Uruguay albergará en 2017 sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Propuso financiar el encuentro ante falta de recursos
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebrará el año próximo un período de sesiones en Montevideo, luego de aceptar informalmente la propuesta hecha por el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, para albergar estas actividades en el país, dijeron a El Observador fuentes del organismo internacional. Esto supone asumir los costos de organización y de esa forma aliviar a la CIDH ante la grave crisis financiera que atraviesa.

Durante los períodos de sesiones de la CIDH, órgano autónomo de la OEA, se realizan audiencias públicas en las que mayormente se enfrenta a la sociedad civil cuyos derechos humanos fueron vulnerados con los Estados. Además, los integrantes de la Comisión analizan casos que eventualmente pueden ser llevados a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la otra pata del sistema interamericano, y estudian solicitudes de medidas cautelares para defender derechos de personas o comunidades en riesgo.

La CIDH inició semanas atrás una campaña para dar a conocer la escasez de recursos con la que contaba, de US$ 1 millón para poder enfrentar el presupuesto hasta fin de año, e instó a los países americanos a contribuir con fondos para salir de la crisis.

Nin Novoa se reunió ayer con una delegación de la CIDH en República Dominicana, donde se celebraba la Asamblea General de la OEA, y allí recogió la gratitud de la organización. Según las fuentes consultadas, Uruguay aportará unos US$ 70.000 a la Comisión, que servirán para pagar el traslado y estadía de la delegación que llegue desde Washington, y también se hará cargo de los costos logísticos en Uruguay, que incluyen, por ejemplo, la traducción simultánea a los idiomas oficiales de la OEA.

La fecha del encuentro aún no fue fijada, precisaron las fuentes.

Para las sesiones de julio y octubre de este año, que debieron ser suspendidas por falta de fondos, la CIDH preveía un gasto de 250.000 dólares.

En su intervención ante la Asamblea General de la OEA, el canciller Nin Novoa dijo ayer que Uruguay había ofrecido albergar una de las sesiones de la Comisión Interamericana en 2017 en Montevideo. El funcionario añadió que el país está preocupado por el "posible desmantelamiento" del sistema interamericano de derechos humanos dada su crisis financiera, y que eso debe ser evitado porque "la OEA ha jugado siempre un rol importantísimo para garantizar y promover los derechos humanos en la región".

Este apoyo se da en momentos en que el excanciller uruguayo Luis Almagro es secretario general de la OEA y que el uruguayo Renzo Pomi se encuentra entre los cinco finalistas para el cargo de secretario ejecutivo de la CIDH.

La Comisión Interamericana tuvo un rol preponderante en el caso del poeta argentino Juan Gelman y su nieta, la actual diputada Macarena Gelman, al presentar la demanda ante el Estado uruguayo en 2010 por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura.

La CIDH informó que este año recibió donaciones voluntarias países miembros como Antigua y Barbuda (US$ 1.800), Argentina (US$ 40.000), EEUU (US$ 2,5 millones), Perú (US$ 5.000) y Uruguay (US$ 24.500), pero dijo que eso no era suficiente para cubrir el presupuesto luego del 31 de julio. Hace cinco años, las donaciones voluntarias de los países americanos habían sido por 5 millones de dólares.

Populares de la sección