Vázquez insistió en necesidad de cambiar "ADN de la educación"

Entre pedidos de niños, el presidente centró discursos en la enseñanza
La maestra con lágrimas en los ojos le dio un beso de madre a Santiago Molina, alumno de la escuela 53 de Fray Bentos, que con su túnica blanca y su moño azul había levantado la mano para pedir la palabra. "Somos muchos niños en la escuela, el barrio se está expandiendo, se hacen viviendas y queremos pedirle para agrandar la escuela. Este es nuestro último año y le queremos dar lo mejor a la escuela, tal como ella nos ha dado lo mejor a nosotros", dijo Santiago antes de recibir las felicitaciones de sus colegas de clase y sus maestras.

La intervención de Santiago no fue una isla en la sesión del Consejo de Ministros abierto de ayer –donde el presidente Tabaré Vázquez volvió a movilizar a todo su gabinete para practicar el "gobierno de cercanía"–, sino un ejemplo más de escolares participando en éste tipo de instancias. "La presencia de los niños enaltece esta reunión", fue una de las primeras frases que el presidente dijo cuando comenzó la reunión.

De hecho, el salón La Estrella del Parque Industrial Municipal en el predio del exfrigorífico Anglo se pareció por momentos a un aula con brazos que se alzaban, ya sea para agradecer la presencia del presidente, pedirle arreglos de infraestructuras o para preguntarle si de niño alguna vez había soñado con convertirse en presidente de la República.

"No, nunca lo soñé", contestó Vázquez a esa niña, pero le contó que él también había vestido la túnica blanca y la moña azul que ella llevaba puesta, en la escuela Yugoslavia número 104. Y agregó: "Algunas de las ceibalitas o ceibalitos dentro de no mucho tiempo será presidente de la República".

El mandatario aprovechó tanto la reunión de ayer como la jornada del domingo para defender la acción del gobierno en educación pública e insistir en que no ha tirado la toalla en su intención de reformas. "El ADN no se cambia de la noche a la mañana", dijo al ser interrogado sobre si mantenía su idea anunciada al inicio del gobierno.

"En la educación pública tenemos que cambiar porque los paradigmas cambian y hay que cambiar la sustancia de la educación, adaptándola a los tiempos modernos", agregó.

"A veces la educación pública sufre un ataque que no se condice con la realidad de lo que es. Si se pretende atacar el gobierno que se ataque al gobierno, pero que no se utilicen algunas herramientas para atacar indirectamente al gobierno", indicó. "La educación pública debe ser cuidada, desarrollada, apoyada y mantenida por todos los actores", señaló el presidente. Ese concepto fue reitarado más de una vez durante su oratoria.

Esas declaraciones, en particular, fueron realizadas el domingo, tras cortar la cinta inaugural de la sede regional de la Universidad Tecnológica junto al expresidente José Mujica y el ministro de Economía, Danilo Astori.

La sede inaugurada será el primer Instituto Técnico Regional (ITR) en el interior del país. Se espera que el centro reciba unos 2.000 estudiantes de diferentes departamentos como Soriano, San José, Río Negro y Colonia.

La UTEC fue creada en el gobierno de Mujica, luego que el entonces presidente no logró darle a la UTU carácter universtario, como pretendía. La Ley de educación marcaba la creación de un instituto tecnológico de nivel terciario.

Túnica y moña

La visita de dos días del mandatario a Fray Bentos tuvo como telón de fondo la futura instalación de una planta de celulosa en el interior del país (cerca de Paso de los Toros), que conformaría la inversión más importante que el país haya recibido. La primera planta de UPM funciona justamente en Río Negro
En Fray Bentos, Vázquez volvió a recibir protestas de colectivos, como los "cincuentones" (ver páginas 2 y 3) o el Sunca, que presentaron sus reivindicaciones ante el gobierno. Pero nada de eso hizo que el presidente perdiera el foco de atención y durante dos días en el interior del país, Vázquez habló largo y tendido sobre educación pública.

"En la educación pública tenemos que cambiar porque los paradigmas cambian y hay que cambiar la sustancia de la educación, adaptándola a los tiempos modernos" Tabaré Vázquez, presidente de la República

Manifestó alegría cada vez que los escolares hacían uso de la palabra y llamó varias veces a valorar "la riqueza" de la juventud uruguaya que, según él, le otorgan un futro promisorio a el país. "Hay detractores que dicen que los niños vienen ya programados al Consejo de Ministros, pero participan y hablan porque son inteligentes y porque están capacitados", dijo en una de las tantas encendidas defensas que ensayó sobre la educación pública.

El domingo Vázquez había visitado la escuela número 6 que pasó de ser una escuela rural con 5 alumnos a una escuela de tiempo completo con 200 alumnos. De la mano de los alumnos conoció cada uno de los salones de clase, recibió regalos y la emoción de una alumna quien, entre lágrimas, le agradeció su visita.

Sin embargo, para el mandatario, hay cosas que no deberían cambiar. "Ojalá que a ninguna autoridad de la educación primaria pública se le ocurra que los niños no sigan teniendo su túnica y su moña azul cuando concurren a su escuela pública. Es un signo que identifica al pensamiento reformista, revolucionario de José Pedro Varela: que todos se puedan sentar unos al lado del otro de la misma manera y sin ningún tipo de distinción", subrayó Vázquez.

Brigadas de trabajo de reclusos

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, anunció en Fray Bentos que se extenderán las brigadas de trabajo integradas por presos para brindar apoyo a intendencias, alcaldías y centros educativos. Bonomi dijo que las solicitudes de apoyo y trabajo llegan cada vez más a los polos técnológicos de los centros de rehabilitación de privación de libertad, por lo que el ministerio resolvió crear tres nuevos en Salto, Canelones y Maldonado.


Populares de la sección

Acerca del autor