Vázquez en la ONU: Phillip Morris buscó "escarmiento" contra Uruguay

El presidente convocó en la ONU a una "alianza saludable" mundial

El presidente Tabaré Vázquez volvió a utilizar su tiempo frente a la asamblea general de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York (Estados Unidos) para defender su lucha contra el tabaco y destacar los logros que las políticas aplicadas desde su primera administración (2005-2010) han tenido en Uruguay. El mandatario se disculpó por ser reiterativo (en setiembre de 2015 también habló del mismo tema) y señaló incluso en un pasaje de su discurso de 17 minutos que esa tribuna no era un "ateneo médico".

Dijo que los países más pobres de la región sufren en carne propia las consecuencias de las enfermedades no transmisibles (que son evitables), provocadas no solo por el tabaquismo, sino por el abuso del alcohol, la dieta no sana y el sedentarismo.

Vázquez acusó a la tabacalera Phillip Morris de buscar un "encarnizamiento ejemplarizante" contra Uruguay, al recurrir su política de salud en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), juicio que ganó el país con holgura. Ello, según el mandatario, intentaba amedrentar Uruguay pero sobre todo mostrarle las consecuencias de medidas similares a países que se sumaron a la lucha o pensaban hacerlo.

Para encontrar los caminos que puedan mitigar los daños de esas enfermedades no transmisibles, el presidente uruguayo propuso formar una "alianza saludable". Busca que gobiernos, comunidad científica y sociedad civil se unan para enfrentar enfermedades cardiovasculares y cáncer, fundamentalmente. "No es fácil pero es posible", aseguró.

A su juicio, más que recursos financieros, se necesita "convicción" y "voluntad política" para llevar adelante esa idea.

Antes, había enumerado todos los impactos negativos de esas enfermedades en las personas más pobres. Dijo que a la región latinoamericana le cuesta US$ 33.000 millones en su sistema de salud en la región. Ello equivale, según Vázquez, a 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB) de la región y a 7% de lo que esos países gastan en conjunto en salud. "Y la carga impositiva que nuestros países ponen al tabaco no alcanza a cubrir 50% del costo directo del mal que provoca el tabaquismo", señaló.

Escarnio

Al igual que lo hizo en setiembre del año pasado, Vázquez habló del arbitraje en el Ciadi a partir de la demanda de Phillip Morris, y además de celebrar la victoria de Uruguay, acusó a la tabacalera de intantar castigar al país.

"Mas allá de los argumentos formales planteados por la empresa tabacalera, su razón fundamental era castigar a un pequeño país como Uruguay, que se ha propuesto controlar el consumo de tabaco y trabajar fuertemente por la salud y derecho a la vida de la gente. Un escarmiento ejemplarizante quiso hacer esta empresa sobre nuestro pequeño país, para que todos los países que están instrumentando, o se disponen a instrumentar políticas similares, aprendieran de este escarmiento que pretendieron darnos", aseguró el presidente.

Recordó que ese proceso fue "sinuoso" y "costoso", pero que finalmente el 8 de julio de 2016 (había iniciado en 2010) se supo que el fallo era "contundentemente favorable a Uruguay".

Vázquez destacó además que el fallo del Ciadi reconoce como "soberanas y legítimas" las medidas adoptadas por el país, y que además fueron "respetuosas" de los compromisos internacionales asumidos por Uruguay. Esto último en alusión al argumento inicial de Phillip Morris, en cuanto a que el país habría violado con la política antitabaco el tratado de protección de inversiones con Suiza, donde la tacabalera tiene su sede.

"Pero las cosa no suceden por casualidad", comentó Vázquez, y ofreció a ayudar a los países del mundo que quieran tomar el mismo camino que Uruguay.

Finalmente agradeció a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que defendió la posición del país en el arbitraje, "y a todas las instituciones o personas que apoyaron la causa de Uruguay". "Gracias de corazón", concluyó.


Populares de la sección