Una salida para microemprendedores

A través de Saint Denise, Carolina Zimet incorpora a la venta por catálogo de artículos para el hogar la posibilidad de contar con microcréditos del Banco República
Carolina Zimet trabajaba en banca privada, tenía su propia cartera de clientes, flexibilidad horaria y seguridad económica. Sin embargo, sentía que ese trabajo no la "llenaba".

Del mundo financiero decidió pasar a fundar una empresa que brinda la posibilidad a terceros de vender por catálogo, y a recibir como algo cotidiano mensajes del tipo "pagué la fiesta de 15 de mi hija gracias a ustedes". El saber que con su trabajo genera impacto económico y social, le confirma día a día que está en el camino correcto.

Junto a su hermano Alejandro, desde 2012 dirige Saint Denise, una firma de venta por catálogo de artículos de cama, cocina y baño a la que Zimet considera como "el Uber de la venta directa". La marca se presenta como una salida laboral para quienes no están en el mercado o necesitan de un ingreso extra.

Zimet conoció la empresa en 2012 en Argentina. Se enamoró de los productos y vio potencial para traerla a Uruguay, ya que si bien la venta directa existía, consideró que no había algo que ofreciera lo mismo que Saint Denise. Fue así que convenció a su propietario para instalarse en Uruguay y se asociaron.

Como al trabajar junto con Argentina dependían del envío de la mercadería, muchas veces los artículos llegaban meses después de lanzado el catálogo. Fue por eso que hace un año los Zimet decidieron comprar la filial uruguaya. Hoy factura US$ 1 millón por año y cuenta con 2.000 "clientes", que son quienes venden los artículos y a quienes Zimet ve como socios. Su plan para este año es duplicar o triplicar la facturación.

"La venta directa es un gigante calladito en Uruguay. Mueve US$ 50 millones", comentó la emprendedora. El 70% de los clientes de Saint Denise son del interior del país.

Palanca para crecer

En forma reciente, Zimet ha incorporado la posibilidad de que sus clientes puedan acceder a microcréditos. (Ver apunte "Potenciar crecimiento")

Como también es economista, en su carrera Zimet ya había entrado en contacto con el mundo de las microfinanzas. Notó que en Uruguay no estaba muy desarrollado y se dio cuenta de que era justamente lo que estaba faltando en Saint Denise. "Me di cuenta de que nosotros hacíamos eso. Solucionábamos lo que era dar el emprendimiento a la gente, lo que faltaba era el financiamiento", recordó.

Fue así que tras una reunión con la encargada de microfinanzas del Banco República llegaron a una alianza en 2016 y comenzaron a otorgar microcréditos directamente desde Saint Denise. "Ha sido una palanca para que los emprendedores puedan crecer un montón".
El margen de ganancia de los microemprendedores que trabajan con Saint Denise es del 40%.

Libertad emprendedora

La empresa cuenta con una sucursal ubicada sobre la calle Justicia y Amézaga. Unas 13 personas –entre ellas varios familiares– trabajan día a día en ese espacio, que funciona como oficina, call center y depósito.

Según comentó Zimet, otro diferencial del emprendimiento respecto a otras empresas que se manejan con esa modalidad, está en la libertad, flexibilidad y posibilidades que brinda a sus clientes, quienes a partir de Saint Denise generan sus propios microemprendimientos sin la obligación de vender todos los meses.

La persona que desee vender los productos de Saint Denise puede comprar los catálogos que necesite, cuyo precio es de $ 200 (se publica uno cada seis meses). Una vez comprado el catálogo, Saint Denise ofrece diversas herramientas para facilitar las ventas, pero deja total libertad al cliente en la manera de proseguir.

"Es bien distinto a lo que hay en Uruguay. Te llevas el catálogo, vendés y la mercadería en realidad la tenés que comprar vos, pero la ganancia también es mucho mayor. Entonces requiere un poco más de emprendedurismo que otras empresas de venta directa. La gente que vende de esta manera se siente emprendedora, que representa a la marca", apuntó.

Según la directora de Saint Denise, esa libertad, sumado al tipo de producto y herramientas para vender, son un motivo para que sus clientes sean desde jóvenes que venden por Mercado Libre hasta personas de 70 años que optan hacerlo de manera más tradicional, ya sea vistiendo su casa con los artículos de la marca y haciendo reuniones, como dejando el catálogo en una peluquería, o visitando casas para mostrar la mercadería, entre otras. "Aprendo cosas de los clientes todo el tiempo", dijo Zimet.

Destacó que varios de los microemprendedores son hombres. A su vez, como Saint Denise no excluye la posibilidad de que también vendan de otras marcas, contó que muchas veces el "cliente" crea su propia página de Facebook, con el nombre que desee y ofrece productos de diversas marcas. "No les exijo que no vendan otras cosas, entonces muchas veces les va muy bien en la unión", apuntó.

La marca se acerca a sus potenciales clientes a través de su página de Facebook y haciendo publicidad en la red social. Además cuenta con la web saintdenise.com.uy.

Los productos son importados de diversos países entre los que se encuentran China, Brasil, India o Pakistán y se elaboran en fábrica especialmente para la marca. Alejandro Zimet, que es arquitecto, viaja a esos países y elige los diseños de los productos.

Potenciar crecimiento

Los microcréditos son pequeños préstamos que se ofrecen a las personas con capacidad emprendedora que carecen de los recursos para acceder al sistema bancario tradicional.

"Nuestra misión es contribuir a la inclusión financiera de todos los sectores que no acceden a la banca tradicional, en particular de las microempresas.En el desafío de alcanzar a todos los microempresarios con soluciones apropiadas, es que trabajamos con empresas como Saint Denise". Inés De los Santos. Analista comercial de República Microfinanzas del Brou.

Mediante la alianza de Saint Denise con el BROU, la empresa ofrece préstamos a partir de la firma de un vale; se paga la mitad en 30 días y la otra en 60 días, y la tasa de interés es de 30% anual. Se pueden llevar la mercadería firmando un vale con Microfinanzas BROU (directamente desde Saint Denise sin ir al banco). Por ejemplo, si se solicita un préstamo por $ 5.000, se abona la mitad en 30 días y la otra mitad a los 60 días de firmado el contrato. Y el interés es de $ 250 a pagar en dos cuotas de $ 125. Por lo tanto, el préstamo se abona en dos cuotas de $ 2.625. Esos microcréditos empezaron en setiembre de 2016 y en 8 meses se entregaron más de US$ 80.000. Viene en alza: solo en el último mes se entregaron US$ 20.000.



Populares de la sección