"Uruguay está retrocediendo en su inserción internacional"

Para experto, faltan políticas activas para mejorar el comercio con el mundo
Nicolás Albertoni es licenciado en negocios internacionales y cursa un doctorado en la Universidad de Southern California. Entiende que Uruguay está en un proceso de retroceso en inserción internacional, mientras sus competidores avanzan en esa materia. Sostiene que el país debe acercarse a la Alianza del Pacífico y también formar negociadores comerciales acordes a los tiempos actuales. Además, afirma que fue un error del gobierno haber desaprovechado la oportunidad de integrar el TISA. A continuación, una síntesis de una entrevista con El Observador.

¿Uruguay está dando los pasos correctos en inserción internacional?

No. No está estancado, sino retrocediendo. Cuando se observa que Nueva Zelanda tiene negociado un acuerdo comercial con China y que de un 20% de arancel va a pasar a tener 15% y luego 5% y Uruguay no está haciendo nada la predicción de futuro es muy fácil: uno va a ser más caro que el otro.
Por eso digo que estamos retrocediendo. Si le sumamos lo que no estamos haciendo bilateralmente, más toda la incertidumbre internacional, el retroceso es mayor. Nos cuesta entender el negocio internacional, pero mañana directamente no lo vamos a comprender para nada si seguimos en este camino.

¿Qué tendría que hacer el gobierno?

Invertir en debates estratégicos. Soy un defensor del debate de Mercosur si o no. Pero hoy no hay espacio político ni internacional para poner ese debate en la opinión pública, porque viendo las variables uruguayas va a terminar siendo una cosa de izquierda o de derecha, cuando en realidad es mucho más profundo. Si se mira la canasta exportadora de Uruguay no es complejo que el 20% de los productos vayan a Brasil, pero sí que el 50% del total de las exportaciones se haga sin preferencias comerciales.

¿El camino es apostar a acuerdos bilaterales?

Algo concreto sería seguir el acercamiento con la Alianza del Pacífico como un trampolín. Un punto más jugado sería por qué no pensar mañana en unirnos los países pequeños de la Alianza y el Mercosur y poder pensar juntos y negociar acuerdos. Costa Rica, Chile, Uruguay y Paraguay; los cuatro pequeños de ambos bloques negociando acuerdos conjuntos. La Alianza del Pacifico desafió mucho al Mercosur.

Hasta 2011 podíamos criticar mucho al Mercosur, pero cualquier nos decía: qué alternativa hay. No había más nada. Pero la Alianza deja a los países negociar bilateralmente los acuerdos; por eso nos increpa, porque es diversa, grande, latinoamericana y es mucho más dinámica que nosotros. Tenemos que acercarnos para mimetizarnos más en este estilo. La bilateralidad absoluta es muy difícil.

¿El gobierno cometió un error cuando decidió no participar en el TISA sin haberlo discutido con mayor profundidad?

Un inmenso error. ¿Cómo puedo hablar de un tema de inserción comercial trascendental cuando se planteó hacer un debate público de seguir negociando un acuerdo y no se siguió? Quedó demostrado que este gobierno en materia comercial prefirió más hablar hacia su interna que realmente pensar en el país que se viene. Lo del TISA fue un ejemplo claro. Lo marcaría como un antes y un después. Como una confirmación de que en muchas cosas este gobierno se resignó en materia de inserción internacional.

¿No observa entonces que de acá hasta el final del gobierno haya avances significativos en inserción internacional?

Creo que cerrará algunos temas que están abiertos, pero no veo ningún camino nuevo a abrirse. No veo que el gobierno quiera asumir alguna toma de riesgos. El que venga tiene que pensar las cosas seriamente en materia comercial. Solidificar una dirección comercial dentro de la cancillería, que ya existe pero que sea más dinámica. Tenemos muy buenos diplomáticos, pero nuestra diplomacia no es comercial y no por culpa de ellos. Si a mí en los últimos 30 años me vienen diciendo algunas cosas no voy a tener motivación para formarme en otras. La cancillería tendría que avanzar en esta materia, formar negociadores comerciales.

Siempre se dice que tenemos muchas embajadas, pero pocas oficinas comerciales por el mundo.

Sí, es una crítica histórica esa. Se ha tratado de mejorar mucho, pero igual es más complejo. Los que van a oficinas comerciales no tienen experiencia en eso. Difícilmente tengamos gente que haya hecho carrera comercial. Eso también falta. Y después otro ímpetu. Los tiempos de los países son limitados. La pregunta es: ¿qué debatimos hoy como país? Estuvimos dos meses debatiendo sobre Venezuela. Eso no nos tiene que sacar el tiempo de negociar otras cosas comercialmente, porque nuestros competidores sí están hablando de eso. Por eso estamos retrocediendo, En otros temas, capaz que en debates más públicos, son otros los tiempos, pero en esto puedo afirmar que el tiempo vale oro. Y lo estamos perdiendo.

Experto en comercio

Nicolás Albertoni nació en Salto en 1987. Es investigador en el Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica, donde se graduó como licenciado en Negocios Internacionales e Integración. En la actualidad cursa un doctorado en la Universidad de Southern California. Es master en la School of Foreign Service de Georgetown University.

Sus investigaciones se centran en las oportunidades de inserción internacional de Uruguay, procesos de integración en América Latina y el comercio mundial. Además, conforma el Consejo Académico Nacional del Centro de Estudios para el Desarrollo. Hace semanas estuvo en Uruguay para participar del 50 aniversario de la Unión de Exportadores donde realizó una disertación sobre las relaciones comerciales del país.

Populares de la sección

Acerca del autor