Vázquez busca a la elite empresarial y recibe frutos

El presidente recibió el interés de empresarios por invertir en Uruguay; ayer, en la Cámara de Comercio Alemana, habló sobre las ventajas del país para hacer negocios
Brasil Brasileiro se llama el lugar que Renato Ferreira, presidente y fundador del grupo empresarial Lobraus, hizo cerrar para agasajar al presidente Tabaré Vázquez, y su comitiva, en la noche del 8 de febrero en Berlín.

En un ambiente distendido el presidente socializó con los empresarios uruguayos que fueron invitados por Ferreira, mientras los pinchos con carne se paseaban por las largas mesas que se instalaron especialmente en el lugar y la novia de Ferreria cantaba y bailaba para los allí presentes. "La Jennifer Lopez brasilera", como la presentó Ferreira, cantó un tema de Frank Sinatra y varios tradicionales de su país.

Hace tan solo dos meses y medio, Vázquez había concurrido por el día, junto a varios de sus ministros, a un evento organizado en San Pablo por ese poderoso grupo empresarial. El 21 de noviembre, el mandatario sedujo a la elite de negocios de Brasil y los invitó a invertir en Uruguay.
Y sus dotes oratorias trajeron el efecto deseado: tres de los empresarios que ese día escucharon a Vázquez manifestaron su interés de invertir en Uruguay, dijeron dos fuentes empresariales a El Observador.

El efecto confirma la buena dirección de la sencilla política que el gobierno está llevando adelante: ir a tocar puerta por puerta para ofrecer los productos y servicios uruguayos. Eso es lo que Vázquez hizo en Brasil, como lo hizo después en España y en Francia, como lo había hecho en octubre del año en China, y como hace ahora en Alemania.

En el gigante asiático, el trabajo del gobierno está generando consecuencias a juzgar por el hecho de que cada nueva semana arriba a Montevideo una nueva delegación de empresarios chinos, dijeron fuentes del Ejecutivo a El Observador. La posibilidad de concretar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con ese país pudo haber quedado en suspenso, pero lo que el gobierno tiene claro es que para China la relación bilateral subió de escalón con un salto cualitativo. Esa "asociación estratégica" es lo que permitió que el gobierno chino le diga a sus empresarios que apuntan a América Latina que Uruguay es un buen lugar para invertir.

Ahora en Alemania

Hacer que los empresarios pongan sus ojos en Uruguay fue también lo que hizo ayer el mandatario en Berlín durante su presentación en la Conferencia sobre Latinoamérica que organizó la Cámara de Comercio e Industria Alemana, una institución que tiene más de 3 millones de socios.

Vázquez habló de las bondades de la región y de Uruguay, y alentó a los agentes económicos a ensanchar la cooperación.

Luego de presentar a América Latina en su conjunto, un continente al que destacó como "el jardín del mundo y el futuro del mundo", y como "la única región del mundo que vive en paz", Vázquez se refirió a Uruguay y enfatizó en las ventajas para la inversión extranjera.

El presidente dijo que Uruguay no es ni aspira a ser un país perfecto, sino que es un país que puede y debe mejorar. Para ello, señaló, hay un proyecto estratégico definido, de largo plazo, trazado por el sistema político y las organizaciones sociales, para el que se necesita inversión.

Entre varias cifras, el presidente señaló, por ejemplo, que la tasa de reinversión de utilidades está en el entorno del 60%, "lo que refleja la conformidad de inversores y su confianza en el país", aseguró.
Y reiteró el pedido: "Aspiramos a acrecentar la inversión extranjera para seguir avanzando hacia los objetivos planteados".

En materia de captación de inversión extranjera directa, detalló que "Uruguay no parte de cero" e informó que entre 2005 y 2015 aumentó hasta llegar a un promedio de 5,3% del Producto Interno Bruto. Insistió en que "es el segundo receptor de inversión extranjera directa, detrás de Chile".

País sólido y estable

Con un banner de fondo que definía a Uruguay como una tierra para invertir, trabajar y vivir, Vázquez destacó la estabilidad de la institucionalidad democrática: "Fuerte, sólida, estable". "Tenemos una buena oposición y un sistema de partidos políticos de los más antiguos del mundo y el más estable junto a los partidos políticos del Reino Unido", recalcó el presidente durante su discurso.

Tan estable, bromeó, que hace 10 años visitaba ese país europeo como presidente y con dos de los ministros actuales: Danilo Astori (Economía) y Víctor Rossi (Transporte).

Dijo, asimismo, que el país cuenta con políticas económicas transparentes, y que si bien "nadie está libre", Uruguay "trabaja fuertemente para erradicar cualquier foco de corrupción".

Habló, por otra parte, de la seguridad, de los recursos humanos calificados, de las relaciones laborales "equilibradas" y de los salarios competitivos, de la cobertura de internet y de las energías renovables.

Mencionó que Uruguay mejoró su índice de GINI, que mide la desigualdad socioeconómica, y que obtuvo el mejor resultado de la región, con 0,38 en la escala en que 0 es la igualdad perfecta.

Vázquez terminó su discurso refiriéndose nuevamente a América Latina y dijo que ningún país tiene un "destino de soledad", por lo que se deben construir puentes.

"Uruguay es el país que distribuye mejor la riqueza en toda América Latina", resaltó. "Es el país latinoamericano con el ingreso per cápita más alto, con unos US$ 16 mil", subrayó. Acotó que se proyectan US$ 20 mil per cápita para 2020.

"Llegó el momento que los latinoamericanos, ante nuestras frustraciones, no les estemos echando permanentemente las culpas de todos nuestros males al imperio de turno", afirmó.

Hoy, en Hamburgo, el presidente volverá a tocar la puerta del empresariado alemán, aunque difícilmente alguno de ellos responda con música de Sinatra y canciones tradicionales. No parecería ser su estilo.

Populares de la sección

Acerca del autor