Interior dijeron que están al tanto de estas versiones y de lo publicado sobre ellas, pero que aún no ha habido ninguna citación policial.

La trascripción del audio que hace Búsqueda es casi idéntica a la que surge del video, salvo por algunas pequeñas diferencias en ciertas palabras, y cuatro frases que el encapuchado menciona al final, pero que no están en la versión del semanario.

A continuación se transcribe la versión de Búsqueda con los agregados de lo que vio y escuchó El Observador. Cuando una palabra difiere de la ya publicada, se menciona a continuación de dicha palabra y entre paréntesis. Las palabras que surgen del video pero que no figuran en la versión del semanario, aparecen también entre paréntesis pero en negrita:

 “Febrero de 2011.

Comunicado número uno al pueblo oriental del Ejército Nacional Libertador, comando Honor y Dignidad.

Visto:

– La desarticulación progresiva de las FFAA.

– La situación de nuestros camaradas en situación de retiro.

– El comunicado de fecha 25 de enero del foro Libertad y Concordia y la respuesta del Poder Ejecutivo de fecha primero de febrero.

– Las declaraciones públicas de las autoridades del Ministerio del Interior con respecto a las escuchas telefónicas.

Considerando:

– Que la desarticulación de las FFAA ha sido planificada en el pasado, se ha pronunciado (iniciado) a partir de la vigencia de la Ley de Defensa Nacional en beneficio de un aparato armado subordinado políticamente a la coalición de gobierno.

– Que la carta del foro Libertad y Concordia dirigida exclusivamente a los señores comandantes en jefe de la Armada, Fuerza Aérea y Ejército ha sido clara en los cuestionamiento a los procesos judiciales en curso contra nuestros camaradas prisioneros políticos en el territorio nacional y en el extranjero a los cuales se les suma las nuevas situaciones (recibidas para el) del presente año.

– Que el comunicado del Poder Ejecutivo establece argumentos viciados de falsas afirmaciones y citas constitucionales que se utilizan para justificar el atropello a las instituciones armadas de la patria que (y) sólo se tienen en cuenta como elementos de opresión y sometimiento a todos los ciudadanos, con falsedades tales como:

* Que el Uruguay goza hoy de plena salud democrática cuando los ciudadanos de bien viven atemorizados por la delincuencia y hoy se conoce por información recabada y confirmada (por declaraciones) de prensa que todos somos espiados por los servicios de seguridad del gobierno.

* Que el gobierno (Poder Ejecutivo) garantiza y respeta la libertad de expresión cuando los medios de comunicación masiva son constantemente presionados con asignación discrecional de propaganda oficial, el otorgamiento de beneficios tributarios, según la afinidad con el partido de gobierno.

* Que los periodistas independientes son sometidos a juicios penales por una frase de un libro y se ordena requisar los mismos por parte de la Justicia.

* Que el Poder Ejecutivo respaldará con sus instituciones de forma plena las resoluciones adoptadas por el Poder Judicial, cuando se ha escuchado a ministros, subsecretarios y otros funcionarios del gobierno cuestionar y presionar a dicho poder por sus resoluciones y por la asignación de recursos.

* Que se autorizó a los señores oficiales generales a expresar sus opiniones e inquietudes, cuando se amonestó públicamente al general Jorge Rosales por su tímido apoyo al señor general Miguel Dalmao, hoy prisionero; que se reconoce en el comunicado el carácter político de los juicios realizados (en curso), cuando se hace referencia al artículo 77 numeral 4 de la Constitución de la República, pero se tergiversan los términos (y el contenido) de dicho artículo que establece: ‘Deberán abstenerse’ y no solamente los militares en actividad sino otros funcionarios, (tales) como los magistrados judiciales, directores de Entes Autónomos y Servicios Descentralizados.

– El hecho de (Y hemos visto que) la concurrencia a Cuba de la fiscal Guianze y Tellechea a los festejos de la revolución más sanguinaria de la historia de América Latina no constituyó para el Poder Ejecutivo un acto público o privado de carácter político.

– El punto 7 del comunicado del Poder Ejecutivo habla de la unidad nacional y la convivencia armónica de los orientales. Eso constituye una simple expresión de deseo cuando:

* Desde el propio titular del Ejecutivo se alienta a la división y el enfrentamiento cuando se pretende dividir a la sociedad en ricos y pobres, en oligarcas y sumergidos, en cajetillas y gargantudos (alpargatudos) y se utilizan en forma permanente agravios para referirse a aquellos que no comparten la doctrina del gobierno.

