Uruguay en el Mundial del Brangus

Federico Maisonnave, jurado en el Congreso Mundial, informó que los sudafricanos planean llevar material genético sudamericano
Un uruguayo fue uno de los protagonistas del 8° Congreso Mundial Brangus, del 9 al 13 de mayo al sur de Bloemfontein, en el centro sur de Sudáfrica: Federico Maisonnave, quien se desempeña profesionalmente en Paraguay y en EEUU, fue uno de los jurados en el congreso.

En el mismo, durante tres días, en un marco espectacular –al pie de la Black Mountain–, hubo charlas de genética, marketing y tecnología aplicada a la producción de carne y la jura. La actividad siguió con una gira –se recorrieron 2.500 kms en siete días– en la que se visitaron ocho establecimientos y la Expo de Nampo, la muestra agrícola-ganadera más relevante en esa nación africana.

Maisonnave explicó que "fue una jura muy interesante, al principio un poco difícil, pero después de que agarramos ritmo la pudimos hacer en tiempo y forma".

Clave: movilidad y datos


"Se juraron las variedades roja y negra por separado y luego se sacó un campeón supremo. Al ser un Congreso Mundial, se permitió traer animales entrados en edad, en machos y en hembras había animales de 14 meses a 11 años. Se separó todo en categorías de 16 a 24 meses, de 25 a 36 meses y de más de 36 meses. En machos y hembras y en las dos variedades. La idea fue mostrar lo mejor de la raza, inclusive toros en colecta y donantes", explicó.

Añadió que no se mostró nada de bozal, "toda la jura fue con los animales preparados, pero sueltos, así se facilitó bastante ordenarlos ya que al estar siempre el animal en movimiento se notan mucho los problemas o virtudes que tienen al caminar. Cuando el animal está quieto, se hace una jura aburrida y a veces te podés comer algunos detalles que no se ven si no caminan sueltos".

Indicó que "soy una persona que mira mucho los números de lo que me ponen enfrente, especialmente si son datos objetivos, con los DEP's o los EBV's. En este caso, los datos que teníamos eran edad en meses, EBV's y en el caso de las hembras también contábamos con la edad del primer parto, edad de la preñez (o servicio), intervalo entre partos y producción de embriones. Especialmente en el caso de las hembras, las posiciones finales las definieron los números que indicaban mayor fertilidad, edades tempranas al primer parto e intervalos entre partos cortos".

Maisonnave comentó que "los ambientes de pastoreo sudafricanos son muy duros, hay muy poco pasto, las distancias que caminan los animales son muy largas, hay mucha garrapata, no hay sombra o es muy poca, hay mucha pendiente y la temporada seca es extrema; y están saliendo de la peor seca en 160 años".

Por lo tanto, dijo, "el criterio que primó en la jura fue buscar animales intermedios, de buena caracterización racial, que caminacen bien, de buenos aplomos, profundos y con buena aptitud para producir carne, buen desarrollo testicular y en el caso de las hembras hicimos mucho hincapié en números que indicaran fertilidad superior. Al final del día habíamos encontrado muy buenos ejemplares para definir los campeonatos. El público en general apoyó el criterio y quedó conforme con los resultados", citó.

Un paquete imbatible


En relación al nivel y al tipo de Brangus que encontró, señaló que esta raza "es muy noble y sólida. Al ser una raza híbrida, junta lo mejor de dos razas (Angus y Brahman) y a eso se le suma un 30% a un 40% de heterosis. Es un paquete imbatible. En todos los países que se está haciendo el Brangus los libros siguen abiertos. Es una raza que viene en un proceso de consolidación importante a nivel mundial y los números crecen todos los años".

En el caso de esta exposición, manifestó, "los animales que vinieron a competir tenían como mínimo cuatro generaciones de registro. Luego en el campo vimos todo el espectro, desde animales comerciales, absorbentes, hasta de cinco y seis generaciones".

Gran recurso genético


"Creo que la genética Brangus sudafricana es un gran recurso genético. Los reproductores se seleccionan en ambientes extremos, con poco pasto, sombra y con mucha garrapata. Son animales bien funcionales. Vacas de 480 kilos bien fértiles y que normalmente destetan terneros de 230 kilos a 270 kilos sin suplementación del ternero y con buena suplementación mineral a las madres. Tienen suelos parecidos a los de Uruguay, muy pobres", expresó.

Se avanza en la apertura de fronteras sanitarias "para el intercambio genético", dijo Maisonnave.

