Uruguay gana competitividad con la región pero pierde con otros mercados

El dato interanual a julio evidenció un encarecimiento extrarregional del país de 4,6%
La leve suba del dólar en Brasil junto con los altos niveles de inflación que registra Argentina benefician a Uruguay en materia de competitividad, lo que genera que el país fortalezca su posición exportadora de cara a la región.

En cambio, cuando se abre el campo de análisis al resto de las economías relevantes la situación ya no es la misma, ya que frente al resto de los socios comerciales se registró una pérdida de poder competitivo en todos los casos.

Esa coyuntura se da en momentos donde el gobierno intenta poner un piso con distintas medidas a la caída del tipo de cambio, luego de que el dólar acelerara su ritmo de caída en el último bimestre. De no ocurrir nada extraño en la operativa de hoy, la divisa estadounidense culminará agosto con un retroceso del 4%, su mayor desplome mensual desde octubre de 2012 (5,1%). La relación entre el aumento de los precios en Uruguay y las economías fronterizas, evaluados en la misma moneda, mostró un fuerte incremento en julio, lo que generó que en la región la competitividad uruguaya se incrementara 11,2% respecto a igual mes del año pasado, de acuerdo al Índice de Tipo de Cambio Real de El Observador (ITCR-EO).

Una suba en el ITCR-EO, indica que los productos de plaza se abaratan respecto a los principales socios comerciales que toma el indicador, por lo que la producción del mercado local tiene más ventaja para colocarse en el exterior y, a su vez, ganan posicionamiento en plaza frente a la competencia de los productos importados.

Pero la situación uruguaya cambia si se mira más allá de los países vecinos. Por fuera de la región, el ITCR-EO se deterioró 4,6%. La mayor caída ocurrió con México (-13%) seguido por el segundo socio comercial más relevante, China, con un declive de 6,5% respecto a julio de 2015. Rusia, Holanda y Estados Unidos lo sigue más abajo con caídas de 5,8%, 0,7% y 0,4%, respectivamente. En tanto frente a Alemania la disminución fue de apenas 0,1%. Asimismo, la tendencia se mantiene en lo que va de agosto. El indicador adelantado mostró un avance en la competitividad de 12% con los países de la región, mientras que con respecto al resto de los socios comerciales la caída se acentuó a 9% interanual.

BCU extendió medida

En tanto, el Banco Central (BCU) resolvió extender por un mes más la medida que había resuelto para los reintegros de letras de regulación de monetaria en pesos y unidades indexadas (UI) para agosto. La autoridad monetaria informó ayer que para el reintegro de los "títulos emitidos por la institución en pesos y UI, con vencimiento desde el 1° al 30 de setiembre, no otorgará a las instituciones financieras la opción de elegir el dólar como moneda de pago".

Esta acción –que forma parte del paquete de medidas que está tomando el gobierno para frenar la caída del tipo de cambio– tuvo su primer mes de vigencia en agosto y no logró revertir la tendencia bajista del tipo de cambio, pese a que hubo vencimientos de papeles de deuda del BCU por algo más de US$ 410 millones. Con esta disposición, el gobierno obliga a todos aquellos fondos de inversión que tengan títulos de deuda de la autoridad que quieren llevarse sus dólares al exterior, necesariamente deban pasar por el mercado de cambios. La medida también rige para los residentes. Antes de esa disposición, los inversores locales y extranjeros se podía llevar directamente sus dólares desde el BCU sin pasar por las mesas de cambio. Sin embargo, tanto esta acción como las intervenciones que ha realizado el BCU con la compra de dólares en el mercado, y la rehabilitación que abrió el Ministerio de Economía para que las empresas públicas puedan recurrir directamente a la plaza mayorista cambiaria para hacerse de la divisa estadounidense, no han logrado revertir la presión bajista.

A juicio del analista Andrés Escardó son causas "financieras domésticas" y "no económicas" las que están presionando al tipo de cambio. En ese, sentido indicó que algunas AFAP han alcanzado su tope de colocación en dólares y se han retirado del mercado cambiario y los bancos privados están con posiciones bastante elevadas en la divisa estadounidense. En cambio para un fuente de una AFAP que opera en el mercado mayorista la mayor presión vendedora la están ejerciendo los bancos privados que están "vendiendo fuerte" porque están cambiando su portafolio, en línea con la tendencia en las economías emergentes.

Por ese motivo explicó que la medida del BCU de no permitir el reintegro de sus papeles en dólares directamente por sus ventanilla tuvo un impacto prácticamente nulo. Además, recordó que el vencimiento de títulos de deuda de no residentes hasta fines de año es relativamente acotada. En pesos, los vencimientos de esa deuda en manos de extranjeros no supera los
US$ 30 millones.

Por otro lado, otro operador de un banco privado indicó que los inversores domésticos que tienen papeles en pesos o UI del BCU "optan por no cambiar su portafolio" de inversión. "Van todos para el mismo lado, el único que está del otro lado del mostrador comprando es el Banco Central y el BROU", aseguró.

Populares de la sección