Uruguay tardará al menos 20 años para alcanzar el promedio de las Pisa

Un estudio del BID señala que el país “acelera su desmejora” en la educación

Alcanzar el promedio de la OCDE (500 puntos) en las pruebas PISA tomaría a Uruguay más de dos décadas. Este dato surge de un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que analiza los resultados obtenidos por los países de América Latina, comparándolos entre sí y con los puntajes de ediciones pasadas.

El documento no solo afirma que Uruguay está entre los 15 países que más empeoraron en las tres materias que evalúa (matemática, lectura y ciencia), sino que además destaca que tiene “una tasa de mejora negativa” en cada una de ellas, alejándose más cada año del desempeño de la OCDE en el futuro cercano.

A su vez, el informe señala que entre los países que están más cerca del promedio de la OCDE y están mejorando más rápido, llegar a equiparar este desempeño les tomaría varias décadas. A modo de ejemplo, indica que a Brasil le supondrá 27 años alcanzar este promedio en matemática, a Chile 18 años lograrlo en lectura y a Argentina 39 años hacerlo en ciencia.
Si bien, el informe no especifica cuánto le llevará a Uruguay en las distintas materias alcanzar este promedio (500 puntos), se puede deducir que si su comportamiento es cada vez más negativo, le tomará al menos más años que, por ejemplo, estos tres países que están más cerca del puntaje de la OCDE y mejoran más rápido.

El documento expresa que fuera de la región hay varios países que son capaces de alcanzar este promedio en menos de una década. Uno de ellos es Malasia, a quien le llevaría nueve años alcanzarlo en matemática, Serbia, que le supondría siete años lograrlo en lectura y Kazjastán, que le implicaría nueve años tenerlo en ciencia.

Abajo en el ránking
El informe del BID también señala que en todas las materias los países de la región se ubicaron en el tercio más bajo del ránking de la OCDE. “En matemática, lectura y ciencia, los países latinoamericanos se desempeñaron entre los 20 con peores resultados”, resalta el texto.

De los ocho países de la región que participaron de la evaluación internacional en 2012 (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú y Uruguay), siete de ellos –entre ellos Uruguay– obtuvieron en Matemática un puntaje promedio por debajo del nivel 2.
Este nivel es considerado el umbral de competencias, es decir, los alumnos que se encuentran por debajo no tienen las competencias básicas para insertarse en la sociedad. “No pueden interpretar y reconocer preguntas que requieren más de una inferencia directa. No pueden usar algoritmos básicos, fórmulas o procedimientos para resolver problemas usando números enteros ni interpretar resultados literalmente”, especifica el informe del BID.
El único país latinoamericano que escapa de esta realidad es Chile, que supera el umbral por escaso margen.

Por ende, el documento establece que el desempeño de los alumnos latinoamericanos es bajo sin importar con qué sistema educativo se lo compare. En matemática, el alumno promedio de la región está más de cinco años de escolaridad detrás del líder del ránking, Shangai (China). En comparación con los países de la OCDE, los latinoamericanos están más de dos años de escolaridad retrasado.

En tanto, si se comparan los resultados con los de países con ingresos per cápita similares, estos últimos también tuvieron un mejor desempeño. “En matemática, Latvia y Lituania con un ingreso por persona similar al de Chile (puesto 51), rankearon en las posiciones 28 y 37. A su vez, Vietnam con un ingreso por persona inferior al de Perú (puesto 65), rankeó en la posición 17”, señala el documento.

Mejoras insuficientes
El BID afirma que los resultados de las pruebas Pisa a lo largo del tiempo demuestran que “los jóvenes latinoamericanos están por debajo del umbral de competencias y no cuentan con estos conocimientos y habilidades básicas”. Por lo tanto, expresa que es evidente que las mejoras educativas que se han llevado a cabo en los países de la región “no son suficientes para moverlos fuera del tercio de menor desempeño en ningún de las materias”.

Por el contrario, afirma que otros países con desempeño similar a la región han logrado mejoras más profundas. “Turquía, que empezó con un desempeño similar al de Uruguay en ciencia en 2006, ya se ubica solo a un año de aprendizaje por debajo del promedio de la OCDE”, subraya.

En tanto, Serbia que tenía un desempeño similar a Brasil en 2000 en lectura, mejoró tres veces más desde entonces. Y Qatar, cuyo rendimiento era más bajo que el de Perú en 2000 en lectura, consiguió alcanzarlo, mejorando un 30% más en la mitad de tiempo.

Ritmo de mejora
En 2012 Pisa reportó por primera vez qué países están desacelerando o acelerando su ritmo de mejora.

Al respecto, se señala que dado el rezago que enfrentan los países de la región, si estos quisieran lograr desempeños comparables con los de la OCDE, deberían acelerar su ritmo de mejora.

El documento afirma que Brasil y Chile están mejorando a un “ritmo constante”, mientras que México mejora “inclusive desacelerando su mejora”.

“Más preocupante es el caso de Uruguay, que es el único país de la región que está empeorando y está acelerando su desmejora”, concluye el texto.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios