Uruguayos en la meca tecnológica de Silicon Valley

Unos llegan como dependientes en compañías de la talla de PayPal, Linkedin, Autodesk o Facebook; otros buscan desarrollar allí su emprendimiento
La zona sur de la Bahía de San Francisco es una de las más innovadoras del mundo. Conocida bajo el nombre Silicon Valley, en esta región surgieron, o tienen su base, la mayoría de las grandes tecnológicas, como Google, Facebook, Paypal, Apple, Tesla, Linkedin, Uber y Airbnb. A eso hay que sumarle el ecosistema emprendedor más desarrollado del mundo, con startups que llegan de todas partes, aceleradoras con vasta experiencia, y capitales dispuestos a arriesgar millones para formar parte de una pequeña compañía con potencial de convertirse en gigante.

Por esta razón, en las calles de Palo Alto, San José, Cupertino o SunnyVale el idioma inglés muchas veces viene acompañado de un acento extranjero. Indios, chinos, mexicanos, chilenos y de otras nacionalidades caminan por las calles de edificios bajos, y donde, con varios kilómetros de por medio, aparecen dispersos gigantescos campus de tecnológicas.

Por allí también transita un grupo de uruguayos que llegó al epicentro de la actividad emprendedora para tener una experiencia como dependiente en una de las compañías más innovadoras, o para potenciar sus startups con alcance global.

Uruguayos en silicon valley
Los uruguayos Michael González Coll, Yael Hendel, Santiago Haretche, Magdalena Brum, Ignacio Abel, Alejandro Magnani, María Armada y Pablo Kaplan se desempeñan en diferentes empresas en Silicon Valley y se reúnen periódicamente
Los uruguayos Michael González Coll, Yael Hendel, Santiago Haretche, Magdalena Brum, Ignacio Abel, Alejandro Magnani, María Armada y Pablo Kaplan se desempeñan en diferentes empresas en Silicon Valley y se reúnen periódicamente


Camaradería charrúa


En octubre de 2013, la uruguaya Yael Oppenheimer llegó a Silicon Valley para incorporarse a Plug & Play, una de las aceleradoras de emprendimientos más grandes del mundo que ha trabajado para potenciar el desarrollo de empresas como PayPal y Dropbox. Actualmente, Oppenheimer se desempeña como directora de Operaciones Internacionales, y promueve acuerdos con instituciones de países fuera de Estados Unidos.

Durante su gestión, Uruguay XXI y la incubadora Ingenio firmaron un acuerdo de cooperación con Plug & Play. "Los uruguayos estamos muy abiertos a juntarnos con otros uruguayos y ver cómo nos podemos ayudar", dijo Oppenheimer a Café & Negocios. Gracias a ese acuerdo y la colaboración de la Cámara de Tecnologías de la Información, en 2014 la startup uruguaya GLAMst fue seleccionada para el Programa de Aceleración Internacional de Plug & Play, en un proceso en el que se busca que las empresas crezcan y se potencien en el menor tiempo posible, de forma intensiva, con talleres, mentorías y la posibilidad de captar capital.

Para la directora y cofundadora del emprendimiento, Agustina Sartori, Estados Unidos "era el camino más lógico para llegar a mercados globales".

"Nos resultaba muy atractivo porque las marcas de cosméticos hacen la innovación desde allá y la llevan a otros países", explicó Sartori, que desde hace dos años vive en San Francisco. Actualmente su compañía, que tiene su base comercial en EEUU y desarrolla software con ingenieros en Montevideo, forma parte de otra de las aceleradoras más grandes del mundo: 500 Startups .

Sartori y su socia, Carolina Bañales, sirvieron de nexo entre Raúl Garreta y Ernesto Rodríguez, del emprendimiento uruguayo de inteligencia artifical, Monkey Learn, y 500 Startups. Gracias a ese contacto, los uruguayos se presentaron en una prueba, en la que se jugaban la oportunidad de participar en un proceso de aceleración de cuatros meses en Silicon Valley. Finalmente fueron aceptados y parte del equipo debió radicarse por ese tiempo en la capital de las empresas tecnológicas.

Para uno de los socios de Monkey Learn, Raúl Garreta, estar en Silicon Valley les permitió armarse de una red de contactos en EEUU, tener la validación de una de las más grandes aceleradoras a nivel global y estar, aunque sea por cuatro meses, en un lugar que es "como vivir en el futuro".
"Que hayamos entrado (a 500 Startups) es bueno porque estamos a disposición para ayudar a cualquier uruguayo que quiera hacer el mismo proceso que nosotros", destacó Garreta.

¿Fuga de cerebros?


