Un sueño hecho realidad a pulmón y una silla vacía con la foto de Huidobro

En un mes comenzará a funcionar la primera policlínica de Aguas Corrientes, gracias al esfuerzo de toda la comunidad

"Le mangueamos a un pueblo, pero en un mes el sueño se va a hacer realidad", dijo a El Observador el alcalde de Aguas Corrientes, Álvaro Alfonso, refiriéndose a la primera policlínica que tendrá este pueblo de Canelones desde que fue fundado como tal en 1923.

La localidad -de unos 1.800 habitantes y otros tantos en la zona rural- es famosa porque allí están, a orillas del río Santa Lucía, las plantas potabilizadoras de agua que surten a buena parte del sur del país. La presencia de trabajadores de esas plantas y el incesante transitar de camiones, a veces con productos peligrosos, obligaban a la población a que, ante cualquier accidente o situación de emergencia, debieran ir hasta Santa Lucía a 5 kilómetros del lugar.

La construcción de la policlínica se hizo sobre la base de US$ 75 mil de los US$ 150 mil que recibe la alcaldía como presupuesto quinquenal, pero salvo eso es una obra que salió adelante con el esfuerzo de decenas de manos y dinero de privados y de jerarcas de reparticiones públicas en un proceso que apenas tuvo algunos "no" en el camino.

En la campaña electoral todos los partidos dijeron que esa policlínica debía hacerse. En una de las primera sesiones de la alcaldía, el 10 de setiembre de 2010, la doctora Teresa Lasa, médica de familia que es un referente en Aguas Corrientes, realizó una propuesta formal acerca de cómo debía hacerse.

Aunque la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) no estuvo cerca del proyecto original, ahora la policlínica se considerará un emprendimiento público y privado y dependerá jerárquicamente de esta oficina estatal, que aportará el mobiliario y se hará cargo de luz y teléfono.

El exintendente frenteamplista Marcos Carámbula donó unos árboles de la comuna que fueron vendidos en US$ 18 mil dólares. El expresidente blanco Luis Lacalle donó una moto que fue rifada y se obtuvieron US$ 10.000. El dirigente colorado Juan Justo Amaro logró que Ancap diera combustible para las máquinas que trabajaron en el lugar.

Se hizo una jornada denominada "24 horas por la salud de Aguas Corrientes" en la que cantantes de todo el país llegaron para participar desinteresadamente y se recaudaron US$13 mil. Hubo cientos de manos anónimas y empresas que cobraron más barato los materiales.

La Agencia Nacional de Viviendas asesoró porque la clínica estará ubicada en la zona más alta de Aguas Corrientes, el único lugar que en caso que haya una crecida no sería alcanzado por el agua. La mayor crecida del río fue de 11 metros y para que el agua llegara a la clínica tendría que crecer por encima de los 14 metros.

Cuando llegó el momento de apisonar la tierra y ante la imposibilidad de utilizar unas máquinas que OSE tenía en la zona, presuntamente por razones burocráticas, dijo Alfonso, el alcalde se reunió con el exministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, quien inmediatamente dio la orden para que máquinas del arma de Ingenieros del Ejército fueran desde Montevideo hasta Aguas Corrientes a emparejar el terreno, sin lo cual la obra no hubiese sido posible.

Cuando dentro de un mes la policlínica sea inaugurada con una fiesta popular y presencia de autoridades, se colocará una silla vacía y en ella una foto del recientemente fallecido ministro de Defensa.


Populares de la sección

Acerca del autor