Una tendencia saludable y milenaria

Las semillas y los granos no tradicionales se instalan tímidamente en la alimentación regular de los uruguayos, por sus beneficios para la salud económicamente accesibles
Durante siglos se creyó que los gladiadores de la Antigua Roma, sanguinarios luchadores que se jugaban la vida en las arenas de combate, tenían una dieta exclusivamente a base de carne. Parecía lógico: su despliegue físico y la tensión constante de las luchas requería una importante ingesta de proteínas. Sin embargo, un estudio reciente de la Universidad Médica de Viena demostró que, muy lejos de lo que se creía, la mayoría de estos hombres eran vegetarianos. Más sorprendente aún resultó descubrir que en muchos casos, la dieta de los gladiadores se basaba fundamentalmente en los granos y semillas presentes en la época, como la cebada o el trigo.

Este descubrimiento dejó en evidencia que este tipo de alimentación está intrínsecamente relacionada con la historia de la humanidad y que las sociedades se sirvieron de las diferentes propiedades de los granos y las semillas a lo largo de toda su existencia; incluso en civilizaciones muy distantes entre sí, como los egipcios con el lino o los pueblos andinos con la quinua. Miles de años después de las luchas de los guerreros romanos, las propiedades de estos alimentos se convierten nuevamente en una tendencia importante en las dietas modernas. Uruguay no es la excepción.

Cada vez son más los uruguayos que o bien se acercan a preguntar sobre los productos o ya llegan con nociones, recetas y conocimientos de las bondades de estos alimentos, que se han constituido como uno de los pilares de la alimentación diaria en numerosas familias, aseguraron especialistas y vendedores de tiendas dedicadas a estos alimentos.

_cds7421.jpg

Luciana Porcelli, nutricionista y una de las dueñas de La Molienda, dijo a El Observador que el interés de los consumidores locales se ve reflejado tanto en sus compras como en las consultas que realizan. La especialista explicó que gran parte de los interesados se generan en las propias recomendaciones de los médicos, que aconsejan incorporar este tipo de alimentos en la dieta para, por ejemplo, complementar los desayunos o las meriendas de todos los días.

"Hay personas que vienen con nociones que aprendieron en las redes sociales, a través de artículos que leen por ahí y que muchas veces no son muy confiables. Otras veces buscan alimentos que les recomendaron conocidos o amigos que ya los consumen y que aprendieron a incluirlos en su dieta", aseguró Porcelli.

En casi todos los locales asesoran a los clientes sobre los productos que se pueden comprar. Por ejemplo, en La Molienda sus empleados están capacitados para guiar al consumidor inexperiente en estos rubros alimenticios; en otros comercios tales como Madre Tierra o Niter S.A. hay folletos disponibles que explican las propiedades de cada uno de los productos.

Mariano Capurro, gerente comercial de Madre Tierra, aseguró que la tendencia a consumir estos alimentos no solo es un fenómeno local, sino que viene precedido de dietas importadas del exterior. "Hay una tendencia internacional en crecimiento de consumir semillas y granos, de la alimentación saludable, de la llamada raw food (comida cruda). Muchas dietas vegetarianas los incorporan por sus propiedades, por el calcio y las vitaminas que aportan", dijo.

¿Semillas o granos?

Pese a que muchas veces se utilizan como sinónimos, no todas las semillas son granos, pero sí todos los granos son semillas.

Según información del sitio Comer Mejor, las semillas se dividen en granos o cereales, legumbres, frutos secos y otras ricas en distintos aceites. Dentro del primer grupo se encuentra la cebada, el mijo, el sorgo, la avena, el maíz, el centeno y seudocereales como el amaranto, el trigo y la quinua. Estos alimentos se volvieron a convertir en una tendencia gastronómica en el país, sobre todo por sus propiedades vitamínicas.

18LU02 2COL _cds7368.jpg

Sus beneficios, explicó Porcelli, son varios: "Tienen hierro, grandes cantidades de grasas, mucha vitamina E y Omega 3".

Justamente, este último elemento es uno de los que hace posible que las semillas y los granos sean de los principales antioxidantes, ya que previenen el deterioro de las células individuales y de los tejidos.
Una de las preocupaciones recurrentes respecto a estos alimentos es que debido a su alto contenido graso y calórico pueden llegar a resultar contraproducentes y un factor decisivo en el aumento del peso. Sin embargo, Porcelli descartó esta cuestión por el simple motivo de que para que esto suceda se deberían ingerir en grandes cantidades.

"Tienen una suma de calorías importante, pero las cantidades que se consumen, por más grandes que sean, no llegan a significar un número que influya en el aumento de peso en general. Por poner un ejemplo, la chía o las semillas de lino tienen muchas calorías, pero por comer una cucharada diaria (siete u ocho gramos), que es lo que se recomienda, no se va a afectar el organismo en cuanto al peso", dijo.
Porcelli explicó además que el cuerpo humano desecha gran parte de la semilla, dado que los mecanismos digestivos no pueden, en algunos casos, procesar debidamente las cáscaras de estos alimentos.