En agosto de 2015, 10 emprendedores uruguayos realizaron un curso intensivo de emprendedurismo dictado en la Universidad de Berkeley en California, organizado por la Embajada de Estados Unidos y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

A su vez, el programa Program UY envió este año a un ingeniero de software uruguayo a trabajar en una start up con base en Silicon Valley.

¿Estas iniciativas propician una fuga de cerebros? La gerenta de Operaciones de la ANII, Sara Goldberg, opina que no es así. "Siempre el uruguayo que se va del país queda con redes en Uruguay y en el exterior, que son beneficiosas para todo el ecosistema. Después puede servir para dar algún contacto o pique o dónde encontrar inversión, y eso a un uruguayo le hace bien", comentó.

Una visión similar comparte el responsable de Program Uy, Riley Maguire, un estadounidense –nacido en California– que lleva adelante esta iniciativa desde Uruguay. "No sé qué pasaría con el fútbol uruguayo si Luis Suárez se quedaba jugando en Uruguay. Los que viajan a Silicon Valley ponen a Uruguay en el mapa", opinó Riley.

En Silicon Valley un ingeniero de softare gana en promedio US$ 110.000 al año, según el sitio GlassDoor. Esto es más que el promedio de Estados Unidos (US$ 95 mil). En Uruguay un ingeniero de software junior puede ganar hasta US$ 20.000 al año según datos de Advice de 2014.

"Quienes se quedan en Silicon Valley son la mejor referencia, están dispuestos a ayudar a otros, vuelven y dan charlas, y al final hay un beneficio desde el punto de vista de las conexiones que se generan", concluyó.

Startups gigantes


No todos los uruguayos en Silicon Valley están relacionados con el ecosistema emprendedor. Otros, como dependientes de empresas tecnológicas, llegaron en búsqueda de una experiencia entre las mayores multinacionales.

Tal es el caso de Guillermo Melantoni, que arribó en 2008 como parte de un intercambio entre Autodesk Argentina a la casa central en San Francisco. Actualmente está a cargo del desarrollo de software para el diseño de productos para impresión 3D por parte de no profesionales.
Melantoni dijo que, pese a tratarse de una gran compañía –su producto estrella es Autocad–, "se trabaja con una lógica emprendedora".

"No somos una startup porque tenemos una inversión que viene de la misma empresa, pero tenés que estar muy pendiente de por dónde viene la próxima disrupción", comentó.

Otro uruguayo en Silicon Valley es Bruno Azzinnari, que desde 2013 trabajaba como ingeniero de software en Linkedin con un equipo de 25 personas en un nuevo producto que utilizarán los millones de usuarios de esta plataforma de red social laboral. "La gente acá trabaja bastante más horas; están revisando el mail fuera del horario de trabajo, se llega a sentir un clima de startup", apuntó Azzinnari.

Guillermo Spiller es otro de los uruguayos en Silicon Valley. Se desempeña como product manager en Facebook

En Paypal, en tanto, hay al menos dos uruguayos: el líder del equipo de Negocios para Latinoamérica (menos Brasil y México), Federico Merino, y el responsable de Producto, Rodrigo Sánchez.

Para Merino, el hecho de haber participado en Uruguay como fundador de Screenmedia –una plataforma de publicidad en ascensores en torres ejecutivas– hizo más atractivo su perfil como trabajador para una firma como Paypal, porque las empresas buscan trabajadores con ese costado emprendedor.

Sánchez opinó que, pese a las diferencias en lo cultural, "el uruguayo está muy capacitado para hacer diferencia" en Silicon Valley. "Necesitamos que más uruguayos vengan a aprender de acá y se lleven esa información para Uruguay, porque hay
muchísimo para hacer", concluyó Sánchez.

Seis uruguayos en Silicon Valley



Rodrigo Sánchez - Product manager en Paypal



Rodrigo Sánchez
Rodrigo Sánchez - Product manager en Paypal
Rodrigo Sánchez - Product manager en Paypal

En 2013 Rodrigo Sánchez llegó a Silicon Valley para estudiar un máster en administración de empresas (MBA)en la Universidad de Berkeley con una beca Fulbright. Como parte de las tareas de clase hizo una consultoría en Paypal, lo que le abrió las puertas de esta tecnológica. Uno de los puntos que resaltó Sánchez sobre la forma de trabajo en Silicon Valley es "el énfasis en el detalle y el análisis a partir de métricas y datos de usuarios para tomar una decisión de negocios".

Sánchez fue uno de los promotores de la misión de emprendedores uruguayos que viajó a la Universidad de Berkeley para recibir un curso a medida, una iniciativa que se realizó en conjunto entre la Agencia de Investigación e Innovación (ANII) y la Embajada de Estados Unidos.

