UTE posterga plan de venta a Brasil por crisis en ese país

El ente apuesta a mejorar los términos de intercambio de energía con Argentina para compensar pérdida de mercado
La evolución de la crisis económica y política de Brasil cambió de plano las expectativas que tenía UTE de poder concretar en el correr del año las primeras ventas de energía eléctrica al país norteño.

Si bien Uruguay culminó con éxito las pruebas técnicas para exportar hasta 500 megawatts (MW) por la nueva conversora de Melo , la baja de la demanda de alrededor de 10% en territorio norteño hace que Brasil haya pasado de necesitar energía a tener excedentes para exportar.
En diálogo con El Observador, el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, sostuvo que dado el nuevo escenario el ente está a la espera de otras oportunidades.

Como primer punto se confía en poder mejorar las condiciones de intercambio de energía con Argentina. El jerarca indicó que una mejora de los precios "está siempre arriba de la mesa".
Por otro lado, explicó que si Brasil comienza a venderle energía a Argentina hay posibilidades de que parte de esa exportación pase por el sistema uruguayo.

En la actualidad, la empresa coloca los excedentes de generación hidroeléctrica enteramente en Argentina, en el marco de un acuerdo vigente entre ambos países desde la década de 1990.
Pero en las últimas semanas también se llegó a utilizar centrales térmicas para atender la demanda proveniente de la vecina orilla.

El precio de venta a Argentina se define por el costo de generación del mercado spot en ambos países. Cuando Uruguay tiene excedentes su costo de generación es de US$ 0 por MWh. En Argentina, el cálculo se toma asumiendo que ese país cuenta con excedente de gas natural para generar energía eléctrica, algo que hace varios años no ocurre en la práctica, dada la crisis energética que enfrenta la vecina orilla que era quién proveía de ese fluido. Eso determina que el precio de importación a Uruguay, según esa paramétrica, se ubique en poco más de US$ 7 por MWh.

También existe otra modalidad de intercambio que se aplica cuando Argentina exige un determinado volumen de energía para una hora puntual, aunque se utiliza en bastante menor medida. En ese caso, se cobra una tasa por uso de esa modalidad de US$ 100 por MWh, y se le agrega el costo de la central térmica que se utiliza para atender esa generación. En lo que va del año, la demanda de energía eléctrica en Uruguay se ha cubierto casi en su totalidad con generación hidraúlica y eólica, lo que abarata significativamente los costos de abastecimiento.

Populares de la sección