Los granos de moda

La semilla preferida por los consumidores uruguayos, según los vendedores de los locales consultados, es la chía. Oficialmente conocida como Salvia hispánica, es una de las que posee mayor concentración de Omega 3, junto con el lino. Justamente, por la concentración de este elemento que tiene es que es uno de los mejores antioxidantes que se pueden encontrar.

"El mayor consumo lo vemos con semillas de chía y con la quinua, que se convirtieron en productos de uso masivo para el consumidor. Después están los productos más tradicionales como el lino, el sésamo, el girasol. El precio de la chía bajó mucho porque se planta en casi toda la región, algo que anteriormente no sucedía; venía casi exclusivamente de México o Bolivia", afirmó Capurro.

Además del consumo de las semillas en su forma más básica, el gerente de Madre Tierra informó que se incrementó la ingesta de derivados, que presentan las mismas propiedades de los granos en otros formatos. "Por ejemplo, de quinua hay hojuelas, copos y harina, presentaciones que sirven como suplemento alimenticio y que son utilizadas por muchos deportistas. Es el mismo grano pero en distintos formatos, con otra presentación".

Gastón Monza, propietario de Niter S.A. coincidió en que la chía es el producto más solicitado, y agregó que los consumidores también llevan lino, girasol pelado, mijo pelado, quinua y amaranto.

"Hay una tendencia a querer cuidarse más y a sustituir la harina de trigo por harinas alternativas, como las de centeno, arroz o garbanzo. En los cereales, la gente busca propiedades que complementen medicamentos. Por ejemplo llevan chía, que ayuda a bajar el colesterol, o semillas de zapallo, que tienen beneficios para la próstata. Entonces, como todos estos productos tienen propiedades benéficas, la gente los incorpora a su dieta", resumió Monza.

La popularidad de estos alimentos también responde al bolsillo del consumidor. Algunas semillas y granos, por ser productos que se consigue en muchas partes de Latinoamérica a costos de importación relativamente bajos, tienen un precio económico. Por ejemplo, el medio kilo de chía ronda los $ 100, mientras que el precio de los 200 gramos de quinua es de aproximadamente $ 50.

Ya sea por su economía o sus propiedades, el consumo de granos y semillas se ha instalado en la dieta de los uruguayos, que como los gladiadores de la Antigua Roma, los egipcios o las culturas precolombinas, hacen de esta forma de alimentación una de las tendencias gastronómicas más fuertes de la actualidad.

Amaranto. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), este grano está catalogado como el alimento para el futuro de la humanidad por su valor nutritivo.

18lu03 amaranto 1col.jpg

Chía. La chía, por sus propiedades nutritivas y por ser uno de los granos más baratos del mercado, es uno de los preferidos de los consumidores. Se puede consumir de varias formas: por ejemplo mezclada con yogur o como agregado en ensaladas.

18lu03 chia 1col.jpg

Omega 3. Estos ácidos grasos se encuentran dentro de la familia de las grasas saludables y están presentes en varios granos y semillas, como la chía. El Omega 3 ayuda, por ejemplo, a prevenir la osteoporosis y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Dos recetas

Tomates rellenos de quinua

Ingredientes

Una preparación para cuatro personas requiere:
-4 tomates
-6 cucharadas de quinua
-¼ cebolla picada
-¼ morrón rojo picado
-¼ zanahoria hervida en cubos
-1 cucharada de aceite

Preparación

-Cocinar la quinoa en agua hirviendo por 10 minutos hasta que esté tierna
-Mezclar todos los ingredientes en un bol
-Ahuecar los tomates y completarlos con el relleno

Hamburguesas de mijo

Ingredientes

-2 tazas de mijo pelado
-1 cebolla, 1 cebolla de verdeo, 1 diente de ajo
-1 cucharada de orégano
-1 cucharada de perejil
-Sal
-2 cucharadas de levadura de cerveza
-750 cc agua

Preparación

-Remojar por una noche el mijo
-Hervir en tres tazas de agua hasta que se evapore
-Mezclar todos los ingredientes picados, darle forma y colocarlos en una placa de horno rociada con spray vegetal
-Cocinar por 15 minutos hasta que estén doradas

Precios

Chía

$ 51- 250 gramos
$ 190 - 1 kilo

Quinua

$ 68 - 250 gramos
$ 128 - 500 gramos

Amaranto

$ 56 - 250 gramos
$105 - 500 gramos

Lino

$ 55 - 1 kilo
$ 275 - 5 kilos

Locales


18LU02 2COL _cds7443.jpg

La molienda
18 de Julio 890
Tel: 2903 25 15

Madre tierra
Democracia 2022
Tel: 2402 4170

Niter S.A.
Br. Batlle y Ordóñez 3381
Tel: 2481 7929

Mercado Verde
Jaime Zudañez 2511
Tel: 2710 1999

El Naranjo
Av. 8 de Octubre 3492
Tel: 2509 3237

Populares de la sección

Acerca del autor