Uruguay y Rusia siguen caminos opuestos en defensa de derechos humanos

Vázquez había dicho en ese país que comparten valores democráticos
Las expresiones de cercanía y simpatía entre los gobiernos de Uruguay y Rusia que el presidente Tabaré Vázquez destacó durante la última visita oficial a Moscú parecen haber quedado en el olvido a juzgar por el cruce de caminos que los dos países tienen sobre temas particulares en los organismos multilaterales.

Luego de un encuentro bilateral con el presidente ruso, Vladimir Putin, el mandatario uruguayo dijo que los dos países compartían los mismos valores, entre ellos el apego a la democracia.

Sin embargo, las posturas que los dos gobiernos exhiben sobre la protección de civiles en el conflicto sirio o sobre el respeto de los derechos de las personas gays, lesbianas y transexuales los colocan en las antípodas en el sistema internacional.

Rusia ha defendido de manera continua al gobierno de Bachar al-Asad ante la presión internacional que pide un cambio de régimen en ese país como uno de los ingredientes para encaminar la crisis siria. El presunto uso de gas sarín por parte de las fuerzas de al-Asad contra su propia población agitó el debate en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde Uruguay apoyó un proyecto de resolución que había sido puesto arriba de la mesa por parte de Estados Unidos, Inglaterra y Francia.

La iniciativa –que fue vetada por Rusia- condenaba el uso de armas químicas en ese país del Medio Oriente y le instruía al secretario general de la organización informar sobre el tema cada 30 días.
La protección que Rusia le entrega a su aliado en Damasco repercute con los civiles inocentes que muchas veces han sido víctimas de las políticas del régimen sirio. Son esos mismos civiles acerca de los cuales la diplomacia uruguaya insiste tanto que deben ser protegidos a como de lugar.

De hecho, Uruguay asumió la presidencia del Consejo de Seguridad y, como parte de su mandato en el organismo de seguridad colectiva, prepara dos debates abiertos sobre la protección de civiles en conflicto. Uno de ellos vinculado a la violencia sexual en los conflictos y otro sobre la atención de la salud en ese tipo de situaciones.

Derechos LGBTI

El otro tema que distancia kilométricamente a Uruguay y a Rusia –y que lo puso en los extremos recientemente- es las visiones y políticas que cada uno de los países tiene para personas pertenecientes al colectivo LGBTI, que representa a personas con diferentes opciones sexuales.

Mientras que Uruguay ha sido reconocido internacionalmente sobre su labor en este tema, Rusia es uno de los estados en los que aún existe una discriminación institucionalizada que parte desde las elites de gobierno.

La semana pasada, el gobierno uruguayo suscribió una declaración junto a otros 22 países de América, Europa y Oceanía en la que hacen un "llamado urgente" al gobierno ruso para que investiguen sobre "los informes de detención arbitraria, tortura y homicidio de hombres gay" en Chechenia, que actualmente está bajo control ruso.

"(Los países) hacen un llamado urgente a las autoridades federales rusas para que dispongan una investigación independiente y veraz sobre los informes de detención arbitraria, tortura y homicidio de hombres gay por parte de los servicios de seguridad y otras autoridades chechenias", establece el comunicado que fue difundido por la cancillería uruguaya.

En el comunicado se solicita que, en el caso de que los informes sean veraces, el gobierno ruso asegure la liberación de cualquiera de esas personas que fue detenida injustamente.

Populares de la sección