Una chacra de la que se cosecharon conocimientos y buen ánimo

Este nuevo espacio de intercambio de experiencias permitió captar buenos aprendizajes y cargar la batería al 100%

Por Juan Samuelle, enviado a Dolores, Soriano


Asistir a ADP Zone el jueves 6 permitió captar conocimientos e irse con el ánimo entonado. No porque hayan dicho que el precio de los granos o del kilo de novillo será el que se anhela y precisa. Sí porque se pudo cosechar enseñanzas en lo agrícola y en lo ganadero y porque, además, en el remate de la actividad se demostró que alcanzar la felicidad no es tan difícil si valora del modo adecuado lo que se tiene.

José Santos –gerente general de la compañía anfitriona, ADP-Agronegocios del Plata– dijo por ejemplo que hoy la soja está a US$ 350/ton, que son US$ 50 más que lo que se obtenía hace un año y eso genera una lectura optimista, lo contrario a si se pone el foco en los US$ 400 que hoy no existen.

Esta ADP Zone, con el galpón colmado de productores, asesores técnicos y otros actores del agro nacional, se realizó en una de las plantas de acopio que la empresa posee –km 318,5 de la ruta 21, muy próximo a Dolores–. La invitación proponía una instancia para "recargar energía". La idea era parar un poco, informarse y así poder seguir de mejor modo. Y teniendo en cuenta los comentarios de los asistentes, valió la pena estar.

La exposición de cierre la hizo Julio Decaro, sobre "Lo más importante que aprendí en Harvard", una charla motivacional que reconfortó. Allí sintetizó que "lo más importante que aprendí es que dependiendo de mí puedo pasar una semana en el cielo o presentarme al campeonato mundial de la insatisfacción crónica adquirida, con chances de ganarlo".

Santos indicó que esa charla "fue un buen resumen de lo que quisimos trasmitir, el valor de parar para pensar, para reflexionar e identificar cómo hacer mejor las cosas, algo fundamental cuando a diario nos enfrentamos a cambios, a precios que suben y bajan... cuando todo se volvió mucho más dinámico y desafiante".

José Santos en ADP Zone: "se pueden seguir generando buenos negocios"

"Nosotros quisimos hacer una apuesta, como en todos los años, buscando dar como gran mensaje que se pueden hacer las cosas, que se pueden seguir generando buenos negocios", expresó.

En ese marco, se redobló la apuesta a conectar conocimientos e integrar oportunidades y un ejemplo es la sinergia entre las producciones agrícola y ganadera: por decirlo rápido, los novillos de los corrales de ADP-Agronegocios del Plata se comen los granos que conviene darles ese destino.

Previo al almuerzo hubo cuatro bloques de exposiciones, durante la tarde se visitaron ensayos con trigo y colza y en todo el día empresas vinculadas a la anfitriona expusieron propuestas tecnológicas.

Tras la bienvenida a cargo de Santos, Marcos Guigou, Manuel Artigas, Alexis González y Gustavo Polak fueron exponiendo sobre el eje temático "La cocina de la agricultura", una manera amena de ir "elaborando platos" de conocimientos innovadores que los asistentes fueron "degustando".

Posteriormente, en el bloque de genética vegetal hubo exposiciones de Matías Rufo –gerente general de BioCeres Semillas– y Gabriel Di Giovannantonio –comerciante senior de Cargill–, y en el de ganadería lo hizo Anibal Pordomingo, de Nutral Nutrición Animal.


Algunos mensajes

Por mencionar solo algunos de los platos propuestos por los "chefs" que expusieron en ADP Zone, Gustavo Polak, gerente del área de agricultura por ambientes, comentó que en un ensayo en la última zafra de verano se utilizaron distintas variedades de soja atravesando ambientes de bajo y alto potencial, lo que permitió apreciar el valor de uno de los pilares de ADP-Agronegocios del Plata: generar información para un adecuado manejo de los ambientes.

Dijo que se mostró la respuesta de los distintos genotipos en cada ambiente: "en otros años hubo ensayos relacionados con los beneficios de la fertilización, de enmienda y de micronutrientes por ambiente y ya se trazó hacer lo mismo para obtener información sobre densidad por ambiente. El gran objetivo es darle al cliente un mapa de zona, algo que muchas empresas pueden brindar, pero con el diferencial de añadirle un incremento constante en la información sobre cómo utilizar los mapas y la agricultura de precisión, para lo cual es clave nuestra extensa red de ensayos".

En 2015/16, cuando el período crítico fue seco, en ambientes de bajo potencial (que lo es muchas veces porque almacena poco agua) fue donde menos rindió la soja de ciclo corto, sin embargo la que más rindió fue la intermedio-largo, dijo. Por lo tanto, "haber colocado el ciclo corto en ambiente de alto potencial capitalizó el ciclo corto y haber colocado los ciclos largos en ambiente de bajo potencial trabajó muy bien el riesgo y no perdimos rendimiento por haber hecho el ciclo corto en ambientes de bajo potencial".

"Los incrementos de rinde que uno puede tener por elegir mejor la variedad, por elegir la fertilización correcta, por agregar o no micronutrientes, son el 10%, 12% o a reventar el 15%. Eso es muy bueno, porque cada vez es más difícil tener tasas de crecimiento altas. Pero cuando uno ve las diferencias que tiene entre ambientes incluso pegados, muchas veces por suelo, por capacidad de almacenaje de agua, por carbono orgánico, se llega hasta el 30%. Mostré en soja la diferencia entre un buen ambiente donde hablamos de 3.500 kg/ha y otro de bajo potencial con 2.000 kg/ha. Eso es un 33% de incremento de un ambiente a otro", subrayó.

