"Uno de los pilares de INIA es la producción científica con cercanía al productor"

El presidente del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria habló del nuevo Plan Estratégico
Acaban de recibir al Comité de Asesoramiento Internacional, que integran varios institutos de prestigio mundial.

Lo más importante que queremos transmitir es que se trata de un ámbito dentro de la estructura del INIA, no una consultoría. Es un ámbito donde instituciones parecidas de Irlanda, España, Nueva Zelanda e Inglaterra analizan la realidad del INIA y nos dejan sus impresiones y reflexiones. Lo hacen cada dos años y esta fue la segunda visita. El cuerpo gerencial de INIA les entrega un documento que reseña las acciones en base a definiciones adoptadas. Por ejemplo, fue muy clara hace dos años la necesidad de generar una estructura de investigación robusta. Se creó la Gerencia de Investigación. En ese proceso, esta gente revisa lo hecho y da nueva recomendaciones.

¿Qué necesidades tiene INIA?

Hay una necesidad de consolidar indicadores simples, objetivos y transparentes respecto a lo que hacemos en producción científica, generación de información, transferencia, comunicación, capacitación del capital humano. Se avanzó y hay una propuesta que se pondrá en marcha en el nuevo Plan Estratégico. En 2015, la gente hablaba con el INIA y le decíamos que estábamos haciendo el Plan Estratégico, pero en algún momento se tiene que concretar. La lección aprendida es que el Plan Estratégico hay que revisarlo todos los años y también tiene que tener metas. En el nuevo Plan Estratégico hay metas, además de una cartera de proyectos bastante más reducida. No en recursos económicos, sino integrando muchos proyectos aislados o dispersos.

¿Hubo algún otro fruto después del encuentro con el Comité?

Sí, que después de dos años de trabajo liderado por la Unidad de Cooperación Internacional se definió con quién queríamos asociarnos, tener proyectos conjuntos y poner plata de ambas partes. Así generamos una alianza estratégica con estos institutos que tienen una visión agroexportadora, donde todos ponemos plata. Y definimos un proyecto de acción conjunta en el área de la intensificación sustentable en la ganadería. Cofinanciaremos ese proyecto conjunto buscando el cobeneficio entre aumento de la productividad y la sustentabilidad.

Se puso en funcionamiento una plataforma sobre salud animal y vienen otras. ¿Cuál es el concepto que las mueve?

Además de salud animal, habrá plataformas económica, agroalimentaria, de la propiedad intelectual e inteligencia estratégica, así como una de ensayos a largo plazo. Todas tienen en común la visión de que sean espacios donde el INIA pone recursos pero integrando todas las capacidades que tienen otros institutos, universidades (los campus, por ejemplo) en esas áreas. La señal es que nadie tiene las capacidades como para hacer solo las cosas. Es la generación de espacios para que se encuentren las capacidades. Nos falta avanzar en la gestión, y también implicará un cambio en la asignación de los recursos. Tenemos que generar herramientas donde los recursos no sean solo para las capacidades del INIA. Es un desafío nacional. Un país tan chico cómo Uruguay no puede ser que muchas veces los recursos terminan satisfaciendo a algunos y otros quedan por el camino.

¿Qué balance haría del reciente viaje a China, donde integró la delegación oficial?

Con la Academia de Ciencias Agrícolas de China tenemos acuerdos desde 1994. Hace tres años hay un punto de inflexión en la estrategia pues revisando lo hecho no había mucha esencia. En 2013, les planteamos elegir un tema. Primero invitamos una misión china a Uruguay para generar un proyecto conjunto. Teníamos los lineamientos de los ministros: que sea en las acciones comerciales más importantes, en aquel momento en soja. Los chinos estaban interesados en poner un pie en América del Sur ya que compraban el producto. A esa misión china siguió otra uruguaya, que permaneció varios meses en el gigante asiático para elaborar ese proyecto técnico y presupuestal. Este proceso culminó en el reciente viaje. Ya había acuerdo de nuestra parte y ahora trajimos la aprobación al más alto nivel de China. Cerramos una primera etapa.

¿Qué gana Uruguay?

China es la boca de consumo del mundo en expansión, hay una revolución del consumo. Pero China también se está convirtiendo en una potencia en la investigación y la generación de información. Las dos partes nos autoimpusimos en este proyecto conjunto al menos generar la formación de un par de estudiantes de maestrías trabajando en este proyecto con estadías largas en ambos países. Es importante el cambio de estrategia: poner todos los cartuchos en un tema. Y respetar lo acordado, cada uno pone recursos y gente. Y también a medida que avanzamos poner el foco en otros como la carne y el arroz. Y sobre todo cruzando gente que se forme acá y allá. Generando el conocimiento personal. Hay un primer veterinario iniciando un posgrado en China.

¿Cuáles son los pilares del nuevo Plan Estratégico?

Lo resumo en una frase: producción científica con cercanía al productor. Y luego la generación de metas e indicadores para poder evaluar si los objetivos se han cumplido y qué hay que cambiar. Y, en tercer lugar, saber que las capacidades no las tenemos todas nosotros y sería ilógico que con nuestro presupuesto diéramos sustento a todos los desafíos. Por ello cada peso que pone el INIA lo tiene que articular y hacer sinergia con los otros pesos que pongan otras instituciones o generadores de conocimiento.

FICHA

Edad: 51 años

Estado civil: casado, dos hijos

Profesión: ingeniero agrónomo con maestría y doctorado

Cargo: presidente del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA)

Hincha de: Peñarol

Populares de la sección

Acerca del autor