Vandalismo y robos en Primaria bajaron un 30%

Atribuyen la disminución a cambios en la forma de realizar la vigilancia que abarca a todos los centros educativos
Rejas forzadas, roturas en vidrios, comedores desvalijados. Son algunas de las consecuencias que dejan los actos de violencia que tienen como objetivo escuelas de todo el país y que sumaron durante 2016 más de 80. Pese a la gravedad de los hechos, esa cifra representa una disminución del 30% con respecto a 2015.

En algunos casos, la misma institución debe sufrir esos ataques más de una vez en el mismo año. Es lo que sucedió por ejemplo en la escuela 224, ubicada en camino Abrevadero, al norte del barrio Colón, a la que intentaron robar cuatro veces durante el año pasado.

Uno de los episodios sucedió en agosto cuando, en el local al que asisten unos 322 alumnos, se registraron daños importantes en puertas y ventanas. En el mismo fin de semana, según informó entonces El País, hubo otros cuatro incidentes: dos en escuelas de Piedras Blancas, la 151 y la 263, otro en la escuela 335 de Manga, y un cuarto en la escuela 330 de Maroñas.

Solo en el departamento de Montevideo, en 2016 Primaria registró 59 incidentes de ese tipo, en los que se incluyen los robos y actos de vandalismo. En 2015, en tanto, fueron alrededor de 90, una cifra mayor incluso a lo registrado en todo el país en el último año.

La baja responde, según las autoridades de Primaria, a un cambio en la modalidad de la vigilancia, que es ahora más dinámica y que permite abarcar a la totalidad de los centros.

"Antes igual se gastaba mucho, era vigilancia presencial y no abarcábamos todos los centros. Ahora la vigilancia es más dinámica y más eficiente. El cambio ha valido la pena", señaló la encargada de seguridad de Primaria, Alondra Balbi. Si bien, en general, los robos no implican grandes montos –se trata en los casos mas graves del desmantelamiento de comedores, de donde se llevan el calefón, las garrafas y los cubiertos-, sí configura un gasto importante la seguridad aplicada para evitar episodios de ese tipo.

El consejero de Primaria Héctor Florit dijo a El Observador que ese organismo destina 4,5 veces más a la vigilancia de los locales educativos que a la compra de materiales y útiles escolares. El primer rubro se lleva más de US$6 millones del presupuesto, en tanto que en elementos didácticos ( cuadernos, tizas, papeles, etc) se invierten unos US$1,4 millones al año. El dinero se gasta mayoritariamente en una empresa de alarmas con respuesta, a la que se trasfieren $119 millones en el año. Se gasta además en el servicio policial 222 unos $20 millones, y en servicio de seguridad presencial, $34 millones.

El consejero de Primaria destacó que los gastos en seguridad son muy altos, no tienen retorno y están "al límite de lo razonable". Por tanto, no deberían ser incrementados. Los incidentes ocurren también en los centros educativos del interior. Durante 2016 se registraron, por ejemplo, ocho episodios en el departamento de Salto, tres menos que en 2015. La mitad sucedieron en la misma escuela, la 92. Primaria registró además en el último año seis incidentes en Canelones; cuatro en Maldonado; dos en San José, en Río Negro y en Rocha, y uno en Colonia y en Florida. l

Populares de la sección