Un uruguayo en la Reserva Federal de Estados Unidos

Ignacio Presno será economista sénior para estudiar los mercados globales
La Reserva Federal –el banco central estadounidense– contará en sus filas con un nuevo profesional uruguayo desde el próximo lunes. Ignacio Presno (34) pasará a desempeñarse como economista sénior del organismo que dirige Janet Yellen, que desde hace meses tiene en vilo a todo el planeta a la espera de cuándo se decidirá a subir las tasas de interés. En concreto, Presno empezará a trabajar en la división de finanzas internacionales de la FED. Su cargo, dijo a El Observador, implicará tanto trabajo de investigación como de política económica en el área internacional.
"El grupo en el que estoy es el que se enfoca en tratar de analizar, por ejemplo, el impacto que shocks externos pueden tener sobre la economía americana, y también cómo decisiones tomadas en Estados Unidos afectan a los mercados globales", explicó.

Su camino para llegar a la FED incluye un doctorado en Estados Unidos y una experiencia laboral de tres años en uno de los 12 bancos que tiene cada uno de los distritos de la Reserva Federal. Después de egresar de la New York University (NYU), Presno empezó a trabajar en el Banco de la Reserva Federal de Boston. Allí estuvo hasta julio de 2014, cuando volvió a Uruguay.

Hasta ahora era profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Empresariales y Economía de la Universidad de Montevideo (UM), casa de estudios donde también obtuvo su título de grado y maestría.
El uruguayo habló con entusiasmo del desafío que tiene por delante: "Es una oportunidad bárbara". En la FED trabajan más de 200 economistas. "Imaginate la interacción que podés tener ahí con otros colegas", comentó.

La ciudad también aloja varias universidades y sedes de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, lo que incrementa su atractivo.

"Es un ambiente que es muy rico para crecer y desarrollarse en este trabajo", manifestó Presno.
Otros profesionales locales también eligieron Estados Unidos para desarrollar diferentes aspectos de su vida profesional. Uruguay "tiene una muestra bastante representativa" en economía en conferencias, congresos y organismos internacionales, sostuvo. De hecho, sabe que hay por lo menos dos compatriotas más que están trabajando ahora en la FED: Horacio Sapriza también en Washington y Javier Bianchi en el Banco de la Reserva Federal de Minneapolis.

La hora de la suba de tasas

Producto de la crisis de 2008, la Fed ha mantenido desde hace años tasas de interés históricamente bajas. Ahora se especula en qué momento el banco central estadounidense finalmente dará este paso, lo que presionará al alza la cotización del dólar a nivel mundial (ver nota aparte).

La Reserva Federal, dijo Presno, "se está moviendo con mucha cautela". Uno de los motivos por los que todavía no gatilló la dilatada medida es la salida del Reino Unido de la Unión Europea (conocido como brexit), algo que no estaba en el horizonte. También, agregó, siguen con atención la evolución del mercado de trabajo de EEUU y la recuperación de la economía en general.

"Uno de los temores es que no se quiere subir la tasa de interés de forma muy abrupta porque eso podría obstaculizar la recuperación de la economía", señaló. Consultado acerca de la situación de Uruguay en un escenario de inminente apreciación del dólar, el economista indicó que el país –al igual que otros emergentes– se benefició por la llegada de capitales que buscaban refugio lejos de los mercados centrales tras la caída de Lehman Brothers. Eso fortaleció las monedas emergentes. "Hoy en día parecería que esos tiempos llegaron a su fin", dijo Presno.

La pronosticada suba del tipo de cambio generará "sin dudas" presiones inflacionarias por el lado de los bienes importados, al tiempo que será bien recibida por el sector exportador. Para reducir la inflación se necesita una "política fiscal acorde", con las cuentas fiscales equilibradas. "Creo que ahí hay trabajo pendiente", sostuvo el economista, quien agregó que se desaprovecharon los años de expansión más acelerada para reducir el déficit fiscal.

El país podría recurrir al endeudamiento externo, razonó, pero agregó que si bien Uruguay mejoró en el terreno del manejo de la deuda, las economías emergentes en general tienen una capacidad "bastante más limitada" para tomar deuda. "Estados Unidos quizás se pueda dar el lujo de tener un nivel de deuda de 100%. Nosotros no", enfatizó.

Frente a ese escenario, opinó que la implementación de una regla fiscal ayudaría al país.
Para que tenga éxito, precisó, es necesario que la clase política esté convencida de que es una herramienta que puede generar "muchos beneficios" para Uruguay.

Populares de la sección