Uruguay fuera de la lista de mercados de bienes pirateados y falsificados

Por Fernando Wins y Carlos Loaiza Keel

Control sí, pero con agilidad

Carlos Loaiza Keel

En esta última edición del año de Consultor Tributario, agradecemos muy especialmente el aporte del Cr. Fernando Wins, Gerente de Control y Riesgo de la Dirección Nacional de Aduanas, quien aborda una grata noticia para nuestro régimen de Zona Franca, al que hemos dedicado estas líneas en muchas ocasiones: la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) retiró al Uruguay de la oprobiosa lista “The Notorious Market List”, en la que se incluyen mercados amigables para la introducción y producción de bienes pirateados y falsificados.

No podemos olvidar que en el mismo informe de 2014, la USTR, pese a reconocer la reputación positiva de Uruguay en relación con el respeto a la propiedad intelectual, destacó el aumento de denuncias por falsificación y piratería en algunas zonas francas. Esta noticia fue difundida por la prensa nacional, generando la lógica reacción de muchos operadores de zonas francas, molestos con una calificación que no necesariamente condecía con la realidad de las cosas en nuestro país.

Pero fuera de la justicia o injusticia de la calificación, lo innegable es que estas noticias lesionan la reputación de un país pequeño como Uruguay y es tarea de todos preservarla. De allí la importancia del logro de este año, pues el informe de la USTR reconoce expresamente la importancia del control aduanero en las zonas francas introducido por el CAROU.

El desafío es y será, como hemos dicho muchas veces en este espacio, que el control no quite agilidad ni operatividad al régimen de zonas francas uruguayos, pues es su atractivo principal ante el inversor, mucho más que el beneficio fiscal, en plena era de total transparencia y exigencia de sustancia económica.

Uruguay fuera de la lista de mercados de bienes pirateados y falsificados

Estados Unidos reconoce la labor de Aduanas en Uruguay

Por Fernando Wins

Gerente de Control y de Riesgo de la Dirección Nacional de Aduanas

Hace pocos días recibimos con gran satisfacción la noticia que la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) retiró a nuestro país de la lista “The Notorious Market List”, en la cual se publican los mercados de bienes pirateados y falsificados.

La USTR es responsable del desarrollo y la coordinación del comercio internacional de Estados Unidos, los productos básicos, y la política de inversión directa, y la supervisión de las negociaciones con otros países. El jefe del USTR es el Representante de Comercio de Estados Unidos, miembro del gabinete que se desempeña como asesor del presidente, principal negociador de comercio y portavoz en las cuestiones comerciales.

Considerando esto y que Uruguay se encuentra trabajando para lograr un Acuerdo  de Reconocimiento Mutuo con Estados Unidos a fin de facilitar el acceso al mercado de ese país a nuestros exportadores, es que consideramos más que relevante esta noticia.

A continuación me parece importante dar contexto a este logro, a los efectos de aportar una mayor comprensión y dar la importancia debida a la exclusión de Uruguay de la lista  mencionada.

En la edición 2014 del informe, se mencionaba que "a pesar de la reputación positiva de Uruguay en el respeto de los derechos de propiedad intelectual, se ha producido un aumento de las denuncias de falsificación y piratería en algunas de sus zonas francas. Esto, si bien generó preocupación, nos alentó a seguir trabajando en el camino que habíamos definido en 2010 y que ha guiado el Proceso de Modernización de la Aduana uruguaya.

Producto de ese proceso, definimos la Misión de la Aduana, que en un pasaje de su redacción  establece: “Nuestra misión es velar por la seguridad de la sociedad uruguaya y apoyar el desarrollo económico de nuestro país…”

En el marco de esta definición es que entendemos el rol de control de la Aduana. Nuestra Institución debe controlar para proteger a la sociedad en su conjunto y también certezas a los actores de la economía. Fue por este motivo que se impulsó el control de la Aduana dentro de las Zonas Francas.

En setiembre de 2014 se aprobó el nuevo Código Aduanero de la República Oriental del Uruguay (CAROU) y en él se facultó a la Dirección Nacional de Aduanas a realizar controles selectivos sobre la entrada, permanencia y salida de mercaderías y personas. Es importante destacar que para la elaboración de esta Norma fue muy importante la colaboración y los aportes de todos los involucrados del sector público y privado, quienes trabajaron con el objetivo de lograr un Código ajustado a los nuevos tiempos del comercio Exterior del Uruguay y el Mundo.

En el informe 2015 de la USTR, se hacer referencia específicamente al nuevo CAROU, afirmando: “Un decreto de marzo de 2015, reglamentó la modernización de la legislación aduanera del Uruguay del año 2014, que hizo que las Zonas Francas estén sujetas a un control aduanero más estricto. Este decreto otorga a los funcionarios de aduanas la autoridad para controlar el flujo de bienes que ingresan y salen de las Zonas Francas, y establece multas tanto para los dueños de las mercaderías falsificadas como para los depósitos que facilitan la distribución de falsificaciones.

Ahora bien, la USTR, realizará un seguimiento de las acciones de la Aduana en el marco de la legislación mencionada y es por ese motivo que paralelamente a la redacción de los Decretos reglamentarios del CAROU, avanzamos en la redacción de procedimientos para la efectiva implementación de los controles establecidos en la normativa.

Particularmente en lo relacionado a los controles en la Zonas Francas, la Dirección Nacional de Aduanas ya ha elaborado el Procedimiento para el control de existencias en Zonas Francas basado en análisis de riesgo y medios electrónicos de transmisión de datos. Dicho procedimiento se encuentra en consulta con los involucrados y se espera su pronta puesta en práctica.

Sobre los criterios de selectividad en los controles a desarrollar en las Zonas Francas, podemos mencionar que se utilizarán técnicas similares a las que viene aplicando la aduana desde el año 2010. Técnicas  basadas en modelos estadísticos y econométricos, cuya fuente de información  para la construcción de estos modelos son los datos que surgen del propio Sistema Lucía y de Sistemas de otros organismos del Estado.

En su momento el Director Nacional de Aduanas, Cr. Enrique Canon, pregonó, como uno de los objetivos más buscados, que la institución se convirtiera en un “sello de seriedad” que abriera puertas y obtuviera reconocimientos en el contexto internacional para el beneficio de nuestro comercio exterior, por ende de nuestro país. Este reconocimiento de la Oficina del Representante Comercial de Estados es, sin dudas, el reconocimiento a ese “sello de seriedad” buscado y arduamente trabajado desde nuestra Aduana.

 

 


Comentarios

Acerca del autor

Carlos Loaiza

Carlos Loaiza

Carlos Loaiza Keel es abogado, Master en Tributación y Derecho Empresarial, y director del Postgrado en Tributación Internacional de la Universidad de Montevideo