Una minoría de 8% bebe la mitad del alcohol que se consume en Uruguay

Son 261.000 uruguayos los que presentan un uso problemático de la droga
El alcohol es la droga más consumida por los uruguayos. En 2015 se incrementó la ingesta –a contracorriente con lo que ocurrió en el resto del mundo- y se tomaron 42,5 litros de bebidas alcohólicas per cápita.

Pero esa cifra no concuerda con la realidad, porque las personas no consumen de manera equitativa. De hecho, un informe de la Junta Nacional de Drogas al que accedió El Observador, revela que más de la mitad del alcohol es ingerido por el 21% de los consumidores, lo que corresponde al 8% de los uruguayos. Este dato surgió de la VI Encuesta Nacional de Hogares realizada en 2014.

El uso problemático de alcohol es aquel que genera situaciones vinculadas al consumo que afectan la salud del individuo, tanto a ellos mismos como en la esfera social. Pero no necesariamente tiene que ser alguien que consume siempre, sino que se incluye a quienes toman solo en eventos sociales pero que cuando lo hacen ingieren en gran cantidad.

"La percepción del daño que produce el alcohol es bajo, sobre todo con la cerveza", Cecilia Dell'Acqua, toxicóloga de la JND

El perfil de los uruguayos que presentan un uso problemático, extraído de la encuesta, refleja que la mayoría son hombres, residentes en Montevideo, de entre 18 y 35 años de edad, tienen una frecuencia de consumo igual o mayor a dos veces por semana y que consumen más de seis tragos por ingesta.

De los 261.000 uruguayos que presentan un uso problemático del alcohol, solo 1,5% inician un tratamiento, un dato que preocupa a las autoridades, al igual que el aumento en la precocidad del consumo.

La edad promedio en que se inicia el consumo de alcohol es a los 16,8 años, siendo la edad más frecuente a los 15. El consumo habitual de cinco o más tragos por ingesta en los jóvenes de entre 15 y 18 años es de los más altos, siendo así en el 10,5% de los adolescentes consumidores. Sin embargo los que más consumen son los de entre 19 y 25 años: 12,6% de los de esa franja aseguraron tomar cinco o más tragos en una misma ingesta.

"Teniendo en cuenta que a los 18 años el 81% de las personas probó alcohol y que la edad de inicio de ese tramo es 14 años, es esperable que de mantenerse el actual escenario, sea próximo a esta edad el inicio promedio", dice el informe. Por esa razón gran parte de la campaña para reducir riesgos se centra en atacar "la previa".

Con respecto a la frecuencia del consumo la respuesta fue diferente. El informe concluye que a mayor edad, mayor es la proporción de personas que consumen con una frecuencia de cuatro o más veces por semana: mientras que en las personas de entre 56 y 65 años lo hacen el 13,4%, esta cifra es del 0,4% entre los adolescentes de 15 a 18.

Cambio de política


Recientemente en Uruguay y en el mundo se comenzó con una nueva política para enfrentar a las drogas: de Reducción de Riesgos y Daños. Esta surgió a partir del fracaso de las estrategias tradicionales, que le habían declarado la guerra a estas sustancias. Por esa razón comenzaron a implementar campañas de regulación –como la de la marihuana en Uruguay- para lograr controlar las sustancias que se consumen y de esa manera poder disminuir riesgos.

"La guerra contra las drogas, focalizada exclusivamente en un enfoque represivo, no sólo no ha logrado solucionar el problema, sino que lo ha agravado exponencialmente", escribió el año pasado Luis Almagro, secretario general de la OEA, según se cita en el informe de evaluación de la estrategia Nacional para el abordaje del problema drogas en Uruguay, de la JND.

Lo que buscan es disminuir los efectos negativos que son provocados por las drogas, tanto legales como ilegales. Es decir que se pone énfasis en el riesgo y no en el efecto que producen.

En el caso del alcohol, este riesgo depende de muchas variables, como la dosis de alcohol ingerido, la frecuencia del consumo, los cuidados antes y después del mismo, entre otros.

Los efectos del alcohol en las personas son varios, como el daño al hígado o el páncreas, cáncer de esófago, hígado, colon o mamas, infertilidad o disfunción sexual. A esto se le suma el aumento de probabilidades de tener accidentes automovilísticos que pueden producirle daños a otras personas.
Por esa razón, el consumo problemático de alcohol y otras sustancias psicoactivas fue identificado como uno de los 15 problemas críticos por el Ministerio de Salud Pública.

En ese sentido, la cartera estableció como uno de los objetivos para los próximos cinco años la reducción de la prevalencia de los usos problemáticos de alcohol en la población.

"Ahora la salida no es al boliche, es a tomar"

Una de las prioridades para la cartera es atacar "la previa", una costumbre instalada en la población joven. Es por eso que durante el verano realizaron la campaña "Free Pass", en la que regalaban entradas gratis a quienes ingresaran a un baile sin haber consumido alcohol. Según informaron desde el MSP a El Observador esta campaña continuará en los meses de setiembre y octubre en los departamentos de Salto y Paysandú, para luego repetirla en verano en Canelones, Rocha y Maldonado.

La toxicóloga Cecilia Dell'Acqua, aseguró que el tipo de consumo ha variado en los últimos años, especialmente en los jóvenes, ya que "ahora la salida no es al boliche, es a tomar. El joven no percibe que el alcohol puede derivar en otras cosas y termina siendo a ver quién aguanta tomar más", aseguró.

Para la experta, al problema de las previas se le suma un conflicto con la mezcla de sustancias, en especial de alcohol con "energizantes", que por los contenidos considera que deberían ser considerados "estimulantes". "Pasa como con la cocaína, al tomar un estimulante no te das cuenta de que estas borracho" y eso pasa a ser un problema para los que conducen a pesar de estar alcoholizados porque no se dan cuenta de que les hizo efecto.

Populares de la sección

Acerca del autor