Una forma de ser británico: gritó el nombre de su equipo de fútbol y se lanzó contra los terroristas

Roy Larner fue acuchillado ocho veces mientras los enfrentó a golpes en un pub del Borough Market.
¿Cómo reaccionar ante la irrupción de un trío de terroristas en un pub o restaurant donde uno está por lo general intentando relajarse? Por ridícula que suene, la pregunta es cada vez más pertinente en ciudades como Londres, donde el sábado pasado tres terroristas mataron a siete personas y enviaron a 49 al hospital luego de atropellar una multitud con una camioneta y luego perseguir a pie a caminantes en una de las zonas más turísticas de la capital británica.

Roy Larner, de 47 años, reaccionó de la manera más arriesgada, menos pensada y más aclamada hoy en día en el Reino Unido. Cuando los terroristas de Estado Islámico entraron al pub Black and Blue donde se encontraba, comenzaron a atacar gente. En ese momento, decidió hacerles frente haciendo referencia a su equipo de fútbol.

Larner explicó que los terroristas entraron al pub diciendo "Esto es por Alá" e "Islam, Islam, Islam". En ese momento, él les gritó "Váyanse a la mierda, yo soy del Millwall". El saldo de su pelea contra los terroristas es shockeante: ocho cortes de entidad, aunque afortunadamente ninguno interno que complique más su situación.

Larner, quien se encuentra en el área de cuidados intensivos de un hospital londinense, fue fotografiado por el diario británico The Daily Mail portando un libro que sus amigos le enviaron al hospital llamado "Aprender a correr", en una muestra evidente de cómo los vecinos de Londres reaccionan apelando al humor contra los horrores de un acto como el que sucedió el pasado sábado.

Embed

"Yo solo hice lo que tenía que hacer", dijo Larner al diario The Sun. "Como un idiota les empecé a contestar a sus cánticos islámicos y luego me lancé contra ellos". Los terroristas fueron automáticamente contra él. "Era yo contra ellos tres", explicó, y añadió que el combate duró unos 20 o 30 segundos en los cuales él lanzó puñetazos constantemente a los atacantes. De ahí que recibiera la tremenda cantidad de heridas, sobre todo en el área de la cabeza y las manos, contó.

El arrojo de Larner no llamó precisamente la atención de su madre, Phylis, de 78 años. "No tiene miedo mi hijo. Va a dar tanto como pueda. Es bastante bocón y pendenciero y no le va a hacer asco a una pelea. No le va a importar si el otro tiene una pistola o un cuchillo".

Las acciones de Larner permitieron a muchos clientes del lugar escapar del Black and Blue, por lo cual hoy en las redes sociales se lo celebra como "El león del London Bridge", en alusión al felino que está en el escudo de su equipo -hoy recientemente ascendido a la segunda división del fútbol inglés- y que es símbolo de su hinchada.

Además, una petición en Change.org solicita que se le conceda la Cruz del príncipe Jorge, la distinción más importante que un civil puede recibir en Inglaterra.

Una página en el sitio Just Giving ya juntó además más de 10.000 libras para ayudar a Larner con su tratamiento, o quizás para que nunca más tenga que pagar una cerveza en un pub de su ciudad.

Fuente: El Observador y Agencias

Populares de la sección