Vázquez desoye a Murro y mantiene las pautas salariales

La decisión caló hondo en el Ministerio de Trabajo
"Tomé dos decisiones", dijo el presidente Tabaré Vázquez. Los asuntos administrativos ya habían sido tratados en el Consejo de Ministros, cuando el mandatario comunicó a su gabinete que informaría sobre dos resoluciones que había adoptado, relató una fuente de gobierno a El Observador.

El presidente dijo que había decidido adelantar a agosto el aumento de las jubilaciones de $ 200 y que las pautas salariales quedarían "como estaban". Acto seguido, Vázquez preguntó si alguno de los participantes tenía alguna duda o consulta para realizar.

Ante el silencio general, el único que tomó la palabra en ese momento fue el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, que consultó si las pautas que se habrían de mantener eran las previstas para 2016 o las establecidas en 2015, que para los grupos que cerraron acuerdo el año pasado contemplaban ajustes superiores en el primer año a los que rigen para 2016. Y Vázquez respondió que se mantendrían las vigentes para el año en curso, que prevén subas a partir de julio de 6,5% anual para los sectores en problemas, de 7,5% para los intermedios y de 9% para los dinámicos.

Después de la aclaración del presidente, Murro no volvió a hablar. Y el resto del gabinete permaneció en silencio.

La decisión de Vázquez significó un fuerte respaldo a la posición del ministro de Economía, Danilo Astori, que quedó de manifiesto al ser también el vocero designado por el presidente para comunicar a la prensa lo resuelto en el Consejo de Ministros.

Días atrás, el ministro de Trabajo había criticado los lineamientos resueltos por el gobierno y pidió "reflexionar" en la interna para lograr un cambio, en el entendido que los dispuesto por el Ejecutivo no era acompañado por la realidad actual.

Minutos después que se abrieran las puertas del Consejo era Astori quien anunciaba que el gobierno había resuelto mantener los actuales lineamientos salariales. Además dijo que el Poder Ejecutivo realizará un monitoreo de los resultados de la aplicación de esas pautas y tomará medidas en caso que se entienda que hay una tendencia al deterioro del salario real. "Eso hasta ahora no ocurrió. Los salarios reales, tanto públicos como privados, siguieron creciendo en el país, bastante menos que antes lo que es lógico porque la economía se desaceleró", dijo Astori.

"Ahora, en el segundo semestre, corresponde aplicar los lineamientos que se había anunciado oportunamente para este año y eso es lo que se va a aplicar, porque se entiende que esas pautas fueron definidas con la flexibilidad necesaria como para ser consistentes con otras herramientas de política económica en este proceso de desaceleración que vive el país", dijo el ministro. El jerarca añadió que el gobierno "entiende que estos lineamientos salariales son los mejores". Esa decisión implica también que no se flexiblizarán los criterios de corrección por inflación observada, que se realiza a los 18 meses o al segundo año de vigencia del convenio.

Silencio y reflexión

En el Ministerio de Trabajo caló hondo la decisión del presidente. Varios jerarcas de esa dependencia consultados por El Observador dijeron que no harían declaraciones, pero señalaron que el ánimo no era el mejor. En la noche de ayer la cúpula de Trabajo se reunió para hacer una "reflexión" y "valoración" de lo sucedido.

Por otra parte, el diputado del Partido Comunista, Gerardo Núñez, dijo a El Observador que lo afirmado por Astori representa un "profundo error", que "parece responder más a un capricho que a la realidad que se está viviendo en el país".

Núñez dijo que si el Poder Ejecutivo reafirma esta postura "se va a intensificar la lucha del movimiento estudiantil, la lucha en el movimiento sindical y la lucha misma dentro del Frente Amplio".
El diputado comunista señaló que el tema será planteado a nivel del Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio y de la Mesa Política Nacional, "ya que el asunto es muy preocupante".

Respaldo empresarial

Los presidentes de las cámaras de Industria y de Comercio apoyaron la determinación que tomó el Consejo de Ministros de mantener los lineamientos salariales sin cambios, tal cual fueron definidos en julio del año pasado. "Primero la cordura. Hay que cuidar el empleo cuando las papas queman", dijo a El Observador el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, Carlos Perera. El empresario recordó que se gremial viene advirtiendo desde "hace un tiempo" que se debe preservar la "cautela" a la hora de definir incrementos de salarios porque "siempre el fusible que salta" cuando hay dificultades para sostener el crecimiento de la economía termina siendo el del "empleo".

A su turno, el titular de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Washington Corallo, consideró "acertado" que el gobierno haya optado por "mantener" lo que estaba pautado desde mediados del año pasado en cuanto a los ajustes de salarios para el sector privado.

El industrial comentó que la "aspiración" de la industria es que "no se pierdan fuentes de trabajo. Si se pierde un punto (de salario), eso lo recuperamos en los tiempos de bonanza a futuro", planteó. Corallo indicó que un estudio que realizó su gremial demuestra que en la última década el sector industrial inyectó a la economía US$ 2.000 millones como consecuencia de ajustes de salarios por encima de la evolución de la inflación en ese período. "Eso fue una de las razones que también ayudó a dinamizar la economía. Eso ya se ganó. Ahora hay que preservar el empleo", insistió.


Populares de la sección

Acerca del autor