Uruguay reclamó en ONU respuesta global a cambio climático y terrorismo

El subsecretario Cancela valoró el trabajo del país en las Naciones Unidas
El gobierno uruguayo identificó el terrorismo y el cambio climático como dos amenazas globales que requieren "respuestas globales", dijo el subsecretario de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela.

Ese comentario fue realizado en el Parlamento al evaluar como "altamente positivo" el trabajo que realiza el país en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, órgano que pasó a integrar este año y que incluso presidió en enero pasado.

Al referirse a las amenazas globales, Cancela opinó en la comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes que no hay "santuarios ni hay lugares que estén inmunizados frente a este tipo de fenómenos".

El Consejo de Seguridad –que integran 15 países de los cuales cinco son permanentes y los demás cambian cada dos años– es un órgano de la ONU "sometido a enormes presiones" y desde ese lugar se toman decisiones difíciles, sobre todo las vinculadas a conflictos armados, comentó.

En la discusión de esos temas, Uruguay insistió en que se consideren "las causas" de los conflictos antes de tomar decisiones, ya que muchas veces quedan de lado por la urgencia que requieren las acciones.

Para Uruguay considerar las causas hará que las respuestas sean más efectivas.

Durante la presidencia de Uruguay en el Consejo de la ONU, que llevó adelante el embajador Elbio Rosselli, el país impulsó dos debates. Uno sobre Medio Oriente –donde entra el conflicto entre Israel y Palestina y también la situación de Siria y el llamado Estado Islámico– y otro sobre la protección de civiles en zonas de conflictos bélicos.

Sobre la situación de Medio Oriente, Cancela opinó que está "estancada" la búsqueda de soluciones que Uruguay impulsa a través de negociaciones.

"No dejemos a las partes solas en el desarrollo de este conflicto", afirmó el subsecretario ante los legisladores.

La situación sigue siendo de tensión entre Israel y Palestina por lo que Uruguay propuso el cese inmediato de la violencia en la zona – propuesta dirigida a Palestina aunque no la nombra– y el fin de la construcción de asentamientos "ilegales", en un mensaje a Israel que tampoco nombró Cancela en la comisión legislativa.

También durante la presidencia de Uruguay se prestó especial atención a Ruanda (África), donde, según Cancela, se temió que ocurriera "un genocidio", lo que disparó el alerta del Consejo de Seguridad.

El envío de negociadores y hasta del secretario general de la ONU logró descomprimir la tensión en un país marcado por hechos de violencia. "Fue un ejemplo exitoso de diplomacia preventiva", dijo el subsecretario a los diputados, según consta en la versión taquigráfica.

Una de las votaciones logradas por unanimidad –hubo 14 de ese tipo en la historia de la ONU– ocurrió bajo la presidencia de Uruguay al aprobarse el envío de una "misión política especial" para Colombia.
El objetivo de esa misión será monitorear el cese del fuego entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) así como la entrega de armas.

Las negociaciones de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC se desarrollan en Cuba.

También con presencia de Uruguay en la toma de decisiones, en este período el Consejo de Seguridad levantó las sanciones impuestas a Irán como resultado de los acuerdos celebrados entre ese país y el llamado Grupo de los 5+1 y, por otro lado, se condenaron los ensayos nucleares de Corea del Norte.
Uruguay fue votado en octubre de 2015 para integrar el Consejo de Seguridad con el apoyo de 185 países de un total de 193 miembros de la Asamblea General, siendo superado únicamente por Senegal que obtuvo 187 votos. Hace 50 años, Uruguay estuvo por primera vez en ese organismo de las Naciones Unidas.

Bolivia busca entrar al Consejo de la ONU

Actualmente dos países latinoamericanos integran el Consejo de Seguridad: Uruguay y Venezuela. Uruguay estará este año y el próximo.

El relevo de Venezuela, que ocurrirá en diciembre próximo, puede ser Bolivia, que inició contactos a fin de obtener el apoyo de la región para ocupar uno de los asientos no permanentes del Consejo de Seguridad.

Populares de la sección