Universidad ORT celebró los resultados de su Preincubadora

En cinco años el Centro de Innovación y Emprendimientos ayudó a más de 100 proyectos

El Centro de Innovación y Emprendimientos (CIE) de la Universidad ORT aprovechó el cierre de año para reconocer el apoyo de Ferrere Abogados y Banco Santander, que fueron los pilares del programa que ha logrado constituir, desde 2007, unas 46 empresas.

En el mismo acto realizado el miércoles 18, el CIE presentó el libro Emprendedores, que recopila información sobre 27 proyectos seleccionados entre todos los preincubados por el centro.

El director del CIE, Enrique Topolansky, explicó que los logros del centro se deben a tres pilares de trabajo: la comunicación y sensibilización para despertar el espíritu emprendedor, la formación de competencias y habilidades para que los emprendedores sean capaces de pensar “fuera de la caja” y por último preincubar, que tiene que ver con darles apoyo para que las ideas se conviertan en una realidad.

Según Topolansky, el contacto constante del centro con empresas y con la sociedad, les permitió captar necesidades y detectar problemas a los que aportar valor.

En el último año el centro realizó 42 actividades de sensibilización sobre el espíritu emprendedor presentando casos de éxito, espacios de intercambio y distintas acciones para que los alumnos capten la forma de pensar del emprendedor.

Por los talleres del CIE pasaron 1.100 emprendedores que están dispuestos a desarrollar una actitud emprendedora. “Para lograr esto trabajamos rediseñando la currícula, agregando materias como Actitud Emprendedora, Modelos de Negocio y Emprendimiento y Sociedad”, indicó Topolansky.

Este año se presentaron 150 ideas al comité de selección, 18 fueron seleccionadas y finalmente nacieron seis nuevos emprendimientos.  

Testimonios
El CIE invitó para contar sus experiencias empresariales a los ex alumnos de la universidad y actuales emprendedores, Marcelo Lanfranconi (Paganza) y Agustín Napoleone (DVelop).

El primero es representante de una de las últimas generaciones que recibió el apoyo del centro y el segundo de la primera generación.

Napoleone resaltó que su empresa DVelop nació hace seis años luego de una jornada académica a la que asistió que se centró en el tópico emprendedurismo, un concepto que escuchaba por primera vez en su vida.

DVelop, una fábrica de software de soluciones de alto valor agregado en tecnología, surgió como un proyecto de fin de carrera. Hoy está alojada en el LATU, integrada por 25 personas y comercializa  sus productos en más de 20 países.

Lanfranconi explicó que su proyecto Paganza -una aplicación que permite pagar las cuentas desde el celular con solo escanear un código de barras- atravesó en 2013 un año de validación.

El emprendimiento, que transita su segundo año de vida, ganó diversos concursos uruguayos e internacionales. Además, está logrando crecer casi al 40% mensual en cantidad de usuarios.

Lanfranconi subrayó que una de las enseñanzas más valiosas que le dejó su formación fue que las personas se comprometen más con los proyectos cuando enfrentan desafíos.           


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios