Uruguay, país de drogas baratas

Puesto 13 en un ranking de 50 países según el costo relativo de una "canasta" de drogas

Embed

El dólar estadounidense está relativamente caro en Uruguay, contrariamente a lo que suele creerse, según el "Índice Big Mac". Este indicador, creado por la revista británica The Economist en 1986, compara el valor de la hamburguesa de McDonald's en todo el mundo para saber si las monedas están en su nivel "correcto".

Hay variables propias de cada país, como el costo de la mano de obra o los impuestos, que pueden explicar el fenómeno tanto como la cotización de sus monedas. Pero el "Índice Big Mac" es un clásico de comparación rápida y burlona.

Uruguay está entre 38 de 42 países relevados que tienen su moneda subvaluada frente al dólar, por lo que la Big Mac es un poco más barata que en Estados Unidos: 4,35 dólares contra 5,06.

Esa hamburguesa es todavía más barata en Chile, Argentina, Colombia, Perú o México. En el otro extremo, con sus monedas sobrevaluadas ante el dólar (y con una Big Mac muy cara), están Suiza, Noruega y Suecia, en tanto la moneda de Brasil, el real, tiene un precio "correcto" o en "equilibrio" según el índice que The Economist divulgó el 12 de enero.

Canasta de drogas legales e ilegales

Más sorprendente es el indicador que la agencia de noticias económicas Bloomberg difundió la semana pasada: el "Bloomberg Vice Index", o Índice de Vicio de Bloomberg. Este índice mide el esfuerzo económico que tienen que hacer los habitantes de un país para acceder a drogas legales, como el tabaco o el alcohol, o ilegales, como la cocaína.

Bloomberg comparó el ingreso per capita con el precio de una canasta de seis drogas, legales e ilegales –tabaco, alcohol, anfetamina, cannabis, cocaína y opiáceos–, en más de un centenar de países respecto a los Estados Unidos, que sería la base 100 para el cálculo. Las fuentes de información fueron la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ONU, el Banco Mundial y los corresponsales de la agencia. Los ingresos de las personas por país se calculan según el Producto Bruto Interno (PBI) per capita de 2016, lo que no necesariamente es un reflejo fiel del ingreso semanal. Pero dado que para todos los países se usa el mismo indicador, es una aproximación aceptable.

La "canasta" comparada contiene cigarrillos, de marcas de primera calidad; bebidas alcohólicas, incluyendo cerveza, vino y licores; un gramo de estimulantes de tipo anfetamínico, incluyendo anfetamina, metanfetamina y/o éxtasis; un gramo de cannabis, incluyendo hierba de marihuana, resina de hachís y/o aceite de cannabis; un gramo de cocaína, independientemente de sus formas; un gramo de opioides, incluyendo heroína y/u opio.

En Estados Unidos, que ocupa el puesto 17 entre los 50 países del índice global de vicio, la "canasta" de drogas cuesta casi 400 dólares, o aproximadamente un tercio de los ingresos semanales promedio. En Uruguay, que ocupa el puesto 13, la "canasta" es más barata: cuesta casi 90 dólares, el 29,4% del ingreso semanal promedio.

Las drogas más baratas respecto al ingreso se hallan en Luxemburgo, Suiza, Bélgica, Chile, Holanda y Francia, entre otros países, y las más caras en Corea del Sur, Arabia Saudita o Costa Rica.

Economía de las drogas

Según expertos consultados por Bloomberg, una parte de las diferencias se debe a los "costos de distribución": cuánto más cerca de los centros de producción se halla un país, menos oneroso resulta conseguir las drogas en él. Pero el costo relativo, medido según el ingreso de las personas, está estrechamente vinculado a la riqueza/pobreza de cada nación. El tema es tan amplio que desde hace décadas la ciencia económica se dedica a estudiar la "economía de las drogas". Cuenta con autores de la talla de Gary Becker, premio Nobel de Economía en 1992, quien se especializó en la incidencia del comportamiento y las relaciones humanas. Otro capítulo brillante sobre la "economía de las drogas" lo escribieron el economista Steven Levitt y el periodista Stephen Dubner, quienes describieron en "Freakonomics" las finanzas –y los riesgos– de los pequeños y medianos traficantes.

Alcohol y marihuana

En Uruguay, mientras tanto, la droga más consumida es el alcohol. En 2015 se tomaron 42,5 litros por cabeza. Pero hay enormes diferencias. El 8% de los uruguayos, unas 261.000 personas, consume la mitad del alcohol que se bebe en el país, según un informe de la Junta Nacional de Drogas.

Ahora se consume menos tabaco, tras la cruzada que inició Tabaré Vázquez en 2005 y 2006. Es también una tendencia mundial. Pero el consumo de drogas ilegales de todos los tipos está en alza. Casi la tercera parte de los homicidios, que han aumentado mucho en Uruguay desde 2012, se explican por "ajustes de cuentas" o disputas por territorio entre narcotraficantes y consumidores.

"La regulación de la producción y comercio de marihuana, aprobada por el Parlamento en 2013, no está plenamente implementada por una lentísima reglamentación. Aún no se puede comprar libre y a gran escala en farmacias u otros sitios. El gobierno de Tabaré Vázquez no cree en ella. Pero la marihuana ya se había legalizadado de hecho, según es fácil comprobar en la calle, y su consumo es masivo.


Comentarios

Acerca del autor