Una cocina multicultural

Mirando Mundos es un espacio polifacético, que aglutina restaurantes, una galería de artesanías y un escenario con espectáculos en vivo

Entusiasmo… Esa tal vez sea la palabra que mejor defina a Txepi Ruiz, directora y chef de Mirando Mundos, un  espacio que no se limita sólo a ser un simple restaurant.
El establecimiento, hijo y vecino del Hostel Jardines Colgantes de Babilonia -primer emprendimiento en el país de la mencionada chef venezolana-, suma además una galería de artesanía latinoamericana, y un escenario donde se presentan diversos shows en vivo cada semana.
Txepi, una de las caras más visibles del proyecto social “Ciudad Vieja Florece”, parece dueña de ese don tan caribeño, de inundar de alegría cada proyecto al que se acerca.
Y Mirando Mundos no es la excepción.

El espacio es difícil de catalogar.
En lo que parece un antiguo parking de la Ciudad Vieja, se descubre un hermoso recinto multicolor, cuyas paredes están adornadas con hermosos murales que representan las calles de cualquier ciudad colonial latinoamericana, en proyección perspectivada que parece imbuirnos más en estos paisajes lejanos.
En este recinto habita una galería de artesanías latinoamericanas, a las que se suman en temporada de fríos, las mesas del salón del restaurant.
Más al fondo, y ya a la intemperie, conviven tres cocinas independientes desde las que salen los manjares de la casa.

En la pared del fondo destaca el escenario sobre el que por las noches actúan en vivo músicos, cómicos y demás artistas.
Sólo a título informativo, este viernes 22 de abril se presenta Diego Delgrossi con su show de humor en formato stand up (más detalles aquí).

A LA CARTA
Mirando Mundos ofrece tres restaurantes que funcionan en paralelo y se presentan en una única carta.
La Espiga de Trigo reúne platos relacionados con panes, picadas y cocina regional latinoamericana, Piemonte nos acerca cocina italiana, con pastas, pizzas y calzones, y El Buscador de Perlas aglutina la cocina de mar del día.

En nuestra visita, la chef nos ofreció un recorrido por sus platos más icónicos.
Probamos Pique a lo Macho, plato boliviano muy popular, ideal para picadas, que constituye una suerte de salteado de pequeños dados de carne de ternera con papas fritas, una mirepoix de morrones, cebolla en julianas y especias. Presenta una versión picante (a lo macho, con chiles) y otra versión no picante sin pimientos.
Luego probamos dos de sus pastas: Sorrentinos en salsa Funghi,  rellenos de ricotta, y luego Spaghettis al Cartoccio, en una suerte de “Papillote”, con verduras, mozzarella y orégano.
Todos los platos nos resultaron muy sabrosos, y celebramos particularmente la valentía de sumar una preparación boliviana a la carta, que nos pareció tan rica como interesante.

Los platos principales fueron  acompañados por un vino Pisano RPF Merlot-Tannat muy equilibrado.

Al momento de los dulces, la casa nos sugirió una suerte de Coulant de dulce de leche, acompañado de helado y salsa de frutillas, rico pero cocinado de más, ya que el centro del bizcocho no estaba crudo y líquido como debe ser.

SOBREMESA
Mirando Mundos no es un restaurant más; su oferta completa es bien distinta.
La comida está elaborada con esmero y calidad, al margen que ofrezca el plus de preparaciones latinoamericanas difíciles de encontrar en otros establecimientos de la ciudad.
La belleza de su salón principal encierra un atractivo en sí mismo, al que se suman las artesanías que allí se comercializan, y los interesantes shows en vivo que ofrecen por las noches.
Estamos contentos por la Ciudad Vieja y celebramos emprendimientos así, que dinamizan zonas que por mucho tiempo fueron vilipendiadas.

MOZO, LA CUENTA
Pique a lo Macho boliviano: $ 350; Spaghetti Cartoccio: $ 350, Sorrentinos: $ 350; Vino: $ 280; Agua: $ 60; Coulant de Dulce de Leche: $ 150; Café $ 50. No se cobra cubierto. Total de la mesa para dos: $ 1.590.
Precio por comensal: 795 pesos.

Mirando Mundos está ubicado en Sarandí 310 entre Alzáibar y Colón.
El horario de atención al público es Martes, Miércoles y Domingo de 11 a 18 horas, y Jueves, Viernes y Sábado se extiende de 11 a 23:30 horas.
Por reservas y consultas, el teléfono de contacto es el 2914 62 68 y el  2916 34 26.
Para ver una galería de fotos de Mirando Mundos, visitar este enlace.


Comentarios

Acerca del autor