Un talle más grande para Itaú MoWeek

Realizado el fin de semana pasado, el evento goza de gran popularidad lo que obliga a tener un nuevo espacio
Sábado, primer día de desfiles de Itaú MoWeek y no se puede caminar. En las primeras horas de la tarde los asistentes atestaron los showrooms revisando prendas, pidiendo talles y saliendo con bolsas y bolsas de compras. El descuento del 25% que se realiza con las tarjetas de Itaú parece atraer a cientos de personas a comprar lo último en diseño uruguayo (no así los precios, que pueden oscilar entre una campera de cuero de $ 18.900 y un cinturón de $ 1.400), así como la promesa de encontrar varias de las más interesantes propuestas locales en un solo lugar. Pero no se puede caminar, y mucho menos ver las prendas. Es en este momento más álgido del evento que la pregunta surge: ¿estará quedando chico el Centro de Reuniones del LATU para MoWeek?

Por el momento, el espacio de showrooms y stands –aquellos dedicados a las grifas y las marcas auspiciantes, respectivamente– año a año se amplía más, dejando cada vez menos capacidad a la pasarela. Esta, para muchos la característica más atractiva del evento, vio también reducida su programación a dos días en lugar de tres.

Ya es innegable la popularidad y el crecimiento del evento, tanto así que atenta contra la misma experiencia. La ropa de siempre ya le quedó chica, es hora de sumar un talle más.

Detrás de los desfiles

MoWeek Invierno 2016

Tendencias en showroom

Las tiendas que capturaron más al público fueron las de las grifas más populares: Rotunda, Black & Liberty, Caro Criado y VDamiani. En ellas era imposible acercarse a las prendas, salvo al momento de que algún desfile comenzaba.

Varias de las tendencias de la temporada se pudieron ver en las tiendas. Camperas de cuero –una de las prendas invernales que hay que tener– se pudieron ver en diferentes diseños en Black & Liberty, Rotunda, Caro Criado, Sabrina Tach y Crina. Los abrigos, por su parte, aparecieron en lana en colores beige y verde oliva de Savia y diseños estructurados con capa incluida de Margo Baridón.

La inspiración en la década de 1960 se vio muy clara en vestidos y camisas de seda de Damen y Rotunda, faldas plisadas en colores metalizados de Margo Baridón y abrigos en rosa pálido con cuello redondo de Rotunda. Los años de 1970 se dejaron ver en la ubicua gamuza, que apareció sobre todo en polleras, tops, chalecos y camperas de varias marcas.

Este año fue marcado por el fallecimiento del ícono David Bowie, y algunas grifas se hicieron eco de los homenajes al realizar prendas inspiradas en el músico: The Statement Shirt y Black & Liberty ofrecieron camisas con el famoso verso del tema Heroes, mientras que Alba elaboró dos buzos de lana con el famoso rayo del disco Aladdin Sane.

Los desfiles

La pasarela se destacó con varias colecciones atractivas y grifas debutantes. En este sentido, el sábado Indian Emporium realizó su primera pasada en MoWeek, con su clásico estilo bohemio. Mandinga subió el listón en la tarde con un desfile musicalizado por el grupo de percusión Latasónica, y una colección que combinó la tendencia del maximalismo y la imaginería africana, tanto para mujeres como para hombres. Luego Rotunda ofreció una colección que evolucionó de un minimalismo juvenil a ofrecer las prendas que cualquier mujer sofisticada debe tener en su ropero. Black & Liberty, un clásico del evento, se sumergió de lleno en la década de 1970, combinando diferentes materiales como el jean y la gamuza.

El domingo, la marca canadiense de calzado y accesorios Aldo realizó su primer desfile, mientras que en el evento de Proyectarse, Srta. Peel y Mutma se destacaron, una con una colección sexy y sugestiva, y la otra con una colección que decidió innovar y optar por bodypainting y estructuras realizadas por Atolón de Mororoa para que su calzado se luzca. El cierre estuvo a cargo de Margo Baridón, otra de las grifas que apuesta a la sofisticación inspirada en la arquitectura vanguardista.


Populares de la sección

Acerca del autor