"Una política sin gestión no logra llegar tan lejos como debería"

Luego de liderar el proceso de transformación energética a nivel nacional, Ramón Méndez pasó a filas de la IMM como asesor del intendente y con el objetivo de transformar Montevideo
"Algo que me motiva mucho es contribuir desde mi lugar, a la transformación de la sociedad". Esta frase, aunque podría parecer general y utópica, es en lo que concentra su atención Ramón Méndez (55) todos los días para aportar su granito de arena. Doctor en Física, ex docente universitario e investigador, es, como se llama a sí mismo, la "cara visible" de la política de transformación energética de Uruguay, que comenzó en 2008 cuando ingresó a la Dirección de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM).

Luego de siete años al frente de este ambicioso proyecto, de la mano de su amigo –y quien lo llevó a la actividad política– el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, decidió emprender otra tarea a través de la que seguirá buscando "cambiar la sociedad". Ahora es asesor de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) en planificación estratégica de políticas públicas y su trabajo, fundamentalmente, es "aplicar gestión a la política", para lograr resultados en los ejes de acción en los que se trabaja en el gobierno departamental.

¿Cómo evalúa la gestión al frente de la Dirección de Energía?

Estuve con tres ministros diferentes y con un equipo formidable. Tengo la alegría de haber construido una política de Estado, consensuada entre todos los partidos políticos, pero además, de haber involucrado a varios uruguayos en esto; empresarios, trabajadores, expertos internacionales, entre otros, que hicieron posible la transformación.
Y se lograron US$ 7.000 millones de inversión: es el triple de la inversión en UPM Y Montes del Plata juntos. Eso está diseminado en casi todos los departamentos, lo que generó, además, 50.000 puestos de trabajo.

Ese trabajo le valió estar en el puesto 46 de los líderes mundiales, según la revista Fortune. ¿Cómo tomó este reconocimiento?

Para un tipo que se había dedicado a la investigación y tener otro tipo de reconocimientos en universidades del mundo, que una revista como Fortune me colocara entre 50 líderes mundiales, me supera totalmente. Lo tomo como un reconocimiento a lo que hemos hecho en Uruguay, a lo que fuimos capaces de hacer colectivamente.
Todos los proyectos necesitan una cara visible y liderazgos, pero se precisa también una cantidad de gente que se entusiasme con el proyecto, que se comprometa y lo lleve adelante.

¿Qué lo llevó a ocupar el cargo de asesor en la IMM?

La propuesta que me hizo Daniel (Martinez) me pareció super interesante. Tenemos una forma de trabajo parecida, de sumar el conocimiento a la ideología, la gestión a la política concreta.
La gestión por sí sola no sirve si no hay un fuerte contenido ideológico detrás y, a su vez, una política sin gestión no logra llegar tan lejos como debería.

¿Cómo quisiera transformar Montevideo?

Hay seis grandes ejes de trabajo: la movilidad, la limpieza, la integración social y convivencia del territorio, la ciudad inteligente y sostenible, el vínculo con la ciudadanía y la gestión de los RRHH, planificación estratégica, establecimiento de metas e indicadores. Todos son temas transversales. Hay que romper las chacras y mirar transversalmente.

¿Qué rol juegan los actores privados en la transformación de la ciudad?

En la Dirección de Energía conseguimos la transformación energética porque hubo un rumbo claro de las políticas públicas. Dijimos "vamos para allá por 20 años". Eso, naturalmente, para el inversor es clave. Si le definen las reglas de juego claras y con continuidad en el tiempo, es la panacea.
Muchas veces e históricamente –y no es solo un tema de Uruguay sino de América Latina en general–, es el sector privado el que propone iniciativas, incluso cuestiones de infraestructura o para las políticas públicas, y es la administración la que decide qué tomar y qué no.
Necesitamos caminos claros sobre los cuales vamos a avanzar, para entusiasmar al sector privado y que compitan las empresas entre sí para ver cuál tiene la mejor solución que se necesita para la política pública.

Participó del último Tedx y se enfocó en el cambio climático. ¿Cómo vivió la experiencia?

Me encantó el ambiente que existe en Tedx. Que tengas a miles de montevideanos jóvenes que no solamente están interesados en ver cosas que los sorprendan, sino que tienen una actitud positiva y aceptan las ideas planteadas, es algo que necesita la sociedad: tolerancia ante el planteo de ideas.

Populares de la sección

Acerca del autor