Un ultraderechista es el principal ganador de las elecciones en Austria

Norbert Hofer, candidato del Partido Liberal, triunfó en la primera vuelta con el 35,4%
Por primera vez en la historia democrática de Austria el futuro presidente no será ni socialdemócrata ni democristiano, los dos partidos tradicionales del país alpino. Norbert Hofer, candidato ultraderechista por el Partido Liberal (FPÖ), se llevó el 35,4% de los votos y se enfrentará en mayo en segunda vuelta al ecologista Alexander Van der Bellen, que quedó segundo con el 21,3% de lo escrutado.

La victoria holgada de Hofer contradice todas las encuestas de las últimas semanas, en donde Van der Bellen era favorito. El FPÖ es un partido euroescéptico, xenófobo y populista, y su triunfo se da en unas elecciones que se vieron marcadas por la crisis de refugiados en Europa. "Necesitamos controlar nuestras fronteras. Austria no es la seguridad social de medio planeta", había dicho el candidato durante su campaña.

Los partidos tradicionales, llamados la "gran coalición" de gobierno, sufrieron una histórica derrota electoral. El democristiano Andreas Khol quedó cuarto con un 11,2% de los votos, mientras que el candidato socialdemócrata Rudolf Hundstorfer fue quinto con un 10,9%. El actual presidente, el socialdemócrata Heinz Fischer, deja el cargo en julio tras dos mandatos de seis años.

A principios de año, e impulsados por las posiciones cada vez más radicales del FPÖ, los dos partidos que se encuentran actualmente en el gobierno endurecieron las políticas migratorias. Instauraron límites máximos de acogida y cerraron las fronteras a los países vecinos, dos medidas que fueron criticadas en Bruselas y en Alemania. Sin embargo, y a pesar de estos cambios, el creciente descontento social a raíz de la situación migratoria y económica llevó a que cada vez más votantes se inclinaran por el FPÖ.

Hofer es considerado la "cara simpática" del FPÖ porque es capaz de explicar sus opiniones contra la inmigración, el islam y la Unión Europea de forma educada. "Nadie me tiene que tener miedo, soy una persona amable, pero con principios. Pero si el gobierno no mejora será difícil para el Ejecutivo", dijo tras conocer su triunfo en esta primera vuelta. No obstante, algunos analistas creen que si el FPÖ ganara la segunda ronda se podría dar una crisis sociopolítica en Austria.

La presidencia austríaca es un cargo más bien protocolar, sin poderes ejecutivos. Sin embargo, el primer mandatario tiene algunas potestades concretas; puede disolver el Parlamento, destituir al gobierno o ser el comandante en jefe del Ejército. Hofer ha asegurado en reiteradas ocasiones que podría forzar la renuncia del gobierno si no hace bien su trabajo, lo que adelantaría las elecciones legislativas que están fijadas para 2018.

El FPÖ culpa al gobierno de la situación económica actual, en especial porque ha empeorado de manera progresiva en los últimos dos años. El desempleo subió de 4,5% al 6,5% en este tiempo, lo que significa que hay casi medio millón de personas en seguro de paro. "El servicio de empleo austríaco debe atender primero a los austríacos", dijo el candidato ultraderechista en su cierre de campaña el viernes pasado.

Hofer se presenta como "el protector de Austria" y ha sido muy crítico con la política migratoria del país. "El islam no es parte de Austria y si mantenemos nuestra política, en el año 2050 la mitad de los menores de 0 a 12 años de todo el país serán musulmanes. No quiero que Austria sea un país de mayoría musulmana", expresó durante su cierre de campaña. Cabe destacar que el país acogió a 90 mil refugiados el año pasado y se comprometió a recibir casi 38 mil más durante 2016.

Asimismo, durante su campaña, el candidato justificó el aumento de la venta privada de armas en Austria por "los tiempos de incertidumbre" con la llegada de los refugiados. De hecho, el malestar de la población con respecto a las políticas migratorias, que se vio reflejado en las encuestas, fue uno de los pilares del triunfo de Hofer.

La retórica y las formas del candidato ultraderechista también fueron decisivas para que pudiera ganar esta primera vuelta. Los analistas opinan que Hofer buscó un tono conciliador y que sus discursos se volvieron más "digeribles" a través de la utilización de mensajes patrióticos. Además, nunca mostró un tono agresivo como sus predecesores, algo que asustaba a la mayoría de los votantes.

¿Quién es Norbert Hofer?

El candidato por el FPÖ es el actual vicepresidente tercero del Parlamento austríaco. Era el candidato más joven, tiene 45 años y casi no se postula porque se consideraba demasiado joven para el cargo. Es militante del FPÖ desde hace dos décadas y trabajó como ingeniero en una compañía aérea antes de iniciar su carrera política en 1994. También es miembro de honor de dos asociaciones estudiantiles ultranacionalistas y pangermanistas.

Fuente: EFE

Populares de la sección