Federico Merino - Lider de negocios de LATAM en paypal


Federico Merino
Federico Merino, Lider de negocios de LATAM en paypal
Federico Merino, Lider de negocios de LATAM en paypal


Federico Merino se desempeñaba como gerente general de la compañía de servicios de telecomunicaciones uruguaya Isbel cuando en 2013 viajó a la Universidad de Berkeley a estudiar un máster en administración de empresas (MBA).

En el año 2010 fundó la empresa de publicidad en ascensores de torres ejecutivas Screenmedia, de la que sigue participando. Al ser consultado sobre si pensaba iniciar un emprendimiento en Silicon Valley, Merino contestó: "El tema de emprendedurismo es superinteresante, hay gente que se define como emprendedor serial; a mí me gusta más el término 'empresario'. No todo tiene que ser crear, no me define, ni todo lo que creás tiene que ser la próxima Facebook".

Bruno Azzinari - Ingeniero de software en Linkedin



Bruno Azzinari
Bruno Azzinari Ingeniero de software en Linkedin
Bruno Azzinari Ingeniero de software en Linkedin

Bruno Azzinari ingresó en Linkedin como parte de un programa de la desarrolladora de software en la que trabajaba (Globant), por el cual se organizan intercambios entre sus trabajadores y clientes en Estados Unidos. Azzinari tuvo que participar de una prueba de cuatro horas a través de Skype, en la que debía resolver problemas de programación en tiempo real.

Quienes lo entrevistaron son ahora parte del equipo de 25 personas con el que trabaja desarrollando un nuevo producto de Linkedin vinculado a la educación, y sobre el que el uruguayo no pudo dar más detalles. El programa implicaba un año de trabajo, y después retornar a Globant, pero Linkedin decidió contratarlo y ya lleva tres años como trabajador de esta red social.

Andrés Boedo - Ingeniero de software en Elevate


Andrés Boedo
Andres Boedo, ingeniero de software en Elevate<br>
Andres Boedo, ingeniero de software en Elevate

Andrés Boedo es el primer uruguayo en viajar a través del programa Program UY, por el cual ingenieros de software uruguayos se instalan en Silicon Valley para trabajar como pasantes en una startup. Boedo fue seleccionado entre los 50 ingenieros que se postularon, gracias a lo cual trabaja en Elevate, una desarrolladora de juegos para entrenar el cerebro que en 2014 fue elegida aplicación del año por Apple.

"Es llamativo que adonde mires tenés algo que te inspira. Cerca de mi casa tengo a Twitter y a Uber. Ves anuncios de clases motivacionales y en todos lados hay empresas innovadoras y exitosas", dijo Boedo. El programa de un año obliga a Boedo a retornar a Uruguay, donde espera en un futuro lanzar su propio emprendimiento.

Agustina sartori - Cofundadora y CEO de Glamst


Agustina Sartori
Agustina Sartori, CEO y co-fundadora de Glamst<br>
Agustina Sartori, CEO y co-fundadora de Glamst

Agustina Sartori y su socia, Carolina Bañales, decidieron probar suerte en Silicon Valley para llevar adelante su emprendimiento de un probador de maquillaje virtual, Glamst. "Cuando llegué pensé que nos iban a dar reuniones y nos llevó dos años levantar capitales de Estados Unidos", contó Sartori. Para ganarse la confianza de los inversores en Estados Unidos, Sartorí decidió mudarse a Silicon Valley, para lo cual debió obtener una visa que le permitiera quedarse por tiempo indefinido.

Con la recomendación de la fundadora de Endeavor, Linda Rottenberg, la aceleradora 500 Startups y el Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros, obtuvo la visa de habilidades extraordinarias, que le permitió quedarse en el país.

Yael Oppenheimer - Directora de operaciones internacionales de Plug and Play



Yael Oppenheimer
Yael Oppenheimer, Directora de operaciones internacionales de Plug and Play<br>
Yael Oppenheimer, Directora de operaciones internacionales de Plug and Play

El rol de Yael Oppenheimer es el de generar relaciones con agencias de gobierno, empresas privadas e inversores de los país de Centroamérica y Suramérica.
Llegó a Plug & Play por recomendación de un amigo brasileño, y desde entonces ha estrechado lazos entre la aceleradora y Uruguay.

A los uruguayos que quieran trabajar en Silicon Valley, Oppenheimer aconsejó estar acostumbrados a un nivel de intensidad de trabajo y una velocidad que no se ve en otros lados.
"Pero más que nada todos debemos perder ese miedo al acento y al no poder hablar. Siempre consideramos que tenemos un pésimo inglés, pero acá todos tienen acento", aclaró.



Populares de la sección

Acerca del autor