"Vamos a derrotar a un gobierno que no es democrático por la vía democrática"

Para Marco Bozo, diputado opositor, no hay forma de que la revocación de Maduro no suceda este año
Por Emanuel Bremermann

Marco Bozo es diputado de la Asamblea General por el Estado de Carabobo y, al igual que muchos de los legisladores opositores venezolanos, se ha dedicado a denunciar la crisis social y política que vive su país, buscando apoyo exterior para el referéndum revocatorio que la alianza opositora de la Mesa de la Unidad Democrática ha propuesto. En la sede del Mercosur, donde su delegación se encontraba para exponer la situación venezolana, Bozo dialogó con El Observador sobre la revocación, el hambre y el duelo entre el presidente Nicolás Maduro y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, entre otros temas.

¿Cuáles son los motivos de la presencia de la delegación venezolana en Montevideo?

Hoy (ayer) se expuso en la Comisión de Derechos Humanos del Parlasur sobre la violaciones de derechos en Venezuela, sobre todo lo que corresponde a la violación de la Constitución por parte del Ejecutivo, por parte de Nicolás Maduro, y nuestra posición sobre lo que corresponde hacer, que es el llamado al respeto de la máxima ley. Nosotros hoy estamos luchando y estamos exigiendo un referéndum revocatorio en Venezuela, ante la situación tan dramática que ahoga a todos los venezolanos y de la que nadie esta exento, excepto Nicolás Maduro, sus ministros y los enchufados que siguen despilfarrando el dinero de los venezolanos y siguen robando a la nación.

Es ahí donde nosotros estamos haciendo el llamado de atención de que es necesaria la integración internacional, de todos los países del Mercosur, para que se respeten las constituciones y se respeten las leyes como se han establecido en todos los países democráticos. Nuestro llamado es de solidaridad, de que podamos avanzar en el proceso democrático y no que sigan ocurriendo estallidos sociales o golpes de estado o que siga reinando el poderío militar en circunstancias democráticas, como es el caso de Venezuela.

Para la exigencia de un derecho constitucional, nosotros hemos tenido que hacer marchas que son reprimidas con la fuerza opresora del gobierno, que es totalmente absurda y exagerada: tenemos presos políticos, tenemos torturados y diputados amenazados.

Queremos demostrar mediante medidas pacíficas al Consejo Nacional Electoral (CNE) y a su presidenta toda nuestra disposición para que el referéndum revocatorio sea este año. Queremos revocar un gobierno que ha acabado con la vida de los venezolanos. Muchos dicen que Venezuela es un país rico, pero no lo es. Es un país con recursos, pero pobre. Queremos darle un giro a la realidad que hoy tenemos y que esos recursos sean a beneficio del pueblo y no de Maduro.

¿Confían en que el CNE acelerará los trámites de las firmas?

No tiene otra que hacerlo: tiene la presión popular. Sabemos que la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, está arrodillada al gobierno de Nicolás Maduro, por lo cual ha querido poner trabas y barreras a un proceso que es plenamente democrático y un derecho del pueblo. En el 2004 se le hizo un referéndum revocatorio al presidente Chávez, y nosotros hemos dicho claramente a Maduro y sus seguidores, que dicen ser los seguidores del legado de Chávez, que ese referéndum es el legado de Chávez, que fue una petición del mismo presidente de que fuese incorporado a la Constitución. Ahora se hacen los locos y eso no lo cuentan. Ante tal polarización política que se vive en Venezuela, nosotros queremos abrir las puertas y que sea la gente quien decida. Y ciertamente, Venezuela no vive en un gobierno democrático, pero nosotros vamos a derrotar a un gobierno que no es democrático por la vía democrática, de manera pacífica y constitucional.

¿Estima que Maduro cooperará con un eventual revocatorio?

Tiene que hacerlo: que no siga retando al pueblo. No sigan jugando con la paciencia del pueblo venezolano, que está pasando hambre y necesidades. Hoy la gente está comiendo los mangos que caen de los árboles porque no tienen que desayunar, porque no hay que cenar. Porque al aparato productivo de Venezuela Nicolás Maduro lo destruyó, a través de la desastrosa administración publica. Venezuela está pasando tiempos muy duros, nunca vistos. Son los peores años de nuestra historia republicana. Ante ello, que Maduro no se ponga a retar al pueblo venezolano, porque estamos a punto de un estallido social o que pase algo grave. Y por eso esperamos que el referéndum revocatorio sea la válvula de escape a la presión que vivimos. Nuestra gran victoria, sin embargo, no será el cambio político, sino el aprendizaje que nos llevaremos para el futuro como sociedad, para nunca más repetir estos episodios que estamos viviendo.

¿Qué piensa de las maniobras militares de la semana pasada?

Absurdas, sin sentido, un gasto sin necesidad. Hay un presupuesto armamentista absurdo y exagerado, que no va con las condiciones que vive el país. Las amenazas externas son totalmente infundadas. De todas maneras, no nos apegamos a ninguna intervención extranjera: eso que no pase y tiene que quedar bien claro. De esto salimos nosotros a partir de nuestros medios. Pero, las maniobras de Maduro son totalmente sin sentido. Estas son cosas que se hacen en Corea del Norte.

¿Cuál es su opinión sobre el enfrentamiento entre Luis Almagro y Maduro?

Muy lamentable. Esos debates no solucionan nada al país y no aportan nada positivo y, de verdad, es una vergüenza. Nicolás Maduro carece del elemento básico para resolver los problemas: reconocerlos. Y si ni siquiera avanza en asumir los problemas, es una vergüenza que sucedan este tipo de cruces absurdos.

Populares de la sección