Vargas Llosa tramitaba offshore pero la detuvo antes de recibir el Nobel

El entorno del escritor negó la información y señaló que puede haberlo hecho algún asesor sin su consentimiento
A pocos días de que decenas de figuras de todo el mundo hayan sido salpicadas por la divulgación de los Panamá Papers, las noticias sobre este caso siguen apareciendo. Ahora tocó el turno del escritor Mario Vargas Llosa, cuyo nombre también aparece en los documentos.

Tanto él como su mujer, Patricia, iniciaron trámites para comprar en setiembre de 2010 la empresa Talome Services Corp al bufete Mossack Fonseca, aunque lo hicieron a través de un intermediario. El encargado de hacerlo fue Dave Marriner, director de la empresa Pan-Invest Management, que tiene base en Luxemburgo y en Chipre, según informó este miércoles el diario El Confidencial, que en conjunto con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), los medios La Sexta y Süddeutsche Zeitung llevaron a cabo la investigación sobre el Panamá Papers.


Los primeros documentos procesados por Mossack atribuían la empresa a "Mario Llosa", por lo que Marriner pidió a través de un e-mail que se cambiara el nombre a "Mario Vargas Llosa". La dirección postal de ambos accionistas aparece en la calle Flora de la capital española. Una vez que se confirmó la inscripción, los correos electrónicos entre el bufete y Marriner se detuvieron y se retomaron unos días antes de que Vargas Llosa fuera premiado con el Nobel de Literatura por su obra La ciudad y los perros.

El 6 de octubre, un día antes de que recibiera el premio, el intermediario escribió a Mossack para pedir cambios sustantivos en la empresa. "Cuando adquirimos la compañía, lo hicimos con el requisito de que mis clientes fuesen accionistas directos. Sin embargo, los requisitos de mis clientes han cambiado y, al no haber sido aún entregada la sociedad, queremos cambiar a los accionistas", señalaba el comunicado de Marriner. Luego envío tres nuevos correos, hasta que, el 12 de octubre las acciones de la pareja pasan a ser de dos ciudadanos rusos.

Según El Confidencial, en el entorno del escritor se negó la información y se aseguró que "solamente puede atribuirse a que algún asesor de inversiones o intermediario, sin el consentimiento de los señores Vargas Llosa, reservó esta sociedad para la realización de alguna inversión que se estaba estudiando, sin que, finalmente, se materializase en ninguna acción concreta". El escritor aseguró conocer sus obligaciones tributarias y que la noticia de que sería galardonado con un premio Nobel le llegó el mismo 7 de octubre, y no antes.


Populares de la sección