Una ciudad conmovida

La Justicia procesó a dos personas por el homicidio de Susana Odriozola en el marco de un supuesto intento de rapiña; se trató de un episodio “inédito” para San José

Por Natalia Gold y Diego Cayota


El asesinato en pleno centro de San José de Susana Odriozola, en la tarde del viernes 19, sembró dudas en allegados a la mujer acerca de la posibilidad de un “ajuste de cuentas”, hipótesis que maneja la Asociación de Funcionarios del Poder Judicial.

Sea ajuste de cuentas o un homicidio en el marco de una rapiña, como determinó la Justicia, se trata de un episodio “inédito” en el departamento, al decir del jefe de Policía local, William Martínez. No es común en el interior este tipo de crímenes y por eso la sociedad maragata se movilizó ayer lunes masivamente.

La Justicia resolvió que el asesinato –cometido al intentar robar a Odriozola– fue cometido por dos personas a las que procesó con prisión.

La víctima era alguacil de un juzgado maragato y hermana de María Noel Odriozola, una jueza penal que se desempeña en Montevideo y ha tenido a su cargo causas como el homicidio y ocultamiento de los cadáveres de dos jóvenes en el barrio El Tobogán en el marco de un enfrentamiento entre narcotraficantes, según informó El País en octubre de 2016.

El modus operandi de los homicidas de la alguacil hizo creer a los funcionarios judiciales que se trataba de un crimen que nada tenía que ver con un robo. Incluso, una de las líneas de investigación apuntaba en esa dirección, según dijeron a El Observador fuentes policiales.

Odriozola salió de trabajar y sobre la hora 19 del viernes 19 fue abordada por dos personas en una moto, cerca de su casa. Una de ellas le disparó a la cabeza. Los funcionarios del Poder Judicial entienden que el móvil no fue un robo y convocaron a una movilización frente a la Suprema Corte de Justicia (SCJ) para hoy martes. Sin embargo, el juez penal de San José, Duvi Teixidor, procesó con prisión a dos hombres en calidad de autor y coautor del delito de homicidio muy especialmente agravado en el marco de un intento de rapiña, según informó el propio magistrado a El Observador.

El autor del disparo se llama Pablo Cedrés y tiene antecedentes por delitos menores. Una mujer, que también había sido indagada por este caso, fue liberada en la noche del domingo.

De todas formas, la Asociación de Funcionarios Judiciales señaló, a través de un comunicado, “que el móvil no fue un robo, pues (a Odriozola) se le disparó en forma mortal sin tocar sus pertenencias”. El sindicato convocó para este martes a un paro nacional de 24 horas. Habrá guardia gremial en los juzgados de familia especializado, adolescentes y penales, así como en la morgue. En ese marco, se movilizarán hasta la SCJ llevando una flor en memoria de la alguacil. “Ante un hecho tan grave que nos enlutece, no podemos permanecer ajenos y denunciamos repudiando tanto esta brutal, como cualquier otra, forma de violencia”, agrega el comunicado. Los vecinos de San José también se movilizaron en la tarde de este lunes en reclamo de Justicia y “hartos de la inseguridad”.

Martínez aseguró que las investigaciones siguen su curso para tratar de agregar nuevos elementos al caso. Sin embargo, señaló que la investigación realizada hasta ahora “no encontró ningún elemento” que lleve a conjeturar otro escenario distinto al determinado por la Justicia.

El hecho

Según se desprende del dictamen del fiscal, Alfredo Ruiz, en la tarde del 19 de mayo, Cedrés le pidió la moto a un vecino para ir hasta la farmacia para comprarle un medicamento a su esposa.

Junto a otra persona que manejó la moto se dirigieron hacia el centro de la ciudad y vieron a Odriozola caminando hacia su casa.

Cedrés descendió de la moto y trata de robarle la cartera, la alguacil no la entregó. Ante la “resistencia esgrimida por la víctima” y la imposibilidad de apropiarse de la cartera, el delincuente decide disparar su revólver calibre 32, hiriéndola en la cabeza. Los hombres se fugaron sin llevarse nada y se encontraron con un grupo de conocidos en la calle Noruega, a quienes comentaron el hecho. “No vayan para arriba porque nos mandamos tremenda cagada”, aseguraron, según dice el dictamen de la fiscalía.

Finalmente, los delincuentes devolvieron la moto sobre la hora 21, con la chapa debajo del asiento y no colocada en su lugar como cuando la recibieron. El casco, que también le había prestado el vecino, no fue devuelto.

Una vez detenidos, el conductor de la moto confesó el hecho ante la Policía y después ante la Justicia, aunque luego se arrepintió y quiso cambiar su versión. Sostuvo que los hechos narrados en su versión primaria le fueron aportados por la Policía. “F. M. detalla extremos vivenciales que solamente puede conocer quien protagonizó el hecho y no alcanza con alegar poco después que sufrió apremios físicos por parte del personal policial y que se retracta de todo lo dicho”, agrega el dictamen. El otro procesado negó su implicancia en el homicidio y asegura que le devolvió la moto a su vecino a los 20 minutos de habérsela pedido.

Lea también: Silencio, lágrimas y un reclamo masivo

Violencia

El homicidio de Susana Odriozola sucedió en medio de varios hechos violentos en distintas partes del país. Este domingo, Carlos Alberto Ventura de 36 años fue asesinado de tres tiros en el Chuy. El hombre tenía antecedentes penales, por lo que la Policía estima que se trata de un ajuste de cuentas, según informó Subrayado.

La semana pasada un hombre fue herido de bala por hinchas de Cerro durante el clásico ante Rampla en tercera división. Unas 10 personas llegaron al complejo Sebastián Bauzá del Club Atlético Bella Vista, donde se disputaba el partido para increpar a Luis “Ronco” López, director técnico del plantel principal de Rampla que el fin de semana anterior había derrotado a Cerro. Los hinchas albicelestes increparon a López, pero el seguridad del club, Miguel Servetti, se interpuso y recibió un balazo en la espalda. El abogado de los testigos del hecho, Ignacio Durán, lamentó que sus defendidos “no tienen garantías de nada” y aseguró que “están asustados”. Nadie fue procesado por este caso.

Hace dos semanas, una mujer que había sido testigo de un homicidio fue asesinada en la puerta de su casa, luego de que el Ministerio del Interior, tras decisión judicial, le quitara la custodia por haberse mudado sin avisar a la Policía.


Populares de la sección