Vázquez encuentra resistencia en el FA en prohibir venta de alcohol de 22 a 8 horas

Hoy está vigente de 0 a 6 horas; tanto desde el oficialismo como de la oposición cuestionan extenderlo

El presidente Tabaré Vázquez mantiene firme su idea de prohibir la venta de bebidas alcohólicas entre las 22 y 8 horas. Sin embargo, la propuesta no cuenta con un consenso total y despierta dudas en legisladores de todos los partidos.

Durante la reunión del pasado jueves de la comisión multisectorial para la regulación del consumo de alcohol, el diputado frenteamplista Luis Gallo planteó que prohibir la venta entre las 22 y 8 horas podría complicar la posterior aprobación del proyecto de ley en el Parlamento, ya que hay sectores que no están de acuerdo con esa restricción.

Ante esa situación propuso la alternativa de prohibir la venta entre las 0 a 9 horas, como promueve el Movimiento de Participación Popular (MPP). Sin embargo, esta propuesta tampoco fue bien recibida por los demás miembros de la comisión por entender que no cambia nada con respecto al régimen actual (0 a 6 horas), ya que, según aseguran, no hay fiscalización.

Consultada por El Observador, la senadora nacionalista e integrante de la comisión, Verónica Alonso, dijo que las resistencias existen en todos los partidos, como pasó con la ley de tolerancia cero en el tránsito. "Esto no tiene un color político, esto lo atraviesa (a todo el sistema político)", sostuvo.

Por su parte, Gallo dijo que dentro del Frente Amplio ningún sector "se mostró en contra" de definir una limitación horaria, pero sí con que la franja sea de 22 a 8 horas. En ese sentido, hizo referencia al argumento del diputado Sebastián Sabini (MPP) que como integrante de la comisión especial de adicciones de la Cámara de Diputados, consideró que "si no se demuestra que limitar el horario baje el consumo del alcohol", no está dispuesto a votarlo, pero que si existe "documentación y aval científico está dispuesto a debatirlo".

Cuando Vázquez convocó a la comisión multisectorial en 2015, Sabini le dijo a El País que la restricción "no trata a todas las clases sociales por igual", ya que "una persona que no tenga para ir a un bar y quiera tomar una cerveza después de la hora 22 se va a quedar sin esa posibilidad".

De cara a este planteo, Alonso opinó que las resistencias están sobre todo en la falta de fiscalización y control de la normativa. "Nosotros podemos extender de 22 a 8, pero ¿de qué nos sirve aprobarlo si en realidad después no se cumple la ley y nadie lo controla? Creo que el argumento de algunos pasa por ahí y tienen razón", expresó la senadora nacionalista.

Otro de los puntos que presenta discordancias es la creación de la unidad reguladora de bebidas alcohólicas, dijo Gallo. "Una superestructura que no estamos en condiciones presupuestales de hacer y donde el Partido Nacional y el Partido Colorado se han puesto en contra. Entonces, no vamos a ir contra eso que sabemos que (en el Parlamento) no va a salir", señaló el diputado del Frente Amplio.

Ante este panorama, la comisión acordó trabajar de manera independiente a la postura parlamentaria y elaborar un proyecto de ley integral que contemple la restricción horaria entre otros aspectos vinculados a la educación, venta de bebidas, permisos y publicidad, dijo Alonso.

Pero por ahora no hubo acuerdo sobre la franja horaria en la que se prohibirá vender bebidas alcohólicas.

"No quedó un acuerdo sobre el horario. Unos creen que habría que ponerlo de 22 a 8, otros dicen que eso complica y tiene que ser de 0 a 9. No hubo unanimidad", agregó la legisladora.

Según Gallo, la comisión acordó continuar estudiando y discutiendo cuál es el horario de mayor impacto en las ventas de alcohol.

El objetivo es que para la próxima reunión con Vázquez esté pronto un cronograma de trabajo articulado.

"Independientemente de lo que opine el Parlamento, esta comisión va a trabajar en una proyecto de ley de forma integral, después se buscarán consensos parlamentarios", agregó

Populares de la sección