Uruguay gasta US$ 10 millones cada año por falta de donantes de sangre

Los bancos de sangre comenzarán a realizar jornadas de extracción en las ferias barriales
Aproximadamente entre el 2% y el 3% de los habitantes de cada país son los que necesitan donaciones de sangre a lo largo de un año.

En el caso de Uruguay, serían entre 70 mil y 100 mil personas.

Nadie muere por falta de sangre, pero en el país se necesitan más donantes para asegurar la autosuficiencia de los hemoderivados, productos que se obtienen de la sangre y se utilizan en pacientes con hemofilia o enfermedades inmunológicas.

"El país podría ahorrar de ocho a 10 millones de dólares al año en hemoderivados, que es lo que se compra actualmente, si tuviera más donantes", aseguró a El Observador Ismael Rodríguez, grado cinco de Hematología y director de la Cátedra y el Departamento de Medicina Transfusional de la Universidad de la República (Udelar).

Para lograr un correcto abastecimiento de sangre al año, las donaciones tienen que ser de entre el 3% y el 5% de los ciudadanos.

Por esa razón, desde la Cátedra de Medicina Transfusional de la Udelar trabajan con la Intendencia Municipal de Montevideo para implementar móviles de extracción de sangre en las ferias vecinales para aumentar la cantidad de donantes.

Con un procedimiento corto, la máquina extrae el plasma o las plaquetas, que son recuperados en ocho horas por el individuo, lo que le permite poder donar cada tres días en vez de cada tres meses.

"Lo de las cuatro horas de ayuno está perimido en el mundo. Tal es así que en el primer mundo las bocas de extracción están en las puertas de los shoppings", aseguró el especialista.

De hecho, desde el Banco de Sangre del Hospital de Clínicas, además de comenzar a realizar jornadas extramuros en las ferias barriales –es decir, de salir a buscar a los donantes en vez de esperar a que se acerquen a los hospitales- tienen la intención de poder hacer lo mismo en la puerta de los shoppings. "Si logramos eso, seguramente en los próximos cinco años podamos liderar en una modalidad de donación voluntaria", aseguró Rodríguez.

Sin donantes voluntarios

La norma del Mercosur, adoptada por Uruguay en 2001 establece que "la donación de sangre debe ser voluntaria y altruista". Sin embargo, para el grado cinco en Hematología no existen los donantes voluntarios porque la gran mayoría de las donaciones se hace de manera "exigida", cuando las personas se acercan a donar para un familiar.

Además, agregó que no es voluntario porque la norma establece que las personas pueden pedir el día libre en el trabajo, por lo que es pago, y la definición de voluntario establece que no se recibe nada a cambio.

"La ley del día libre fue adoptada porque en Uruguay teníamos 100 mil donantes y se quería llegar a los 150 mil. A 26 años de esa ley seguimos con 100 mil donantes y perdimos más de 3 millones de jornales que los pagó el país.
Es decir que esa ley no tuvo el impacto esperado", dijo Rodríguez.

Por esa razón, considera que hay que derogar esa ley y comenzar a salir a buscar a los donantes como se hace en el resto del mundo para alcanzar el abastecimiento de sangre.

Obligación de descartar

La sangre es un producto perecedero y eso lleva a que, llegado un plazo determinado, las bolsas de 450 cc que se extrae a las personas se venzan, por lo que deben ser descartadas.
En Uruguay, según el último informe oficial de 2014, el 12% de la sangre desplasmatizada fue desechada y lo mismo ocurrió con el 25% de las plaquetas.

"Son porcentajes que hay que bajar", aseguró Rodríguez. "Hay que lograr que no ocurra que los vencimientos superen miles de bolsas porque eso deteriora el esfuerzo. Eso pasa en el país", dijo.

Las necesidades varían en el año, y es por eso que hay momentos en donde hay exceso y otros escasez.

Por eso el técnico aseguró que es necesario crear un Programa Nacional de Sangre como existe en otros países, y que el Ministerio de Salud Pública establezca políticas de concientización a la población.

Quiénes pueden donar

Las exigencias para donar sangre son varias y fueron adoptadas de la norma d el Mercosur. "La premisa es cuidar la salud del donante y de quien va a recibir la sangre", aseguró Rodríguez.

Las personas que quieran donar deben tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos, descansar al menos seis horas y no haber donado en los últimos tres meses.

Las embarazadas o quienes tuvieron abortos no pueden donar por tres meses.

Tampoco pueden hacerlo quienes tienen VIH, quienes tengan evidencia de adicciones o enfermedades de transmisión sexual.

También está estipulado que en Uruguay quienes hayan tenido sexo a cambio de dinero, tengan múltiples parejas sexuales, sean gay, hayan estado detenidos o se hayan hecho un tatuaje en los últimos 12 meses no pueden donar sangre en ese período.

Según Ismael Rodríguez, hay 2% de personas en el país que luego de haber donado, reconocen que su sangre no cumple con los parámetros exigidos. Esto, según el experto, se debe –en la mayoría de los casos– a que la persona se vio embretada ante presiones familiares para que fuera a donar, sin decir nada a su círculo íntimo.

Más transfusiones por accidentes

El aumento de accidentes de tránsito en los últimos años hizo que el 14% de los requerimientos de sangre en el país sean por esta causa.

"Desde hace tres años que cada vez vemos más transfusión masiva debido a accidentes de tránsito", aseguró Rodríguez.

Se trata de los pacientes que requieren más de cinco litros de sangre en un período menor a 24 horas, lo que significa utilizar la donación de entre 80 y 110 donantes. Para lograrlo, se intercambian bolsas entre bancos.



Populares de la sección

Acerca del autor