* Cuando las diferencias en la propia fuerza política del gobierno se escuchan a diario, entre comunistas y tupamaros en su lucha intestina por la hegemonía de poder.

* Cuando se convoca al debate sin recurrir a presiones, amenazas o descalificaciones, lo cual es también un grito para la tribuna, dado que se han manipulado las asignaciones y destinos de jueces y fiscales, se han dejado en el olvido sonados casos de corrupción del período anterior de gobierno como Arana, Muñoz, Nin Novoa, ventas de casas y libros (y software) a Venezuela.

* Se ha mentido respecto a hechos de violencia, tales como la muerte (el caso) de Feldman o (la muerte) del contador Gómez Cannon.

* Se ha presionado a jueces y fiscales, como lo hicieron con la doctora Fanny Canessa, quien se ocupaba de los casos Nin Novoa, Pérez Riestra y casinos municipales. O con la fiscal adjunta Beatriz Scapusio –denunciada por el ministro del Interior–, quien se ocupaba del caso de la directora del Centro Nacional de Rehabilitación por la muerte de un recluso.

– Que las escuchas telefónicas constituyen una violación a la libertad de las personas y éstas solo pueden ser ordenadas por los magistrados nacionales, no siendo discrecionales de ninguna autoridad de gobierno, lo que constituye un nuevo atropello al Estado de derecho.

– Se comparte plenamente lo expresado por el foro Libertad y Concordia, que son inaceptables las manifestaciones del gobierno realizadas por el novedoso gabinete de seguridad. Se entiende que los tiempos de diálogo con nuestro mando superior se han agotado.

El comando del Ejército Libertador resuelve:

1) Iniciar las operaciones militares en el territorio nacional con el objetivo de asegurar el estricto cumplimento de la Constitución de la República.

2) (Búsqueda pone aquí el número dos, pero el encapuchado lee de corrido, y recién dice “dos” en el punto que Búsqueda señala como 3, y así sucesivamente hasta el punto cinco que el encapuchado menciona como “cuatro”) La recuperación del Estado de derecho que garantice al pueblo oriental la seguridad individual y el respeto a sus derechos constitucionales.

3) En el marco de las operaciones militares asegurar la liberación de nuestros presos políticos mediante el uso de los medios disponibles.

4) Actuar a favor de nuestros camaradas presos (hostigados) por el enemigo en el territorio nacional y en el extranjero persiguiendo y castigando a sus elementos constitutivos.

5) A los comandos subordinados: Se autorizan las operaciones planificadas de acuerdo (acorde) a las órdenes ya establecidas (impartidas).

(Antes del saludo final el encapuchado menciona una serie de conceptos que no aparecen en la versión de Búsqueda: “Actuación descentralizada. Comando centralizado. Silencio en red. Comunicaciones…”, aquí el audio se corta dos o tres segundos y concluye con el saludo final que los encapuchados acompañan sacudiendo, todos, su puño derecho)

¡Libertad o muerte! ¡Viva la patria!”.

"Alguna idea" sobre el origen

 El juez en Crimen Organizado, Jorge Díaz, y la fiscal Mónica Ferrero recibieron esta semana un informe de Inteligencia en el que se realiza un detallado análisis del mensaje emitido en el video. Según dijeron a El Observador fuentes del caso, el informe no determina de qué ámbito proviene, pero afirma que podría no ser militar. Las fuentes afirmaron que el juez tiene “alguna idea” sobre la procedencia del video.

Hasta el momento el único que declaró ante la Justicia fue el presidente José Mujica. Al hacer declaraciones en las que señaló que había visto las imágenes, el juez quedó obligado a citarlo. Díaz y Ferrero se constituyeron en la residencia de Suárez, donde le tomaron declaración al mandatario.

La fiscal Ferrero pidió al juez de oficio el 11 de marzo que abriera una investigación por terrorismo cuando el semanario Búsqueda dio a conocer la existencia del mensaje amenazante.

Lenguaje militar

“Actuación descentralizada. Comando centralizado. Silencio en red”, dice el encapuchado sobre el final del video, apreciaciones que no aparecen en la versión divulgada por Búsqueda.

Fuentes militares dijeron que son frases típicas de comandos. “Actuación descentralizada, comando centralizado, quiere decir que se sigue respondiendo al comando, pero que se actúa con independencia”, señaló un coronel, y agregó que también es un lenguaje y una forma de funcionamiento militar que aplican las guerrillas.

“Silencio de radio es un término que se usa en los momentos previos a una acción, que se apaguen todas las comunicaciones para evitar interferencias o que alguien lo detecte”, dijo el militar.


Fuente: Gabriel Pereyra

Populares de la sección

Comentarios