UTE denunció ante la Justicia contrato eólico de exdueños de Fripur

El ente paga unos US$ 5 millones anuales al grupo por la compra de electricidad


UTE presentó este lunes ante el Juzgado de Primer Turno de Montevideo una solicitud para que la Justicia considere el contrato que el ente mantiene con la firma proveedora de energía eléctrica eólica Kentilux SA como parte de la masa concursal de la empresa pesquera Fripur SA, ambas propiedad de la familia Fernández.

Según informó Presidencia, el ente energético presentó información con el fin de probar que ambas firmas son un mismo grupo económico y así poder cobrar unos $ 25 millones (US$ 877 mil) que le adeuda la expesquera cerrada a mediados del año pasado.

En declaraciones al portal de Presidencia, el titular de UTE, Gonzalo Casaravilla, dijo que la información aportada al juzgado lleva a UTE a pensar que hay indicios suficientes de que ambas empresas son un mismo grupo económico.

En el trámite de concurso de acreedores de Fripur, UTE presentó oportunamente el reclamo por deudas de esa firma por servicio de provisión de electricidad por una suma cercana a los $ 25 millones. El Frigorífico Pesquero Uruguay (Fripur) fundado en 1976 bajó cortina en agosto del año pasado, luego de declararse en concurso de acreedores con un pasivo de unos US$ 70 millones. Solamente con BROU tenía un pasivo de US$ 46 millones.

UTE tiene desde 2011 un contrato para la compra de energía eólica de dos parques eólicos de Kentilux. Los granjas están instaladas en San José y tienen un potencia instalada de 17,2 megawatts. Según informó Casaravilla, UTE paga anualmente el orden US$ 5 millones desde hace cinco años a esa empresa que pertenece a la familia Fernández. Al contrato de compraventa de electricidad aún le quedan 15 años para concluir.

"Al igual que en el mundo, se tiende a eliminar los paraísos fiscales y Uruguay ha hecho todos los deberes en tal sentido. De a poco la jurisprudencia uruguaya va haciendo lo mismo y va cobrando fuerza el concepto de grupo económico", comentó el presidente de UTE. Según el jerarca, eso permite equiparar la actividad privada comercial y el accionar de los grupos económicos "con las mismas reglas de juego a la que están sometidas las empresas públicas nacionales, en la que el Estado es, en definitiva, cuando corresponde, quien asume colectivamente los eventuales daños por su diferentes actividades", indicó.

De acuerdo a los datos que figuran en la central de riesgos crediticia del Banco Central, la sociedad anónima Kentilux tiene un crédito vigente con el BROU por US$ 12,4 millones. Por ahora, está calificado con la categoría 2 A como un deudor con capacidad de pago adecuada.