Uruguay volverá a venderle lácteos a Venezuela

Lo aseguró la industria en el Parlamento, pese a que aún no cobro negocios de 2015
A veces nos preguntan si frente a una demanda de Venezuela, volveríamos a venderle (productos lácteos). Sí, por supuesto que vamos a vender". De esa manera sintetizó el gerente general de Calcar, Hugo Pareschi, la relación entre las empresas lácteas uruguayas y el mercado venezolano luego del fallido acuerdo suscrito en 2015 entre los gobiernos de Uruguay y Venezuela.

Durante una reunión en la Comisión de Industria, Energía, Comercio, Turismo y Servicios de la Cámara de Senadores, la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU) reclamó profundizar la política de acuerdos comerciales con otros países como forma de mejorar el acceso de los productos lácteos en los mercados, según la versión taquigráfica del miércoles 11 de mayo pasado.

Venezuela "es un mercado por demás importante en el que, seguramente y sin ninguna liberalidad, incluso teniendo en cuenta nuestro caso, nunca habíamos tenido negocios con el Estado", remarcó el industrial.

Venezuela "es un mercado por demás importante" para los lácteos uruguayos, según la industria

Pareschi recordó que "ahora tuvimos negocios con el Estado, a través de una corporación estatal que todos sabemos que se llama Corpovex, pero antes habíamos tenido con privados. Y todos los cuidados que tenemos en negocios con cualquier privado, debemos tenerlos y extremarlos también con el Estado".

El presidente de la CILU y gerente general de Conaprole, Ruben Núñez, recordó que "en el caso de Conaprole se exportaron 24 mil toneladas, pero hubo 20 mil que no salieron. Inclusive tampoco cobramos el total de las 24 mil toneladas, ya que resta una importante cifra". Cabe acotar que esa cifra es de US$ 39 millones y se suma a una deuda anterior de Venezuela con Conaprole por US$ 27 millones.

Estrategia de mercados

Nuñez dijo que sólo 10% de la producción mundial de leche se exporta y enfatizó que "en un mundo tan pequeñito no podemos perder ningún jugador; ahí está la sagacidad y la inteligencia de todos nosotros para decirles que si nos compran 10 pueden pagarnos 12. De esa manera estaríamos bajando el endeudamiento".

El presidente de la CILU explicó a los senadores la realidad del mercado internacional, al decir que "es muy transparente y fácil de ver: los países que compran leche en volúmenes como los que produce la industria láctea uruguaya –que son importantes a pesar de su pequeñez– son muy pocos. Estamos hablando de Venezuela, Brasil, Argelia, China, Rusia y México. Cuando uno tiene que vender 1.000, 2.000 o 3.000 toneladas debe recurrir a esos lugares".

"Si no sale un negocio, la leche sigue ahí y hay que venderla", dijo el presidente de la CILU, Ruben Núñez

"¿Por qué?", se preguntó Núñez. Y respondió: "Porque le vendemos 200 toneladas a Filipinas, le vendemos a Mauritania y a muchos más, pero si no tenemos esos siete destinos fundamentales de importación, no funcionamos".

Por último, el gerente general de Claldy, Erwin Bachman, dijo que "durante 30 años, Venezuela ha sido para nosotros el mercado en zafra por excelencia, porque en nuestra primavera, que tenemos casi 100% más de leche, en ese país casi no tienen producción".

Bachman agregó que "durante los últimos 30 años en esa época nos compraba muchísimo y, tanto Calcar como Pili y Claldy, nunca tuvieron problemas para cobrar. Es un mercado que va a volver y que necesitamos respetar".

Alternativas

"Si no sale un negocio, la leche sigue ahí y hay que venderla", dijo el presidente de la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU), Ruben Núñez. "Por eso salimos a buscar alternativas (para los lácteos que no compró Venezuela) y así aparecieron Brasil, Argelia y Rusia", acotó.

Acerca del autor