Unott teme que reestructura afecte fuentes de trabajo

La comuna maneja "todas las alternativas" para evitar que tarifa suba $ 2 en setiembre
Quedan dos semanas para que haya otra posible suba del precio del boleto urbano de Montevideo y la administración del intendente Daniel Martínez corre contrarreloj para presentar una propuesta y evitar que el aumento sea de $ 2, tal como sucedería si la paramétrica que regula la tarifa se mantiene como está. A medida que setiembre se iba acercando las autoridades dejaron de hablar de la posibilidad de impedir la suba y empezaron a hacer énfasis en las chances de que esa suba sea la menor posible. La comuna aseguró que sigue trabajando con esa meta, lo que provocó el temor de la Unión Nacional de Trabajadores del Transporte (Unott) de que, a última hora, la intendencia presente una propuesta que recorte la cantidad de operadores en el sector.

"El miedo nuestro es que se afecten los lugares de trabajo. Las primeras medidas no deberían afectar la estabilidad laboral", manifestó a El Observador el secretario general de la Unott, José Fazio.

La preocupación se fundamenta en las alternativas que se fueron manejando por la administración de Martínez en los últimos meses para abaratar los costos del servicio de transporte. Una de las propuestas implicaba modificar las líneas de las diferentes empresas y así evitar superposición de recorridos del transporte que hoy existe, aunque las autoridades nunca llegaron a especificar si implicaría la supresión de ómnibus o sería una redistribución. Eso se suma a que el intendente declaró en varias oportunidades que el rol de los guardas tiende a desaparecer con el avance de la tecnología. "El mundo cambia. Si te querés quedar quieto, hermano, te va a pasar la historia por arriba", dijo en julio a Teledoce, aunque advirtió que en ese momento no tenía previsto hablar de recortes en el sector.

Sin embargo, hoy la comuna no descarta ninguna posibilidad y tiene sobre la mesa "todas las alternativas" para intentar que el aumento del precio del boleto sea el menor posible, según informó a El Observador, el director de Transporte de la IMM, Máximo Oleaurre. "No puedo aliviar su temor", respondió acerca de la preocupación de los trabajadores.

La IMM había iniciado una serie de reuniones con las empresas Cutcsa, UCOT, Coetc, COME y con el sindicato para trabajar en posibles cambios a la paramétrica que determina el precio del boleto, pero esas instancias quedaron en suspenso la semana pasada a raíz de un pedido del gremio de trabajadores de no continuar con la reestructura del transporte hasta que no quedara resuelto de manera definitiva el futuro de los trabajadores de Raincoop que aún están en el seguro de desempleo. A partir de entonces, la administración ha mostrado cierto hermetismo a la hora de informar sobre las alternativas que está manejando para evitar la suba de $ 2, que se aplicaría en setiembre cuando se ajuste el salario de los trabajadores del sector.

Otra de las opciones que se manejó en la administración fue extender el uso de la tarjeta STM para el pago de boletos y brindar beneficios en la tarifa a quienes compren los viajes por adelantado, lo que haría que el rol de los guardas empiece a tener menos carga de trabajo. Según los datos de la Unott, en el rubro del transporte de pasajeros hay unos 7.000 trabajadores y cerca de la mitad se desempeñan como guardas.

El talón de Aquiles

El precio del boleto es, junto con la limpieza de la ciudad, el punto más sensible de la administración de Martínez. En su primer año de gestión la tarifa del boleto común subió en dos oportunidades $ 2, lo que hizo que el precio saltara de $ 24 en $ 28. En la administración anterior de Ana Olivera los aumentos habían sido de $ 1 cada vez. Los argumentos de la comuna son que, con la paramétrica tal cual está diseñada, el precio debe ajustarse dos veces al año, en marzo y en setiembre, que es el momento en que se ajustan los salarios de los trabajadores. Según la IMM,los salarios determinan 72% de la tarifa.

Ante este panorama, la oposición ha aprovechado para resaltar los defectos del gobierno departamental. En la Junta de Montevideo, el edil del Partido de la Concertación, Marcos Laens, criticó el hecho de que a un año de la gestión de Martínez aún no haya logros en cuanto al precio del boleto y la reestructura del transporte.

En el Parlamento, el diputado nacionalista Juan José Olaizola, quien integra la comisión de Transporte de Diputados, señaló a El Observador que la comuna debería "redondear para abajo" la próxima suba de la tarifa, para contrarrestar el aumento que realizó en marzo, el cual aseguró que tendría que haber sido menor del que fue. "Si en marzo se ajustó al alza, que ahora que se ajuste a la baja", indicó.

A la espera de Raincoop

Aunque la IMM había empezado reuniones con las empresas y con los trabajadores del transporte para cambiar la paramétrica que regula el precio del transporte, las reuniones quedaron en suspenso hasta tanto no haya avances en la situación de los trabajadores de Raincoop. Si bien ya se había definido el reparto de los operadores a diferentes empresas, aún el 66% de los exsocios de la cooperativa están en seguro de desempleo a la espera de que los llamen.

Populares de la sección