UTE ganó US$ 404 millones; más de la mitad fue a la caja del Estado

La reducción de costos de generación por incorporación de energía eólica no llegó a los consumidores
Miguel Noguez / Andrés Oyhenard

UTE cerró el 2016 con ganancias por US$ 404 millones, uno de sus mejores resultados en lo que va de la década. El buen desempeño operativo el año pasado llevó a que la empresa sea de nuevo una de las principales fuentes de financiamiento entre los entes estatales –a costo cero– que el Ministerio de Economía (MEF) utiliza para cubrir las necesidades de gasto público y reducir el déficit fiscal.

De hecho el ente transfirió a Rentas Generales US$ 225 millones, más de la mitad de las utilidades del último ejercicio. Si bien en un principio estaba previsto que volcara unos US$ 70 millones a la caja chica del Estado, luego realizó un aporte extra por más de US$ 150 millones por su muy buena desempeño operativo, que se explicó en buena medida por un menor costo de abastecimiento de la demanda que el gobierno decidió no trasladar para beneficio de los usuarios con menores tarifas.

Desde que inició el segundo mandato de gobierno del presidente Tabaré Vázquez, el MEF ha ejercido un férreo control sobre el funcionamiento de las empresas públicas, a las que está apelando para cumplir con el objetivo de reducción del déficit fiscal a 2,5% del PIB para el cierre del período de gobierno (hoy está en 3,7%), en combinación con un ajuste fiscal. Con la transferencia adicional de utilidades se aseguran que los entes estatales se ciñan a rajatabla con los lineamientos en materia de gastos e inversiones que se fijaron al arranque del período de gobierno.

"Es un muy buen resultado", dijo ayer el presidente del ente, Gonzalo Casaravilla al ser consultado por El Observador. El desempeño del año pasado llevó a que UTE completara cuatro años consecutivos con números positivos. En ese período acumuló ganancias por US$ 1.073 millones. La otra cara de la moneda es ANCAP, que en el mismo período (2013-2016) acumuló pérdidas por US$ 691 millones.

Durante los últimos tres años el ente energético logró beneficiarse de una reducción de los costos de abastecimiento que ayudó a mejorar sensiblemente los resultados, de la mano con una mayor participación de los parques eólicos.

Balance de UTE


No obstante hasta ahora esa baja se ha reflejado de forma marginal sobre el bolsillo de los consumidores. El año pasado el Costo de Abastecimiento de la Demanda (CAD) ascendió a
US$ 377 millones, muy por debajo de lo presupuestado –y que se usó como base para resolver los aumentos de tarifas– que eran unos US$ 600 millones. Para este año el CAD proyectado es de unos US$ 700 millones, según supo El Observador.

Esto responde básicamente a dos razones. La primera es que UTE deberá transferir unos
US$ 50 millones a su colateral ISUR (Interconexión del Sur) que fue la responsable de construir la estación conversora de frecuencia eléctrica entre Uruguay y Brasil instalada en Melo y la línea aérea que la une con Candiota y permanece prácticamente inactiva. ISUR es una sociedad con una participación accionaria de UTE del 97,5 % y de 2,5% de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND).

Aunque el intercambio de energía con Brasil por esa vía todavía no está operativo, ISUR debe comenzar a amortizar la inversión de US$ 350 millones de la conversora de frecuencia y la línea con Candiota. Una segunda razón es que se espera un crecimiento en los costos de comprar de energía eólica, dado que ingresaran nuevos parques al sistema. La modalidad de los contratos concebidos a 20 años es take or pay (UTE paga la energía aunque no la use).

Distinta es la modalidad de contratos spot que no tienen asegurada la compra de energía por parte de UTE y están más expuestos al riesgo. Esa situación ha llevado a que más de un inversor se interese por venderle energía directamente a privados e incluso exportar hacia Argentina.

Números positivos


La serie histórica desde el 2010 muestran que 2014 ha sido el mejor año para UTE. En esa oportunidad la empresa obtuvo un resultado positivo de US$ 451 millones y una utilidad sobre patrimonio de 10,3%. Durante 2016 el ente ganó US$ 47 millones menos y la utilidad sobre patrimonio fue de 10,1%. El peor ejercicio en lo que va de la década fue el 2012 debido a la sequía















Populares de la sección