Otra característica positiva que observó "es que la mayoría de su Brangus está absorbido sobre una base genética mayormente Bos Taurus + un mínimo de Bos Indicus. Esto hace que tengan un animal muy carnicero, de tamaño intermedio pero sumamente adaptado y productivo. Ya cuentan con 30 años de colecta de datos y selección asistida con el Breedplan (EBV's), entonces se ve un ganado muy consistente en lo que produce y fácil de mantener con pocos insumos. Es uno de los Brangus más productivos que he visto como población. Creo que se complementa muy bien con lo que tenemos en nuestra región".

Reflexionó que "trabajamos en la apertura de fronteras sanitarias para comenzar con el intercambio genético. Ellos hoy tienen solo tres fuentes de abastecimiento (EEUU, Australia y Sudáfrica), pero al igual que nosotros, piensan que el próximo paso va a ser llevar material genético sudamericano. Así nos lo hicieron saber".

Fuerte presencia del Mercosur


Posteriormente destacó que "como delegación del Mercosur fuimos unos 18 participantes: técnicos, operadores genéticos y criadores. El Mercosur fue bien representado, algo muy lindo".

Después del congreso "nos fuimos de gira por varios establecimientos ganaderos y agrícolas-ganaderos. Fue una gira muy rica y con un gran grupo humano. Todos los sudafricanos trabajaron para presentar bien sus proyectos y nos recibieron con los brazos abiertos. Me saco el sombrero ante semejante recibimiento, de gente de gran humildad, muy trabajadora, me encantó ver a las familias ayudándose y absolutamente todas viviendo en el campo. Tienen mucho parecido a nosotros en las limitantes sociopolíticas y de seguridad. Me vine muy identificado con sus causas, ¡fue un gran evento en todo sentido!".

Jura en afrikaans, español e inglés


Federico Maisonnave, curiosamente, se enteró luego de la jura cómo fue que terminó siendo uno de los tres responsables de calificar la genética Brangus en el 8° Congreso Mundial de Sudáfrica.

"Había estado en el grupo final de candidatos, creo que por el idioma (había que hacer una jura en Inglés y en castellano) y el conocimiento. El jurado que se había elegido fue Carlos Ojea Rullán, a mi humilde entender uno de los mejores a nivel mundial en la actualidad, pero por problemas personales no llegó al Congreso Mundial y enseguida los sudafricanos armaron una dupla entre P. J. Budler, asesor y jurado americano de gran nivel (hizo la jura en inglés) y yo. Luego sumaron a un técnico de Namibia, Ziggy Von Ludwitz (hizo la jura en afrikaans), con 40 años de jura encima. Así que formamos un trío", comentó.

"Es difícil jurar de a tres, porque muchas veces tenés que lidiar no solo con la discrepancia de criterios, sino también con la personalidad de los otros jurados, que quieren imponer su criterio frente a los de los demás. Por suerte con el americano coincidimos en el 99% de los casos, mirábamos los animales de la misma forma y teníamos el mismo orden de criterios... fue un excelente ejercicio y nos tomamos el tiempo suficiente para tomar bien las desiciones y, por sobre todo, dar las explicaciones correspondientes", comentó.

Agregó que "uno se tiene que tomar esto de las juras con mucha responsabilidad, lo ponen ahí para que ordene el trabajo de productores que vienen con años y años de trabajo, ¡no es fácil!".

Trotamundos


En 1999 Federico Maisonnave se contactó con la familia estadounidense Reznicek, que hacía ganadería en Soriano. En tanto esperaba terminar sus estudios, viajó a EEUU a trabajar como peón y perfeccionar su inglés en una de las cabañas Brangus líderes: Cow Creek Ranch, en Alabama, dirigida por Joe y Joy Reznicek. Hizo de todo: "lavar maquinaria, chilquear, alambrar... me fueron asignando tareas con el rodeo, atender pariciones, recrías, los toros padres... me enviaron a feedlots en Amarillo, Texas, donde trabajé en la recorrida diaria, hospital, maquinaria, molinos... ¡gran experiencia!". Volvió al país, emprendió un proyecto familiar al sur de Aiguá que involucró la creación de la cabaña Martín Pescador, en cuyo marco se captó el rodeo Brangus que la familia Reznicek decidió liquidar en Soriano y se recibió de agrónomo. Comenzó a viajar a EEUU y en el Mercosur y Joe le planteó encarar el negocio de vender genética en el sur de América. Después se dedicó a armar programas de exportación de carne con marca de Uruguay a Europa y Rusia. Finalmente, se radicó en Paraguay, donde comenzó a trabajar en negocios de tierras, siendo hoy productor y asesor de firmas ganaderas allí y en EEUU.

Populares de la sección

Acerca del autor