Vázquez insiste en que ya hay un cambio en el ADN de la educación

El presidente solicitó cautela para la próxima Rendición de Cuentas
En el mismo lugar donde hace 10 años inauguró el Plan Ceibal que marcó su primer período de gobierno (2005-2010) al entregar una computadora a cada escolar uruguayo, Tabaré Vázquez aseguró ayer que su segundo mandato ya puso en marcha cambios estructurales en el sistema educativo y que, tal como prometió en la campaña electoral, cumplirá con esas transformaciones.

Vázquez reiteró la idea que ya había expresado en el Consejo de Ministros de setiembre pasado en La Coronilla, Rocha, cuando dijo que Uruguay está viviendo "el inicio del cambio profundo del ADN de la educación".

Ahora, durante la sesión abierta del Consejo de Ministros realizada ayer en la escuela 24 de Villa Cardal, en Florida, afirmó: "Estamos llevando adelante cambios en el ADN de la educación como nos habíamos comprometido y como vamos a cumplir", dijo Vázquez, aunque no precisó en qué aspectos. "Tenemos que rescatar a los jóvenes que dejaron Secundaria. Hay que ir casa por casa a convencerlos", agregó.
Desde diciembre de 2014 las autoridades de la educación aplican un protocolo de seguimiento de los alumnos que desertan que involucra al Mides, a la Policía y a la Justicia.

En la campaña Vázquez había prometido, entre otras cosas, la creación de un marco curricular común para estudiantes de entre 3 y 14 años. Además se comprometió a que en el año 2020 la totalidad de los estudiantes del Ciclo Básico lo haya terminado, que "el 100% de los estudiantes de 17 años esté en el sistema educativo", y una tasa de egreso mínima del 75%.


El primer año de gestión de Vázquez enfrentó turbulencias. Primero recibió críticas del Frente Amplio por haber declarado la esencialidad de la educación en medio de una huelga docente mientras se discutía el Presupuesto.

Luego el gobierno le pidió la renuncia al director de Educación del Ministerio de Educación y Cultura, Juan Pedro Mir. El jerarca había dicho por esos días en el plenario del Frente Líber Seregni que el gobierno no iba a cambiar el ADN de la educación porque "no estaban dadas las condiciones políticas en el gobierno de la educación" para hacerlo.

A la salida de Mir le siguió en cuestión de horas la del entonces subsecretario de Educación y mentor de la anunciada reforma, Fernando Filgueira.

Mir y Filgueira aparecieron como las nuevas caras del oficialismo en educación pero estaban enfrentados al presidente del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, Wilson Netto.

Por estos días el gobierno analiza una nueva Rendición de Cuentas de alcance presupuestal donde los sindicatos docentes continúan con el reclamo de alcanzar un presupuesto educativo equivalente al 6% del Producto Interno Bruto (ver página 5). La educación fue definida además como una prioridad por el Frente Amplio.


Vázquez pidió ayer "cautela" y "discreción" para la instancia presupuestal. "Tenemos todavía un déficit fiscal que es importante que lo tenemos que bajar, por tanto tenemos que ser muy cautelosos y manejar con mucha seguridad y mucha discreción el gasto público porque está en un nivel bastante alto y es complicado para mantener los equilibrios macroeconómicos", dijo en conferencia de prensa.

Pese a las marchas, contramarchas y el debate presupuestal, en Cardal Vázquez se mostró optimista para lograr "una continuidad educativa entre primaria, secundaria y la UTU", "integrar a los docentes" y "promocionar" profesiones diferentes a "las clásicas".

"De esta manera sin duda Uruguay va a dar un paso muy grande en el tema educativo en los próximos tiempos porque material hay. Tenemos una riqueza humana tremenda en nuestra juventud. Hay una inteligencia muy grande, y hay un gran deseo de avanzar, de aprender y de conocer más", remató.

Populares de la sección

Acerca del autor