Uruguay logró que una segunda agencia mejore el grado inversor

Es la primera vez que S&P otorga el grado BBB a la deuda soberana
Uruguay logró por primera vez en su historia mejorar en un nivel la calificación de grado inversor que otorga Standard & Poor's (S&P). Según se destacó en el informe que se hizo publico ayer, "la creciente resistencia a las tendencias negativas regionales" fue la clave para que se pase de la nota BBB- a BBB.
De esta manera, S&P se sumó a Moody's que ya ubicó a la deuda soberana uruguaya en ese nivel. La tercera de las grandes calificadoras, Fitch, en abril pasado mantuvo a la deuda uruguaya un escalón por debajo de las dos mencionadas.

En ese sentido, el ministro de Economía, Danilo Astori, se mostró satisfecho con la decisión de S&P. "Uruguay había recuperado el grado inversor, pero está ascendiendo dentro de la categoría y es la primera vez en la historia, lo cual nos llena de satisfacción, que dos firmas calificadoras siguen mejorando la calificación de Uruguay", dijo Astori a la web de Presidencia (ver apunte).

El director de calificaciones de Standard & Poor's, Sebastián Briozzo, dijo a El Observador que Uruguay desde hace mucho tiempo viene haciendo un esfuerzo de política económica para enfrentar un escenario externo adverso.

Destacó lo hecho por el gobierno en materia financiera, que logró aislar la necesidad de financiamiento de los vaivenes cíclicos de la región.

"Los desafíos siempre fueron pensando en Argentina, pero ahora se suma que Brasil crece menos. A lo largo del tiempo estas políticas tuvieron un respaldo y esto hace que hoy en día Uruguay tenga más espacio de maniobra. La calificación refleja esto", señaló el especialista.

Briozzo remarcó que el escenario internacional que enfrenta el país no es "muy positivo", pero de todos modos la política económica que se llevó adelante en los últimos años lleva a que el país mantenga sus perspectivas de crecimiento para los años que siguen.

En referencia a las amenazas que pueden significar los pronósticos negativos que enfrentan los países vecinos, Briozzo señaló que en el caso de Argentina las perspectivas son de mejoras graduales luego de las elecciones. Para Brasil, indicó que el futuro de esa economía será de muy poco crecimiento o contracción, lo que puede llegar a hacer a sufrir las exportaciones de Uruguay. "La economía real va a sentir eso; pero lo que es distinto es que no existe riesgo de contagio a nivel financiero", subrayó el representante de la calificadora.

Por otro lado, Briozzo señaló que para volver a mejorar la nota "va a ser importante que la situación macroeconómica pase a otro nivel. La inflación es un foco de atención", alertó. Si bien hoy no ve a esa variable como un factor de preocupación, explicó es necesario que se modere la suba de precios.

El informe de S&P menciona también que el déficit fiscal ha aumentado en los últimos dos años y que esperan mejoras graduales en esos resultados "dada la relativamente alta rigidez del gasto (salarios, pensiones y asistencia social) de Uruguay y su limitada flexibilidad para incrementar los ingresos". La agencia espera que la economía uruguaya crezca 2,5% este año, y desde 2016 en adelante debería sustentar una expansión cercana a 3% y 3,5% anual. "Podríamos bajar la calificación si observamos un debilitamiento del compromiso con las políticas fiscal y monetaria que sustentan la estabilidad económica, dando como resultado una mayor vulnerabilidad externa. De manera similar, una respuesta inadecuada o inoportuna del gobierno a eventos negativos externos podría reducir la liquidez externa del país y elevar su nivel de deuda, lo que podría llevarnos a bajar la calificación soberana", advierte S&P.

Populares de la sección