"Uno no puede transformar el ambiente de bajo potencial en alto, pero sí se puede cambiar la variedad, el nitrógeno, sí puede colocar micronutrientes y sí puede encalar los campos", agregó. "Por eso es valioso tener cada campo cartografiado, georeferenciado y con la información hacer un manejo que sea mucho más eficiente", dijo.

Concluyó que actualmente "hay fertilizadora variable, hay sembradora variable y si bien hoy no tenemos maquinaria que pueda separar los genotipos por ambiente, el día de mañana cuando eso esté tendremos la información. Hoy, teniendo el campo ambientado ya se pueden ir separando los ambientes para aprovechar esa información y ya ser más eficiente".

Manuel Artigas, responsable del área de investigación y desarrollo en demillas de la empresa, indicó que en trigo "el foco está totalmente puesto en proporcionarle al productor cultivares que brinden una respuesta óptima en tres exigencias de gran trascendencia: que brinden muy alta productividad, buena calidad de grano y que tengan muy buena sanidad".

"Parece imposible, pero con gran alegría hemos encontrado un par de cultivares que se ajustan muy bien a eso. Uno es Algarrobo, de Florimond Desprez, y en 2017 vamos a realizar el lanzamiento de Curupay, una genética del criadero de la Asociación de Cooperativas Argentinas con el cual estamos haciendo también un vínculo muy fuerte", añadió. Expresó que "son dos cultivares que escapan a lo normal en trigo, cumpliendo con eso que es tan difícil de lograr en un mismo cultivar, que cumpla con esas tres exigencias. De todos modos, a veces pasa que cuando se cuida más o prioriza alguna de esas tres variables se puede descuidar un poco alguna otra, pero al contar con estos dos cultivares que tienen características complementarias el productor en un plan de siembra utilizando Algarrobo y Curupay puede desarrollar su cultivo de trigo teniendo asegurado el rendimiento elevado, la buena calidad y los costos controlados por el respaldo que le dará la sanidad que le brinda esa genética".

Los rendimientos que se logran, ubicados en al menos un 5% a un 10% por encima de la media de los cultivares disponibles en el país, y la calidad que cumple con creces las exigencias del mercado interno y externo son dos baluartes. Pero, además, considerando el actual escenario de precios por este grano, "hoy para que el negocio sirva hay que tener muy buen rendimiento y muy buena calidad, obvio, pero en tercer lugar, en relación al manejo y al tema costos, es clave reducir los costos al mínimo y nosotros apuntamos con esta genética a disminuir a cero prácticamente la aplicación de fungicidas, aplicar sí nitrogeno, hacer cada manejo agronómico que corresponda, pero eso de la mano de una genética que nos permita evitar otras inversiones", señaló.

Alexis González, gerente de producción agrícola, comentó que "el productor debe planificar paso a paso todo lo que hace en su campo, en esto sin dudas el orden de los factores sí altera el producto y mucho, hay decisiones que no cuestan dinero que, a la larga, pueden significar sí mucho dinero. Con pequeñas decisiones en cada cultivo, en cada ambiente, se pueden generar grandes cambios en los márgenes del negocio. No es lo mismo poner la colza, la soja, el trigo en un lugar que ponerlo en otro, no es lo mismo sembrar hoy que hacerlo más adelante o antes".

Para eso, recomendó, "hay que disponer de buena información, completa, y manejarla bien. Es fundamental conocer bien cada ambiente. También hay que estar midiendo todo lo que se hace para sacar conclusiones y tomar luego decisiones mejores, hacer correcciones, planificar mejor. Y es clave la interacción entre tecnologías como la genética y la agricultura por ambientes".

Hoy, por ejemplo, es indispensable en algunos casos sembrar variedades diferentes y hasta cultivos diferentes en un mismo campo existiendo como separación apenas una terraza, una línea, aprovechando los monitores de rendimiento, pilotos automáticos, tecnología disponible para los productores.

Marcos Guigou en ADP Zone: "ojalá podamos seguir construyendo una empresa que tenga una proyección en el exterior mucho mayor".

Guigou, por su parte, destacó que "acá hay un equipo de gente que disfruta lo que hace, que es seguir construyendo una empresa que tiene el desafío de buscar ser una empresa que Uruguay y los uruguayos sientan orgullo de que sea uruguaya. Ojalá podamos seguir construyendo una empresa que tenga una proyección en el exterior mucho mayor a la de hoy, que sea referente en tecnología no solo para la zona, que lo sea para la agricultura mundial, esas cosas están ahí y no solo son para los que viven en el primer mundo, pero hay que hacerlo".

ADP Zone volvió a ser un buen germinador de estímulos, con varios mensajes claros, proactivos. Por citar otro ejemplo, Guigou enfatizó que la demanda por soja es imparable y que se trata de un producto noble cuya producción incluso se debe incrementar. El director general de la empresa, para cerrar su exposición, seleccionó una frase de Steve Jobs que destacó en la pantalla delante de cientos de invitados: "Piensa diferente. Solo aquellos que piensan que pueden cambiar al mundo son los que lo hacen".


El sueño sigue

En su exposición inicial, Marcos Guigou, director general de ADP-Agronegocios del Plata, señaló su orgullo porque gran parte de la responsabilidad de organizar ADP Zone había recaído en su hija Sofía, integrante de la tercera generación de una familia que le inyectó una dinámica muy especial al negocio agrícola nacional. Luego, en otro momento, hubo un reconocimiento a la labor de Líder Guigou, padre de Marcos. Líder recordó que "en 2003, cuando teníamos la ilusión de crear ADP-Agronegocios del Plata, soñaba con muchas cosas. A veces uno sueña y no sabe a dónde puede llegar. Hoy el sueño es realidad, pero también es futuro".

Acerca del autor