"Uruguay sigue siendo la Suiza de América"

Inversión en infraestructura ayudará a Uruguay a retomar el crecimiento, dijo la directora local de CAF
La economista venezolana Gladis Genua, directora representante en Uruguay del Banco de Fomento de América Latina (CAF), considera que la inversión es el camino para que el país logre retomar la senda del crecimiento vigoroso. Según sostiene, Uruguay debe "hacer esfuerzos adicionales de inversión", en particular en el transporte, aunque las condiciones están dadas para que siga siendo "la Suiza de América".

En su oficina en la Torre Ejecutiva, a metros de donde CAF erige un enorme y lujoso edificio que desde 2018 servirá de sede del organismo para el Cono Sur, recibió a El Observador.
A continuación, un extracto de la conversación que mantuvo:

¿Qué características de Uruguay llevaron a CAF a instalar su sede regional en Montevideo?

Es un país que tiene condiciones bien amigables para hacer operaciones internacionales, además de que tenemos oficinas en todos los países que son socios plenos. El hecho de hacer acá nuestra oficina regional del Cono Sur es porque CAF tiene que funcionar con ciertas particularidades que Uruguay nos ofrece.

Históricamente, organismos financieros y grandes bancos tenían bases regionales en Brasil o Argentina . ¿Qué cambió?

Uruguay, por ejemplo, tiene, número uno, seguridad jurídica y, muy importante también, flexibilidad cambiaria, que en Brasil no es tanta y el caso de Argentina no existía pues venía de años de cepo cambiario. Uruguay, además ofrece facilidades para que los funcionarios internacionales puedan repatriarse, instalarse y obtener sus documentaciones en forma muy rápida y fácil. Nos ofrece también facilidades para poder mover a las personas y a las familias, ofrecer condiciones para que puedan ir a colegios internacionales, hay una serie de elementos que por algo hacen que Uruguay sea sede de muchos organismos internacionales, que ese también es un elemento que consideramos. Aquí están todos los organismos internacionales, está el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), está el Banco Mundial (BM), la OIT (Organización Internacional del Trabajo), Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), Naciones Unidas, Aladi (Asociación Latinoamericana de Integración), Mercosur, entre otras.

Uruguay siempre fue la Suiza de América a pesar de lo que se pueda decir sobre ciertas particularidades y sigue siéndolo porque tiene en términos relativos dentro de la región los mejores niveles de educación, de alfabetización y de acceso a los mercados, entre otras cualidades. Así que sigue siendo la Suiza de América.

¿Aun sin secreto bancario?

(Se ríe y hace una pausa antes de responder) Aun sin secreto bancario, sigue siendo la Suiza de América.

¿Cómo observa la situación económica del país y cuáles son sus principales desafíos y dificultades para retomar la senda de crecimiento económico?

Uruguay viene sufriendo la desaceleración económica que toda la región ha palpado y es consecuencia de que el entorno internacional no es el mismo que el que tuvimos en las décadas pasadas, principalmente la última, cuando hubo un crecimiento importante en los países que compran nuestros productos de exportación y, por lo tanto, de los precios de esos bienes, sobre todo en China.

¿Cree que América Latina, y en particular Uruguay, desaprovechó esa década dorada?

No, creo que se hizo mucho en materia de reformas sociales, se mejoró mucho el perfil de vida de la gente, hay mucha gente que salió de niveles de pobreza muy extrema.

América Latina, incluido Uruguay, tuvo dos logros muy importantes durante esa década, estabilizar sus mercados y tener instituciones mucho más sólidas porque aprendimos de las crisis anteriores y ahora tenemos mecanismos regulatorios mucho más fuertes. Las instituciones son más sólidas, nos anticipamos a los problemas que puedan venir y sabemos definir políticas macroeconómicas coherentes que permitan conservar equilibrios.

El segundo gran logro es que hizo que mucha gente mejorara sus niveles de vida y de ingresos, saliera de la pobreza y conformaran una clase media que está hoy en un nivel creciente. Eso tiene otras consecuencias porque demandan al Estado más y mejores servicios, pero partiendo de mucho mejores niveles de vida porque hay una población mucho más urbanizada que tiene otros niveles de acceso. Esos logros vienen por esa década de crecimiento.

Pero ahora bajó la marea y se perciben algunas carencias. Un déficit en infraestrctura, por ejemplo.

Sí. El boom de crecimiento hizo que la infraestructura quedara pequeña y entonces las rutas hay que rehabilitarlas porque el transporte se hizo más denso, la mayor urbanidad hace que necesitemos mejores sistemas de agua potable y saneamiento, hay que mejorar los servicios de tránsito, de transporte, de logística, movimientos de mercancías. Es decir, que el boom presiona para que la infraestructura crezca. Más que un cuello de botella, creo que la inversión en infraestructura es el factor que puede usar Uruguay para volver a la senda del crecimiento.

O sea, hasta ahora creció por un boom de demanda interna, mucha vinculada a la inversión muy específica. Hasta ahora, Uruguay creció a influjo de un boom de consumo y de inversión. El consumo ahora cayó. ¿Cómo lo compenso? Con un crecimiento de la inversión en infraestructura. Se inyecta dinero en la economía con proyectos de inversión que generan empleo, divisas y una serie de movimierntos que nuevamente me van a permitir crecer.

¿Es posible crecer a ritmos superiores a la media histórica apostando a los commodities?

El tema es que Uruguay no es un productor de materias priimas como tal. Uruguay produce alimentos con un componente de valor agregado importante.

Si Uruguay logra impulsar la inversión como hasta ahora, va a volver a crecer, pero tampoco por encima de sus capacidades porque cada país tiene una capacidad dada por su infraestructura, su mano de obra, por el tamaño del mercado, por los relacionamientos internacionales que pueda lograr y son los que van a condicionar a cuánto pueda llegar ese nuevo crecimiento, pero sin dudas la inversión, en especial en infraestructura, es un elemento base.

Uruguay hizo un esfuerzo muy grande por modernizar su matriz energética y se logró con éxito.Hay que hacer esfuerzos adicionales de inversión en infraestructura de transporte, pero Uruguay tiene toda la malla vial hecha y una geografía muy sencilla, la bendición de ser una penillanura levemente ondulada y además, las rutas están hechas y hay que ampliarlas, rehabilitarlas, en nalgunos casos hacer pasos de nivel. De forma que no es un trabajo tan complicado el que hay que hacer con las rutas viales.

Sí hay que garantizar el mantenimiento a largo plazo y esas cosas están previstas en los nuevos Proyectos de Participación Público Privado (PPP). Al sistema ferroviario se está en vías de rehabilitarlo para que sea complementario del vial.

El tercer sistema de transporte que se ha usado poco es la hidrovía; el transporte fluvial es menos costoso, amigable con el medio ambiente, permitiría cruzar el país de Este a Oeste y y si hacen un puerto de aguas profundas tienen que pensar en el 2050, 2100. Hay que ampliar los puertos que hay, y aumentar la infraestructura logística para hacer deUruguay un hub regional.

La seguridad jurídica es, sin sin duda, el principal distintivo de Uruguay para atraer inversión extranjera. Hay respeto a los contratos, a las instituciones, una democracia muy sólida y división muy clara de poderes. Eso, más los beneficios fiscales como las leyes de inversiones y de zonas francas, hará que Uruguay se diferencie y puede volver a ser la Suiza de América.

Acerca del autor