Una única función para experimentar la historia de una heroína española

El unipersonal Mariana, mujer de Lorca, se presenta mañana en el Circular

"Mariana era mensajera, prisionera, esposa, madre, traidora, revolucionaria", enumera la actriz Patricia Tiscornia, sin pausas, sin recuperar el aliento, dándole forma a la liberal española Mariana Pineda, que fue inmortalizada tanto por la historia de su país como por la pluma de Federico García Lorca y la de Santiago de los Reyes, y que presentará mañana su propia versión de la mártir en el Teatro Circular, con una única función en Montevideo.

Denunciada durante la Restauración de Fernando VII por bordar "Ley, Libertad, Igualdad" en la bandera y acusada de pertenecer a una conspiración, Pineda fue condenada a morir "a garrote vil", siendo luego enarbolada como heroína de la causa liberal. "Ella tiene muchas aristas. Mariana es cuchillo en los dientes", continúa Tiscornia, que será la encargada de interpretar a la heroína española en el unipersonal Mariana, mujer de Lorca.

Ambientada durante la reclusión de Pineda en el convento de Santa María Egipciana, Mariana, mujer de Lorca desata la reflexión, haciendo un recorrido por los diferentes momentos de su vida y por sus distintas pérdidas. "La obra atraviesa el abandono de sus hijos a causa de la libertad, la denuncia política, el amor. Va hilvanando los momentos de la obra original" de Lorca, sin perder la fidelidad a la creación del poeta, precisa.

Para Tiscornia y De los Reyes, la narrativa se planteó como un desafío, dada la naturaleza misma del español. "Lorca está lleno de imágenes y de simbolismos. Tuvimos miedo de que no se entendiera la historia, pero la obra logra llegar directamente al espectador por su poesía, por su humanidad", agrega Tiscornia. "Agarra de la mano al público y lo va llevando por todas sus emociones".

Con un trabajo cimentado a partir de la investigación y las lecturas, la actriz logró "encontrarle el cuerpo" a Pineda. "Es una mujer que se deconstruye y se vuelve a construir todo el tiempo, y está tensionada por sus hijos, por el mal, por la libertad, por el amor".

La "montaña rusa de emociones" de Pineda se ve cristalizada no solo a través de la expresividad de Tiscornia, sino también de una puesta en escena minimalista, que privilegia la presencia de la actriz y busca reflejar la soledad del personaje, sin desatender su resistencia.

"Mariana Pineda nació en 1803. Lorca escribió su versión en 1925 y nosotros la estamos montando ahora, en 2016. Ha logrado trascender la geografía, las barreras. Y el lenguaje que se maneja es el nuestro, porque aunque sea metáfora y simbolismo, toca fibras que todos tenemos: la pasión, la lucha. Son palabras y sentimientos que están al alcance del Río de la Plata", señala.

"Mariana es única, pero también refleja muchas actitudes que todos tenemos, así como decisiones que todos tenemos que tomar en algún momento de la vida".

Acerca del autor