Una celebración de 38 años

La fiesta original, creada por Pablo Lecueder, espera hoy a más de 2.500 personas
Era 1978 y Pablo Lecueder. por entonces de 21 años, se convertía en propietario de CX-32 Radiomundo. Su vocación de DJ y su pasión por la música "vieja" para ese entonces lo llevaron a crear Old Hits, su propio programa radial, y se le ocurrió organizar una fiesta en la que se pudiera bailar la música que le gustaba emitir. Lo que no sabía era que 38 años después esa idea simple de hacer una celebración el día antes del feriado de 25 de agosto para tener a su disposición el edificio Panamericano –en donde estaba el boliche Zum Zum– se transformaría en un fenómeno cultural consolidado como fiesta nacional en Uruguay.

Hoy el edificio Panamericano es la sede de su radio: Océano FM, desde donde se organiza la Fiesta de La Nostalgia 2016.

El Observador habló con Germán Osorio, quien junto a Fernando 'Pelu' Pereyra serán los DJ que animarán la fiesta esta noche.

Desde hace cinco años la celebración tiene lugar en el enorme salón Los Robles en el LATU (Av. Italia 6201), con capacidad para recibir a alrededor de 2.500 personas.

Esta noche se desplegará allí una gran tecnología en cuanto a luces láser y pantallas gigantes. "No creo que haya otro despliegue igual al que se organiza para esta noche", dice Germán Osorio, quien se encargará de musicalizar la más pequeña de las dos pistas que habrá.

"Forever young": ese fue el nombre elegido para la edición 2016 de la Nostalgia, que puede referirse tanto a la canción de Bob Dylan de mediados de los años de 1970 o la de Alphaville de los 1980.

El principal requisito a la hora de elegir la música en la pista principal –a cargo de Pelu Pereyra– es que la canción tenga alrededor de 10 años de antigüedad. En la pista de Osorio se podrá bailar éxitos de la década de 1950 y hasta de la de 1980.

Sin embargo, en un momento de la noche –alrededor de las 5 de la mañana– en el que Tío Aldo y DJ Sanata, ambos personajes que se escuchan en Océano encarnados por Pablo Fabregat y Gonzalo Cammarota, tomarán el control de la música y durante media hora se dedicarán a programar su propio estilo de temas. "Por ejemplo, Pelu no pasa cumbia, pero la cumbia y la música más pachanguera se pasa cuando están Tio Aldo y DJ Sanata", explicó Osorio.

La fiesta intenta que la gente de todas las edades vaya y baile; por eso, en las pantallas gigantes no se pasan los videoclips de las canciones. "Lo hicimos hace algunos años pero la gente se enganchaba a mirar los videos y no bailaba, se quiere priorizar el baile: ese es el espíritu de la fiesta."
Si bien se trata de abarcar la mayor variedad de estilos, hay algunas líneas claras en la lista de 250 temas que se escucharán en cada pista.

En la pista central se concentra todo el despliegue de luces. Allí se apunta a un público que quiere escuchar grandes éxitos del rock argentino de los 1980 y de los 1990. Osorio contó que habrá "mucho one-hit wonder" –bandas que tuvieron una sola canción exitosa– y también "mucha electrónica de los 1990 en adelante".

En cambio, la pista en la que Osorio será el DJ esta noche apunta a un público "de 40 hacia arriba con mucha música disco, mucho rock y mayoritariamente música de los 70". Allí el funk de James Brown y Kool & the Gang no puede faltar.

El ir con pareja, o al menos de a par, es requisito, ya que las entradas solo se consiguen para dos a $ 1.980 (es decir 990 cada uno) e incluyen dos whiskies o tragos, dos cervezas y cuatro refrescos. Todavía quedan tiques disponibles en Abitab.

Populares de la sección