UPM y el gobierno comienzan estudios de viabilidad locativa

La multinacional examinará cuál es el mejor lugar para la planta
El gobierno y UPM comenzará a realizar estudios de localización para determinar el lugar más propicio para instalar una nueva planta procesadora de celulosa, dijo a El Observador una fuente política.

En pocos días se pondría en marcha la conformación de comisiones "político-técnica", integradas por funcionarios del gobierno y de la empresa, para empezar a trabajar.

La fuente consultada dijo que no parecería ser que UPM fuera a determinar la localización de la planta sin escuchar al gobierno y sin analizar exactamente los impactos que pueda tener.

En este sentido, la idea de la empresa es examinar los escenarios posibles en función del impacto social y ambiental que se proyecta, y en base a las necesidades operativas y logísticas que la empresa requiere. En la evaluación pesa tanto la viabilidad técnica como la inversión necesaria.

Según pudo saber El Observador, los representantes de UPM en Uruguay tomaron con "sorpresa" el anuncio de la instalación de una nueva planta en territorio uruguayo.

De hecho, personas que mantienen relaciones comerciales con la empresa también manifestaron sorpresa ya que, en comunicaciones pasadas, la empresa había dado a entender que no habría una segunda planta en Uruguay y que la orden de Finlandia era estudiar la posibilidad de instalarla en Brasil, cerca de la frontera.

En ese caso el abastecimiento sería a través de las plantaciones que la empresa tiene en Cerro Largo y Tacuarembó. La razón por la que UPM pretendía instalar la planta en Brasil era su disconformidad con la infraestructura y la logística uruguaya. Sin embargo, algo cambió. Y la semana pasada llegó el anuncio que sacudió a propios y ajenos.

En un comunicado, la multinacional informó que había iniciado conversaciones con el gobierno uruguayo.

"Las conversaciones incluirán el ferrocarril, rutas y caminos, que son actualmente el principal desafío en el interior profundo del país para la instalación de operaciones industriales de gran escala, conectada a un puerto con profundidad adecuada", indicó la empresa en un comunicado.

El viernes 15, el presidente, Tabaré Vázquez, anunció el acuerdo para facilitar la instalación de la tercera fábrica de este tipo en el país-

"El gobierno nacional está decidido a trabajar en este proyecto", dijo el presidente en una conferencia de prensa en la residencia de Suárez. Vázquez señaló que la obra implicará una inversión de US$ 4.000 millones por parte de UPM y unos US$ 1.000 millones del Estado uruguayo. "En total serán US$ 5.000 millones. Esto no tiene antecedentes en la historia económica del país", agregó.

"Para el gobierno nacional es muy importante desarrollar este emprendimiento. Es una obra grande que hace la empresa", dijo. Entre puestos directos e indirectos, se generarán 8.000 empleos durante la etapa de construcción.

Un día antes el Consejo de Ministros recibió a representantes de la empresa y allí terminaron de acordar los elementos que cierran las primeras etapas del plan para instalar la pastera en Uruguay.

Populares de la sección